Patrimonio mítico-costero en Telde y Las Palmas (Gran Canaria)

 

¿Y qué mejor para disfrutar que las esculturas de personajes míticos situadas en costas de zonas comparadas con el paraíso como bien son las Islas Canarias? ¿A qué esperas para pedir unos minicréditos online y empezar a disfrutar?

El Neptuno de Melenara: esta estatua representativa del dios Neptuno es, desde hace muchísimos años, uno de los principales atractivos de las costas de Telde. Así pues, muchas personas deciden nadar desde la playa hasta los pies de la imponente escultura, la cual está situada en pleno mar sobre una base de piedra. 

Asimismo, sufrió unos destrozos producidos por un temporal marítimo y perdió parte su brazo y su tridente, el cual fue encontrado a orillas de la playa y posteriormente restaurado. Su imagen se vuelve casi divina cuando las olas rompen en su base, como si de un cuadro renacentista se tratase.

Exordio de Tritón de La Laja: colocada en el año 2011 y elevada unos metros en 2012, la estatua representativa de Tritón se presenta como la entrada a la ciudad de Las Palmas, concretamente a la zona de playas situadas a inicios del municipio. 

Tritón es el dios mensajero de las profundidades marinas, hijo de Poseidón y Anfitrite, con cuerpo humano y cola de pez (algo que no se cumple del todo en este caso) el cual suele llevar una caracola para elevar o calmar las olas del mar, de ahí su intención de colocarlo en zona de costa.

El Atlante de El Rincón: saliendo de Las Palmas en dirección norte se puede encontrar una estatua de piedra natural formada en lava de volcán que puede intuirse como antropomorfa (con forma humana). Esta escultura se dice que se constituye como la unión entre la antigüedad y contemporaneidad de la isla. 

Así pues, en épocas mitológicas se llegó a afirmar que las Islas Canarias son los puntos más altos de la mítica Atlántida, la ciudad sumergida. De ahí que se puede llegar a pensar que esta estatua es un testimonio de los antiguos habitantes que fueron a asolados por la lava volcánica y vieron desaparecer su ciudad.

Disfrutar del arte y del descanso ¿qué más se puede pedir a unas pequeñas vacaciones?

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales