Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Elecciones   ·   Crisis Económica   ·   Crisis Social   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Macroeconomía   ·   Mauricio Macri   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Reseña



La de...


Inicio > Derecho
15/08/2019

63 Visitas



ZACATECAS, AYER PUDO SER el Estado 19 en permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo, sin embargo, con 13 votos en contra y solo 11 a favor, la iniciativa de la Diputada Carolina Dávila, presidenta de la Comisión Legislativa de la Niñez, la Juventud y la Familia, se fue al carajo. Pero, sí logró sumarse a Yucatán y Sinaloa, que también por mayoría en el congreso lograron echar reversa a lo que hubiese sido un avance para la igualdad en este País.


Con este tipo de prohibiciones, de retrasos en ciertos Estados, se fomenta sin lugar a dudas la discriminación, el odio entre sectores de la sociedad. Por una parte, la iglesia pide que no sean aprobados este tipo de iniciativas, (como la del aborto, una más), y por otro no se someten ni a sus propios principios. Porque a la fecha no he conocido a ningún sacerdote, obispo, menos cardenal y mucho menos un papa, que acate los 3 votos obligatorios por ellos mismos, (pobreza, obediencia y castidad). Y esto viene a colación porque el Obispo (me pongo de pie (sarcasmo)), de la entidad que nos ocupa, que es todo amor, Profamilia, y demás doble moral que ya se les conoce; visitó quince días antes la legislatura para dar “su punto de vista”, donde en propias declaraciones para el periódico LA JORNADA, dijo que: “no fui a influir en el voto de los diputados, pero cada quien su conciencia”. Entonces, ¿para qué chingados fue? Hoy, la de hoy, es que Zacatecas sigue siendo tierra mocha por excelencia.

No podemos permitir que grupos conservadores, católicos, sigan estando en contra de que todos y todas, podamos tener igualdad de derechos y estar en igualdad de condiciones. El mundo cambia, la forma de vida, los precios, la tecnología, la sociedad, la vestimenta, metas, sueños, logros, amigos, hasta nuestra familia. ¿Por qué las religiones no? El matrimonio igualitario no daña a terceros. Pensemos y enseñemos a los que vienen y a los que están, que todos tenemos derecho mínimamente a eso, a tener los mismos derechos.



Etiquetas:   Minorías Sexuales   ·   Derechos Humanos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18288 publicaciones
4645 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora