Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Derechos Humanos   ·   Derecho   ·   Internet   ·   Globalización   ·   Contexto Digital   ·   Tecnología   ·   América   ·   Ética   ·   Religión   ·   Dioses



El hilo congruente en la planificación; Un ejercicio lógico de quienes visualizan escenarios.


Inicio > Política Nacional
10/02/2019

153 Visitas



“…soy el desarrollo en carne viva, un discurso político sin saliva, las caras más bonitas que he conocido, soy la fotografía de un desaparecido, la sangre dentro tus venas soy un pedazo de tierra que vale la pena…”


Calle 13 y Orquesta Sinfónica Simón Bolívar. Latinoamérica. 2011.

 

Es menester el último trimestre de cada año, definir en líneas gruesas, lo que será la bitácora a seguir en el siguiente año, para las instituciones y dependencias públicas, al menos, una tradición que ha hecho raíces en la tierra de Bolívar, Sucre y Robinson, entre otros.

Tal visión tentativa de un escenario favorable o no, responde a los lineamientos de un novel instrumento jurídico, que recoge en teoría, lo que debemos hacer como nación en términos de planificación, nos referimos a la Ley Orgánica de Planificación Pública y Popular, conocida en su esencia, como aquella disposición que trae consigo la concepción del famoso Plan de la Patria.

Esta ley, en sus disposiciones marca detalladamente, el sistema de planificación pública en el cual se encierran los objetivos, metas, acciones y actividades que deben realizar las instituciones públicas para alcanzar el objetivo central por el cual fueron creadas; la satisfacción de necesidades colectivas.

Esta planificación en “sistema” denota en su esencia, la necesidad de concatenarse con otras planificaciones previas o consecuentes, que también se hallan en el sistema de planificación pública y, es que la necesidad de organizarse surge como un patrón lineal que debe servir de referencia, sin importar quien este planificando. Así, el planificador comprende que su visualización futura debe responder a escenarios comunes, que resultan del entendido que subsistimos en el mismo País.

Esta lógica conductual de la planificación, nos explica en la práctica, como los instrumentos se entrecruzan en su orden lógico, de manera, que tenemos una “Acción Específica” que realizar y de allí se comprende el hecho de que la misma necesita recursos financieros para su ejecución, concretando la paridad entre la ejecución física y la ejecución financiera, una especie de amor entre los aguaceros y los blancos lirios de mayo, en palabras de Armando Martínez.

Más adentrado en el tema planificación, los recursos pasan a ser las piezas colocadas en la mesa para su uso correcto, cual mecánico y sus repuestos para armar un motor, haciendo consecuentemente entender, que las personas son necesarias como accionantes de los procesos y su importancia se aprehende, en la misma medida que se aprecian sus capacidades histriónicas de hacer, atinando en lo que conocemos como el manejo del talento humano que nos profundiza los objetivos a alcanzar. Presenciamos entonces, el nacimiento de uno de los primeros procesos en la planificación, “los quienes” como unidad ejecutora, una muestra de identidad y clima organizacional que nos encierra en una dependencia física, que incluso, le pondremos hasta nombre.

No puede olvidarse en este festín de planificación, las estimaciones de costos necesarias para visualizar “cuánto” ha de costar en términos monetarios, lo que vamos a hacer, ya que en la práctica aun cuando, se trata de una estimación, genera un acercamiento a las realidades especificas de País que algunos entendidos en la materia denominan contexto. Tener una idea de cuánto es su valor, es una forma de conocer si es viable realizarla, concretando así, la génesis de lo que conocemos como viabilidad económico-financiera.

En algunos casos, no considerar estas lógicas, nos llevan a planificaciones que caen por su propio peso antes de ser llevadas a la ejecución, no entender “que hacer” “con quien hacerlo” y “cuánto cuesta” nos pudiera encerrar en la imposibilidad material de las cosas, lo cual echa por tierra toda intención de crear, por más humilde y buen intencionada que sea. Es necesario entonces, hilar fino en cuanto a lo que planificamos, ajustarlo a nuestras competencias para no ser acusados de invadir lo que le corresponde a otros, ya que en lo que se refiere a la administración pública, tener dos o más entes haciendo lo mismo, además de ser duplicidad, es un derroche de fondos monetarios que pueden ser aprovechados en otras acciones.

No se trata entonces de una fórmula mágica o una especie de imaginarse un futuro incierto para plasmarlo en un papel, se trata de armar acciones especificas concretas, que si pueden alcanzarse, a un tiempo establecido y con un costo razonable, aquel que nos dice, que puede lograrse el cometido sin incurrir en gastos colaterales que aumentan exageradamente los presupuestos y hagan insostenible la institución, ya que si pensamos, como cancelar la mano de obra por nosotros mismos sin recurrir a ayudas de terceros, de seguro, nos invadiría la incertidumbre.

Busquemos entonces expresar nuestra planificación en términos cada vez más explícitos, concretos, precisos, asegurando el hilo congruente que une un Plan Operativo Anual, con una estructura orgánica que lo envuelve dentro de una manta, que bien pudiéramos llamar nuestro registro de asignación de cargos, solo así, estará más visible, la forma de determinar cómo le brindamos materiales y suministros, como alimentamos sus servicios no personales y de qué manera, le proporcionamos sus activos reales.

Planifiquemos escenarios del mañana, sentados en la realidad de hoy, sin olvidar, cual es la planificación matriz de todo este proceso y quienes serán al fin de cuentas los beneficiarios de lo que hacemos, deben ser tangibles y demostrables, solo así, tendrán sentido las metas que nos propusimos.

 

 

 

 

(*) Profesor Universitario



Etiquetas:   Políticas Públicas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17823 publicaciones
4554 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora