Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Filosofía   ·   Novela   ·   Género   ·   Biología   ·   Filosofía Social



Política o Religión, el cambio cultural


Inicio > Política Nacional
16/03/2019


383 Visitas



Del país en el que "pasaron cosas... " al país de "hagan algo..."




Desde Macri que sintetiza así las razones de la crisis, a  los ciudadanos comunes que están sufriendo la crisis, y le reclaman de ese modo, gobierno y ciudadanía se comunican con ambigüedades.

Cosas remite en su significado a materia, objetos, bienes, palabras, acontecimientos, asuntos. Pero también en su amplitud puede indicar un ser inanimado, por oposición a ser animado: personas y cosas. Macri no cuantifica las cosas, nada la antecede o precede a la palabra cosas, no indica si fueron muchas o pocas. Y a la vez por oposición pone la responsabilidad en las cosas y no en las personas (él  y su equipo)

El Algo que pide la gente también es un término indefinido, que incluso puede ser cualquier cosa  y remite a una cantidad indeterminada de ese algo, pero que no deja de ser poco, porque si quisieran referirse a una gran cantidad,. dirían "hagan mucho". La gente usa ese algo indefinido, porque en primera instancia no puede definir qué es lo que hay que hacer, y si intentara enumerar sus problemas, sería interminable la lista de pedidos, que de todos modos no indicaría (por no ser función de la gente) que es lo que se debería hacer para solucionarlos.

Macri no entendió desde el comienzo, por qué lo eligió la mayoría de la gente que lo votó. Pero tampoco accionó para resolver, lo más grave que le dejó el kirchnerismo. 

La mayoría de la gente que lo votó no era adherente a Macri o el PRO a nivel país, sus reales votantes  se reducían a Ciudad de Buenos Aires. Y esos por fuera de su electorado que lo votaron, lo hicieron para sacar, superar, dejar atrás al Kirchnerismo. La mirada de ese importante grupo que no eran votantes propios y lo votaron, hacía foco en lo institucional, la corrupción, el autoritarismo K  y no en lo económico, que si bien se percibían serios problemas Macro, no había explotado. 

Pero Macri el primer, más acuciante y urgente problema que tenía para resolver, era la Economía. 

Todo lo demás por lo que lo había votado el electorado propio y no propio, no lo determinaba el tiempo, en cambio lo económico si. No importa si la gente no percibía la verdadera gravedad del problema macro, el gobierno tenía la responsabilidad de ser profesional y todo el poder político inicial, usarlo en corregir la variables heredadas. Después y habiendo pasado el momento dificil de la correcciones, podía trabajar en los temas institucionales, judiciales, que no quede impune la corrupción y el Estado recupere algo de lo erogado en esos años.

Macri no entendió que para solucionar lo económico, necesitaba de grandes consensos, apoyo político y la mayor cohesión social posible (quizá excluyendo solo al tercio K del núcleo duro) y empezar por lo que más podía dividir a la sociedad, sostener y profundizar la grieta, boicoteó sus propios fines. No porque no haya tenido apoyo opositor que de hecho lo tuvo y consiguió aprobar 146 leyes la mayoría de ellas relacionadas a lo económico, sino por el apoyo del Mercado, la confianza del consumidor, la credibilidad de la moneda nacional y con esto, a pesar de las correcciones conseguir inversión y actividad.

Sostener la grieta, hacer foco todo el tiempo en el pasado, meter miedo de la posibilidad de que vuelvan, poner en el centro de la escena el avance judicial sobre la corrupción K, pero a la vez mantener a los K más vivos que nunca, solo generó más divisiones y desconfianza.

El peor error de Macri  fue poner todo en sostener a su enemigo para polarizar,  a la vez incentivar que lo judicial y la corrupción gane la escena pensando en las elecciones 2017 para ganar de ese modo y mientras hacer gradualismo en base a endeudamiento y postergar las correcciones. Sin duda eso no iba a generar la confianza necesaria para tener actividad y que las correcciones sean lo menos dolorosas posibles. Pero mucho menos iba a lograr algún grado de confianza, si en las investigaciones de la Corrupción K, aparecían personas de su entorno, sus familiares, socios, amigos y en algunos casos hasta él mismo. 

Para el mercado local e internacional las megacausas que empezaban a cruzar a ambos lados de la grieta, fueron la decepción más grande en cuanto a confianza. Era muy dificil creer en el cambio a partir de eso. 

No corregir los desfasajes macro al comienzo (aunque fuera traumático, estirarlo en el tiempo solo iba a ser más grave) y sumar a eso una imagen de corrupción hacía todos lados y con la amenaza permanente de que vuelvan los K, solo dejó lugar a la inversión especulativa, que entra con divisas para hacer diferencia con la tasa y luego se vuelve a llevar su capital con la ganancia hecha.

En este año electoral 2019, el escenario es peor al de 2015.

No lo va a reconocer el gobierno que habla de haber sincerado desfasajes económicos, que le hace falta más tiempo y que empezó un cambio cultural. Y tampoco lo reconocen los K, que según ellos dejaron un escenario mejor en 2015 y no reconocen ningún problema económico, cuando sin mayor endeudamiento de seguir su gobierno hubiera caído en default total (ya estaba en default técnico)

Pero K y Gobierno, al que es dificil saber si llamar Cambiemos o PRO, son por cada lado un 30% o menos, según quien sea en el encuestador; por fuera de ellos hay un 40% del electorado que los pone al mismo nivel en muchos aspectos, los ve como parte de un mismo problema y no votaría a ninguno de los dos.

La grieta es perversa, de uno y otro lado invisibilizan a nada menos que ese 40%, alternativamente los ponen detrás de su bando o enfrente y no les importa nada lo que piensan, lo que quieren y qué  tipo de gobierno votarían, solo quieren imponer sus dirigentes.

La comunicación PRO  del gobierno, es incapaz de buscar a ese votante que no tiene y forma parte de ese 40%, porque no tiene herramientas para hacerlo. El discurso que necesita buena parte de ese electorado es independiente, de cohesión y progresista, conceptos de los que el PRO carece. Pero tampoco el kirchnerismo podría acercarlos, porque a la vez en ese 40% hay una demanda republicana e institucional, que los K tampoco interpretan.

Los K y los PRO se siguen debatiendo entre la Causa Cuadernos y las Causas de D'alessio.

La de Cuadernos para los K son "fotocopias y una operación del Fiscal, el Juez y el Gobierno"  y para los PRO, pese a que hay muchos de su lado de la grieta implicados, los justifican como "víctimas de los K y le dan la mayor veracidad a los Cuadernos" 

Las Causas de D'alessio para los PRO es "una opereta de Justicia Legítima, Barata, Cristobal López, C5N, que usaron a un enfermo psiquiátrico para dañarlos". Para los K en cambio es la demostración que todas las demás causas de ellos, "fueron armadas por Servicios, Jueces, Fiscales, el Gobierno de Macri y Clarín..."

Ahora a ninguno de los dos les importa, que para ese 40% ambas causas son totalmente verosímiles e incluso para muchos, son a penas la punta del iceberg que empieza a mostrar la corrupción, los negocios y la estructura mafiosa que ambos compartieron y en algunos casos asociados (explicita o tácitamente)

Solo los creyentes pueden interpretar, justificar y defender en algunos casos lo indefendible, que pueda afectar al sector político que adhieren y a la vez con los mismos argumentos pero opuestos, atacar a su adversario y verlo culpable de todo.

La gente común, los que votan pero no se enamoran, los que escuchan propuestas y hasta promesas de campaña pero reclaman si no se cumplen, los que votan y adhieren, pero también pueden dejar de votar si no se cumple, los que lo hacen por politica, esos no son creyentes son ciudadanos.

Quizá tenga razón Macri y a partir de su gobierno haya un cambio cultural.

No porque Macri lo haya impuesto a este verdadero cambio cultural.

Tampoco porque los Kirchneristas hayan sobrevivido a estar fuera del poder y hayan impuesto sus consignas finalmente.

Tampoco porque ambos hayan sostenido la grieta abierta, dividiendo todo en el país en dos.

El verdadero cambios cultural es por el fracaso de ambos y en el fondo, aunque sea prematuro decirlo, el fracaso de la grieta.

El verdadero cambio cultural es porque aunque ninguno de los dos bandos lo reconozcan, no sirvió creer, ninguno de los dos cumplió, ambos mintieron.

El verdadero cambio cultural será, si la gente se anima a votar por política (exigiendo propuestas concretas y que se cumplan) o si sigue votando por religión (creyendo en los políticos con los que se identifica, aunque no cumplan)

Va a ayudar a esto, que Cristina no es candidata, lo anticipé hace casi dos meses por información (no es pronóstico ni deducción) pero el gobierno puede trasladar la grieta y la polarización al resto del Peronismo (ya lo hace hablando de los 70 años) y volver a meter en la misma trampa a la gente. 

Todo está en los ciudadanos y que esta vez elijan votar por política y no por religión, exigir propuestas concretas para cada uno de los problemas y evaluar que sean creíbles.

Cuando la politica se siente como religión, criticar, cuestionar, exponer su errores y exigir se cumpla, se ve como pecado. Y eso nos resta ciudadanía.





FOTO. Captura de pantalla de una publicación de Facebook, tomada al azar,  de las miles que hay en la red y exponen este concepto. Carolina Quintella 

 



Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Mauricio Macri   ·   Macroeconomía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18569 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora