Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectura   ·   Poesía   ·   Amor   ·   Novela   ·   Redes Sociales



El columpio


Inicio > Mis composiciones
24/10/2019


158 Visitas



“Surca el viento, fiel, . . . con tiento.”


 

De henequén, bien reforzadas,

dos sogas son amarradas

a rama fuerte, uniforme,

de una jacaranda, enorme.

 

Tal brazo les da de abrazos

a ese par de recios lazos,

como eje fijo les sirve,

la escena es irresistible.

 

A las lianas, adherido,

un asiento suspendido,

se muestra absorto, admirado,

en principio, está calmado.

 

Tranquilo, sin tener prisa,

confía en que llegue la brisa,

anhela el aliento humano,

vigoroso, franco, sano.

 

Aguarda el momento justo

de moverse, darse gusto,

espera iniciar el viaje,

consciente de su linaje.

 

Desea que alguien lo aborde,

que lo impulse, empuje, acorde,

hecho lo cual, muy gracioso,

proyectándose, precioso.

 

El columpio, presto, sube,

baja, asciende, hasta una nube,

desciende, se eleva al viento,

surca altivo, así, con tiento.

 

En un balanceo, que crece,

el pasajero se mece,

aprieta duro el ombligo,

se “autopropulsa”, les digo.

 

Las piernas, encoge, estira,

mientras panorama mira,

un buen consejo recuerda,

asirse bien a la cuerda.

 

Sentarse fijo, centrado,

para no “salir volando”;

ley de gravedad opera,

en ir y venir que impera.

 

La rama del árbol cruje,

sin queja, feliz, recruje,

por bajadas y subidas

del trapecio, repetidas.

 

Necesaria resistencia,

aguantar, sentida esencia,

la actividad, que sublima,

es dicha que no termina.

 

El columpio, toma y daca,

con ritmo, como una hamaca,

linda curva, leal, dibuja,

con fascinación que embruja.

 

Por el aire, entretenido,

es péndulo sostenido,

la energía le da la vida,

de agasajo, divertida.

 

Balancín, al firmamento,

oscilar, su fundamento,

rasgar el cielo, fraterno,

vivo, en busca del Eterno.

 

La gloria, terso, acaricia,

de niñas, niños, delicia,

el vértigo les produce,

al júbilo los conduce.

 

Después de larga jornada,

de alegría desmesurada,

de pasearse en el espacio,

ya, sin bamboleo, . . . despacio.

 

El columpio, tan soñado,

bien contento, aunque agotado,

poco a poco, queda quieto,

esperando nuevo reto.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 23 de octubre del 2019

Dedicado a mi pequeño nieto, Ian Santiago Mora Ramos, como regalo de cumpleaños . . .

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Etiquetas:   Juegos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19226 publicaciones
4820 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora