Peso por Peso



Las turbulencias que desde la quiebra de Lehman Brothers han sacudido a los mercados financieros mundiales llevaron al tipo de cambio a enfrentar episodios de presión que lo empujaron a cotizar hasta arriba de 15 pesos por dólar.

 


Antes del derrumbe de Lehman Brothers, el 6 de agosto de 2008, la divisa estadounidense operaba en 9.9295 pesos a la venta. Pero luego de que el Gobierno de Estados Unidos dejó quebrar a uno de los más emblemáticos bancos de inversión, el 15 de septiembre siguiente, la paridad llegó a 13.835 pesos el 21 de noviembre de 2008.

Sin embargo, en 2009 el tipo de cambio vivió sus momentos de mayor tensión. Ya no era solamente la quiebra del banco estadounidense, sino que todo el sistema financiero de ese país amenazaba con colapsarse y la palabra ‘nacionalización' empezaba a escucharse con más fuerza.

A mediados de febrero, los inversionistas veían cómo las acciones de Bank of America y Citigroup descendían a menos de 3 y 2 dólares, respectivamente. Asimismo, se esparcían los temores de que si todo el dinero del rescate financiero no lograba revivir a estos gigantes que se tambaleaban, sólo quedaría un camino: la alguna vez impensable nacionalización, que finalmente nunca se dio.

Sin embargo, los cautelosos comentarios del presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, sobre las perspectivas de la economía de EU y un reporte que mostraba un deterioro más profundo en el mercado de la vivienda de ese país, llevaron al peso por a cotizar vez primera en 15.43 pesos a la venta, el nivel más alto que ha registrado en su historia.

Tras la crisis, el peso regresó a un precio más estable. Durante 2010 mantuvo una cotización de entre 12 y 13 pesos por dólar y fue hasta el 9 de marzo de 2011 el momento en que la moneda mexicana comenzó a retroceder hasta alcanzar un precio de 11.933 pesos por dólar. El 2 de mayo registró su nivel mínimo desde la quiebra de Lehman Brothers, en 11.4995 pesos.

Las medidas de estímulo fiscal y monetario que aplicaron los bancos centrales de EU y Europa, que en un inicio parecieron surtir efecto, comenzaron a revertirse. Problemas de deuda y elevados déficit fiscales comenzaron a hacer estragos en la aún débil economía de esos países, presionando a los mercados financieros y, con ello, al peso mexicano.

La incertidumbre sobre el tema de la deuda en Europa, y la preocupación sobre una mayor desaceleración en la actividad económica a nivel mundial son los factores que siguen explicando la debilidad del peso frente al dólar en las últimas semanas.



  • Comentarios
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











Peso por Peso


Las turbulencias que desde la quiebra de Lehman Brothers han sacudido a los mercados financieros mundiales llevaron al tipo de cambio a enfrentar episodios de presión que lo empujaron a cotizar hasta arriba de 15 pesos por dólar.

 


Antes del derrumbe de Lehman Brothers, el 6 de agosto de 2008, la divisa estadounidense operaba en 9.9295 pesos a la venta. Pero luego de que el Gobierno de Estados Unidos dejó quebrar a uno de los más emblemáticos bancos de inversión, el 15 de septiembre siguiente, la paridad llegó a 13.835 pesos el 21 de noviembre de 2008.

Sin embargo, en 2009 el tipo de cambio vivió sus momentos de mayor tensión. Ya no era solamente la quiebra del banco estadounidense, sino que todo el sistema financiero de ese país amenazaba con colapsarse y la palabra ‘nacionalización' empezaba a escucharse con más fuerza.

A mediados de febrero, los inversionistas veían cómo las acciones de Bank of America y Citigroup descendían a menos de 3 y 2 dólares, respectivamente. Asimismo, se esparcían los temores de que si todo el dinero del rescate financiero no lograba revivir a estos gigantes que se tambaleaban, sólo quedaría un camino: la alguna vez impensable nacionalización, que finalmente nunca se dio.

Sin embargo, los cautelosos comentarios del presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, sobre las perspectivas de la economía de EU y un reporte que mostraba un deterioro más profundo en el mercado de la vivienda de ese país, llevaron al peso por a cotizar vez primera en 15.43 pesos a la venta, el nivel más alto que ha registrado en su historia.

Tras la crisis, el peso regresó a un precio más estable. Durante 2010 mantuvo una cotización de entre 12 y 13 pesos por dólar y fue hasta el 9 de marzo de 2011 el momento en que la moneda mexicana comenzó a retroceder hasta alcanzar un precio de 11.933 pesos por dólar. El 2 de mayo registró su nivel mínimo desde la quiebra de Lehman Brothers, en 11.4995 pesos.

Las medidas de estímulo fiscal y monetario que aplicaron los bancos centrales de EU y Europa, que en un inicio parecieron surtir efecto, comenzaron a revertirse. Problemas de deuda y elevados déficit fiscales comenzaron a hacer estragos en la aún débil economía de esos países, presionando a los mercados financieros y, con ello, al peso mexicano.

La incertidumbre sobre el tema de la deuda en Europa, y la preocupación sobre una mayor desaceleración en la actividad económica a nivel mundial son los factores que siguen explicando la debilidad del peso frente al dólar en las últimas semanas.



  • Comentarios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE