Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Libros   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Internet   ·   Lectura   ·   Internet de las Cosas   ·   España   ·   Italia



Palabras de microbús


Inicio > Cultura
11/11/2018


361 Visitas



¡Habla!, ¿Vas? y una lista de cuarenta y cinco avenidas por donde transitará el destartalado microbús al que decides subir. 


Sabes dónde vas pero, al haber escuchado tantas calles, tienes la tentación de ir a donde el carro – y tus monedas del pasaje-te lleven. No sabes si levantar la mano porque lloraste por amor o quién demonios quiere más gasolina y quisieras que el señor conductor tuviera la amabilidad de bajar el altísimo volumen de la radio porque estás a punto de sufrir un colapso nervioso-auditivo que solo amainará cuando llegues a tu destino pero para eso falta todavía y debes seguir el viaje. Tratas de pensar en algo interesante, tienes un largo camino por recorrer y tú sabes que si mi hijita no recibe estas medicinas, señores pasajeros, va empeorar y quiera Dios que eso no suceda. Por eso les pido una colaboración, padre, madre que me escuchas; que te escuchan todos, amigo vendedor y quién sabe si dices la verdad o si solo apelas a la lástima. No falta algún compasivo que haya creído la historia y saque unas monedas aunque no escuchas el tintineo del metal porque una carcajada absolutamente inútil rompe tu espacio sonoro y debes enterarte de que la “ona” estaba buenísima, causa y que solo es cuestión de tiempo que “atraque”. Ríes porque te imaginas a la “ona” atracando en el gran puerto de una juventud vacía y si supieras el nombre de la susodicha, no dudarías en marcar el número y avisarle que su honra está siendo mellada por dos oficinistas que se perderán en el olvido. Dos personas necesito mañana, hermanito porque si no el negocio no sale, compadre. No me vayas a fallar, más bien disculpen todos por interrumpirles el viaje. Yo sé que es fastidioso que suban vendedores en cada esquina pero la situación en mi país está crítica, amigos. La situación de cualquier país es crítica y prestas atención porque esas historias si te cautivan, porque tú mismo- y el cien por ciento de los que están en el bus- son hijos de esa historia. Hijos de personas que- como ellos- decidieron venir a una tierra extraña para forjarse un camino. No tienes muchas monedas pero sabes que esas historias necesitan una mano amiga y adelgazas tu monedero para que aquel muchacho tenga algunos centavitos más para enviar a la familia que está más o menos, amiga. Tú sabes que la Jennifer salió con su domingo siete y ya no sé qué más vamos a hacer con esta muchacha. Nadie sabe que se puede hacer con los muchachos, querida señora. Ni siquiera la paciencia funciona porque no se puede tener paciencia con la sinrazón, con el vacío y tienes que cuidar tu bolsillo, tu maletín porque nunca faltan los amigos de lo ajeno que se hacen con tus pertenencias en un santiamén y no vayas a pensar, varón, que estoy aquí para hacerte daño. Estoy aquí para salir adelante porque sé que cuando sales de la cárcel, nadie te da trabajo y por eso te pido que me ayudes para poder comprar una bolsa de caramelos para poder vender, varón, en vez de estar en una esquina esperando a quitarte tus cosas. Nadie presta, al parecer, atención a esta última plática pero, sorprendentemente, el sujeto que presenta su currículum delictual ante los pasajeros recibe generosas monedas de casi todos. Te preguntas si es solo por su historia o por miedo. No lo sabes, solo ruegas  llegar rápido a tu destino pero eso es imposible porque miras la ventana y apenas has avanzado unas cuantas cuadras. Has llevado lo necesario para paliar el aburrimiento- libros, música, periódicos- pero abres el diario y el vecino de asiento intenta leerlo contigo, estirando el cuello cuando un titular le parece interesante. Música, te pones los auriculares en intentas que el compositor de hoy desaparezca las palabras vanas y traiga, por fin, tranquilidad en tu viaje.



Etiquetas:   Transporte   ·   Cultura   ·   Diario

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19283 publicaciones
4836 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora