Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Liderazgo   ·   Dirección de Empresas   ·   Economía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Perú   ·   Facebook   ·   Instagram



A Million Little Things: El Cóctel de Realidad que Necesitas Ver.


Inicio > Cultura
20/03/2019


340 Visitas



"A Million Little Things" es la nueva serie dramática de la cadena ABC (estrenada en Octubre de 2018) dónde se hablan de temas tan tabú y a la vez actuales como el suicidio, la depresión o la enfermedad. Dónde hay engaños, mentiras y dolor pero también muchas ganas de vivir. Un millón de pequeños motivos, para ser más exactos.


Esta nueva serie se centra en las historias de un grupo de amigos conformados por Jon (Ron Livingston), Gary (James Roday), Rome (Romany Malco) y Eddie (David Giuntoli) y sus respectivas mujeres. Los cuatro se conocieron durante una avería en un ascensor y se hicieron amigos gracias a Jon, quién unió a todos allí dentro.

Durante sus años de amistad la vida de cada uno ha cambiado. Unos se han casado, como Rome y su mujer Gina (Christina Moses); otros han tenido hijos, como Eddie y su mujer Katherine (Grace Park); otros han vencido al cáncer de pecho, como Gary, y otros han conseguido una familia perfecta con un trabajo estable y exitoso como Jon con su mujer Delilah (Stéphanie Szostak) y sus dos hijos.

Todo parecía estar bien hasta que uno de ellos decidió suicidarse tirándose por el balcón de su oficina: Jon, el cual es encontrado por Ashley (Christina Ochoa), su asistente.

Y es aquí donde comienzan a descubrirse secretos, mentiras, rencores y muchas preguntas sin respuesta. Al parecer, Jon no era el hombre que todo el mundo creía que era.

Es de esto de lo que vamos a hablar. De las apariencias, de la presión por ser perfecto y el estrés. De la depresión y la frustración. Del lado oscuro de la vida.

Para mí cada personaje representa uno o varios aspectos.

Por ejemplo, Jon representa la depresión, el estrés y la presión por ser perfecto y guardar las apariencias.

A medida que avanzamos en la serie podemos ver como tenía secretos, como su matrimonio estaba empezando a romperse y como estaba dominado por el estrés. Podemos ver cómo no era la persona que todo el mundo creía que era. 

Esto es algo que me llamó mucho la atención porque la serie construyó el personaje de Jon como el amigo que cree en todos. El que apoya a todo el mundo y apuesta por todos, el pilar. El que quiere ayudar a todos y aún así, aún conociendo la situación de todos, nadie conocía la suya.

Nadie sabía lo roto que estaba, lo triste y estresado que se encontraba o los remordimientos que guardaba. La presión que podía llegar a tener por mantener esa apariencia perfecta.

Y eso me hizo prensar en como nosotros ayudamos antes a los demás que a nosotros mismos. Queremos estar ahí para todos, queremos tener buenas apariencias y que nadie más vea nuestra oscuridad. Tratamos de ser perfectos y eso solo nos mata más.

No debemos ser exactos, no podemos ayudar a la gente mientras guardamos nuestros problemas. Ellos necesitan ayuda pero nosotros también y a veces hay que ser un poco egoísta y preocuparse por uno mismo. Debemos repararnos para poder arreglar a otros más tarde.

Por otro lado nos encontramos a Rome, quién también sufre depresión y que para mí, es la descripción de la enfermedad.

Rome trabaja como director de vídeos para spots publicitarios y es uno de los episodios podemos ver como le ofrecen el trabajo de sus sueños: dirigir un anuncio para el intermedio de la SuperBowl.

Aún así, aún teniendo esa oferta sobre la mesa, viviendo sin preocupaciones y de forma bastante estable, no es suficiente. Se siente muy mal y triste sin motivo, todo se vuelve oscuro y apenas puede respirar.

Esa es la definición de depresión: no encontrar ni un solo motivo por el que encontraste bien a pesar de tenerlo delante de ti.

Así que sin poder aguantarlo más decide intentar suicidarse con un cóctel de pastillas pero no lo consigue gracias a la llamada de Gary, quién le comunica la muerte de Jon.

Lo que me llamó la atención de Rome es el hecho de conseguir un objetivo como es el trabajo de sus sueños, no tener preocupaciones económicas y tener una vida bastante estable ya que no tiene hijos y aún así no sentirse completo. Sino sentirse más vacío.

Creo que todos en algún momento nos hemos sentido así. Tener todo en nuestra mano, ninguna preocupación, ninguna distracción y aún así sentir que no es suficiente. Muchas veces pensamos que es culpa nuetra, que no nos conformamos con nada. Creemos que somos ambiciosos y necesitamos más victorias pero la verdad es que el éxito o los objetivos conseguidos no son sinónimos de felicidad.

Puede que las cosas vayan bien pero tu interior no. Puedes ser tu peor enemigo y lo crucial en esos casos es pedir ayuda, cosa que Rome hizo. Dejó su trabajo, comenzó a escribir un guión para dirigir su propia película y comenzó a tomar antidepresivos.

Lo importante no es el éxito, sino la felicidad. Buscar aquello que te haga mejor y que te haga mejorar el mundo.

Después nos encontramos un caso aparte: Gary. 

Para mí Gary es la frustración, el enfado. Es un pilar imprescindible para sus amigos, es fuerza y muchas ganas de vivir. Aunque también crudeza y sinceridad sin filtros.

Se sabe desde el principio que Gary sufrió cáncer de pecho y actualmente se encontraba en remisión. Durante sus sesiones de quimio Jon estuvo con él y no permitió que se rindiese. Le obligó a luchar y a vencer.

Es por ello que, al enterarse de la muerte de Jon, Gary entra en cólera. No lo entiende, no entiende como alguien que le obligó a seguir adelante no haya podido hacerlo.

Durante los episodios vemos cómo es el miembro del grupo que más se esfuerza en obtener respuestas y ayudar a la familia de Jon y a sus amigos, como intenta incluso salvar a Maggie (Allison Miller) la cual es su novia y conoció en un grupo de apoyo, convenciéndola de ir a sesiones de quimio para erradicar su cáncer de pecho que había vuelto hace poco.

Vemos también la frustración que le provoca que sus amigos apoyen la decisión de Maggie de no medicarse, de no obtener respuestas claras sobre la muerte de Jon y sobretodo, el enfado que siente hacia la decisión de Jon.

Hay una parte de la serie que captó mi atención, es una conversación entre Eddie y Gary: "No es que no tenga cáncer Ed, es que no tengo cáncer ahora mismo. El diagóstico de "totalmente limpio" de esta semana solo me da el permiso de poder respirar durante otros tres meses. Hurra por mí. Maldición, Jon. Lo tenías todo."

Entiendo a Gary en esta situación, en todas las situaciones en realidad. Entiendo que quiera salvar a Maggie, entiendo que quiera ser el punto de apoyo de sus amigos y entiendo su enfado con Jon. Entiendo las enormes ganas que tiene de vivir.

Tengo una cardiopatía. Eso es algo que todo el mundo sabe a estas alturas. Sé lo que es estar en un hospital, pasar por cirugías, medicarse, tener límites y revisiones durante un periodo de tiempo.

Entiendo el sentimiento de liberación que siente Gary cuando le dicen que está sano, aunque ese sentimiento tenga fecha de caducidad. 

He visto a gente por las redes sociales, he conocido a gente con trastornos de ansiedad, con un poco de depresión e incluso con tendencias suicidas y cada vez que pienso en ellos me enfado y frustro.

Lo tienen prácticamente todo, ninguna preocupación importante. Todo lo que les rodea suele tener solución y aún así se rinden con facilidad. No luchan ni vuelven a intentarlo, solo se dejan vivir hasta que un día no pueden y explotan. No hay nada que les limita físicamente y aún así ellos son su límite.

Esto es algo que digo mucho y es que la vida merece ser vivida al cien por cien. La vida es dura, sí, pero tú también lo eres. Creo que por eso me siento tan identificada con Gary.

El hecho de querer salvar a otros, por ejemplo. De mostrarles que hay una solución y que rendirse no es una opción, de estar ahí para todos y dar un poco de esa fuerza que la gente como nosotros supuestamente tiene. De ser el consuelo de muchos.

El hecho de querer vivir sí o sí y de querer que otros también vivan. Lo triste es que no nos damos cuenta de que sí queremos vivir hasta que algo más grande que nosotros nos quiere quitar ese privilegio. Somos afortunados, deberíamos estar más agradecidos.

Y por último, pero no menos importante, nos encontramos con Eddie y Delilah.

Nada más empezar la serie nos enteramos de que los dos tienen una aventura. Eddie engaña a Katherine y Delilah a Jon.

Para mí ellos son las consecuencias de dolor, de la ignorancia y las ganas de ser vistos.

Sabemos que el matrimonio entre Eddie y Katherine está muerto y que el de Jon y Delilah está muy dormido. Katherine es una mujer firme, algo estricta y que no siempre apoya a Eddie. Y Jon estaba alejado de todo incluso antes de conocer a Delilah, ya estaba roto, así que fue fácil que la relación se deteriorase.

No se sentían vistos por los amores de sus vidas, se sentían ignorados o incluso heridos por no creer en ellos. Así que no pudieron evitarlo cuando empezaron a ser notables el uno para el otro.

Creo que es por esto por lo que también se debería pedir ayuda. Tu estado no solo te afecta, sino que también afecta a los de tu alrededor; más intentas esconder algo, más la gente sabrá que estás escondiendo algo. Encerrarse en uno mismo no solo perjudica tu salud mental, sino también la situación de otros al pensar que, quizá, ellos son el error y la razón por la que tú estás así.

Al igual sucede con las relaciones rotas. Estar con alguien que te hace más daño que bien, que crees que no te apoya o no es capaz de verte. Ese tipo de relaciones se deben parar, dar tiempo a que las heridas sanen solas y si resulta, volver a intentarlo pero nunca forzarlo.

Supongo que en esta situación la culpa es de todos y de nadie. Todos aportaron su grano de arena para que las cosas empeorasen pero solo lo hacían porque era el único modo de sobrevivir y protegerse, no solo a ellos mismos, sino también a aquellos que están a su lado.

En conclusión "A Million Little Things" es una serie real, trata temas muy importantes que actualmente son categorizados como temas tabú y lo hace con el máximo respeto pero también con la máxima crudeza. No es como "13 Reasons Why" que adapta el suicidio como una venganza y lo decora para adolescentes.

Es increíble poder ver una serie donde los personajes sí son humanos, dónde las cosas son difíciles y no siempre fáciles de resolver. Que te emociona y te hace ver ese millón de cosas pequeñas maravillosas y no tan maravillosas que conforman la vida. El millón de pequeñas razones por las que vivimos.

Tres puntos a favor para esta serie son, sin duda, la banda sonora. Tanto las canciones de otros artistas como las versionadas exclusivamente para la serie; la relación entre Gary y Maggie, ya que es muy pura y preciosa. Cómo Gary ha salvado y se ha preocupado por Maggie y cómo ella ha hecho de él una persona más madura y estable. La química entre James Roday y Allison Miller es increíble; y, cómo no, el personaje de Gary. No solo porque me sienta identificada por como es y la forma en la que actúa, sino porque está interpretado por James Roday, a quién conocemos por interpretar al no-vidente Shawn Spencer en "Psych". Estamos acostumbrados a ver a Roday en papeles humorísticos y satíricos como Shawn, el cual es algo infantil y despreocupado, pero verlo actuar como Gary Mendez es un giro muy positivo a mi parecer. Sí, Gary usa el humor y la ironía también y se esconde tras ella pero también es maduro y consciente de todo lo que ocurre a su alrededor. Es honesto, adulto, crudo y muy real. No puedo esperar a ver la segunda temporada. 

La primera temporada está disponible en la página oficial de la serie, en ABC, en versión original y subtitulada (aún no tiene plataforma oficial en España, aunque espero que llegue aquí pronto).

Así que si tenéis tiempo y queréis ver una serie de calidad con humor, drama, romance y grandes mensajes que os haga pensar no dudéis en ver "A Million Little Things".

Hay un millón de grandes (y pequeños) motivos por la que merece la pena ser vista. ¡Disfrutad!















Etiquetas:   Salud   ·   Salud Mental   ·   Suicidios   ·   Vida   ·   Depresión   ·   Ansiedad   ·   Serie de Televisión

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18297 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora