Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía   ·   Ética   ·   Poesía   ·   Medio Ambiente   ·   Solidaridad   ·   Filosofía Social   ·   Escritores   ·   Biografía   ·   Cultura   ·   Periodismo



Decálogo para una auténtica transformación de la educación en México


Inicio > Educación
02/11/2018

427 Visitas



En virtud de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador impulsa una transformación de la vida política, social y económica de México, es urgente llevar a cabo una renovación total del sistema educativo mexicano, pues la educación es el principal agente de cambio y el único motor para el desarrollo.


Pensando en ello, propongo una serie de consideraciones para crear un modelo educativo mexicano, enfocado en las necesidades del estudiante, y ajeno a los intereses económicos y políticos de los grupos nacionales e internacionales.

Atendiendo estas sugerencias, México se pondrá a la vanguardia educativa y se convertirá en ejemplo a seguir por los países de América Latina y el mundo.

En primer lugar, propongo cinco aspectos que deben eliminarse del sistema educativo, pues han resultado un verdadero lastre para la educación. Posteriormente, a partir del número seis, presento sugerencias para una verdadera transformación educativa en México.

1. Eliminar de la educación todo el lenguaje económico-empresarial. Porque la educación no debe continuar siendo rehén de los intereses económicos. Porque competencia, calidad, estrategia, producto, proceso, resultado, evaluación, calificación, etc., son palabras que pervierten el quehacer educativo. Porque el lenguaje empresarial en educación cosifica al maestro y al alumno. Porque reduce a los seres humanos a simples datos estadísticos. Porque desde la Revolución Industrial, la economía ha estado invadiendo la esfera educativa y se ha infiltrado como un virus en el núcleo de la educación, enfermándola gravemente. Porque urge desterrar todo viso de lenguaje o término mercantil, porque por simple que sea un término económico, aplicado a la educación, daña todo el sistema.

2. Eliminar las calificaciones en todos los niveles educativos. Porque los logros de un estudiante no son cuantificables. Porque la educación es un fenómeno cualitativo, no cuantitativo. Porque las calificaciones acomplejan (en la mayoría de los casos), o crean falsas ilusiones a los estudiantes. Porque las calificaciones casi nunca reflejan la realidad. Porque una calificación es un término económico, clasista, divisorio entre las personas, porque degrada a unos y enaltece a otros. Porque una calificación es un atentado contra la justicia y la equidad. Porque las calificaciones cierran puertas, truncan vidas, dañan, frustran, matan. Porque es un crimen poner un número al aprendizaje logrado. Porque es una etiqueta imborrable en el alma del estudiante. Porque es un atentado contra su esfuerzo, su capacidad y sus gustos. Porque las calificaciones son de reciente aparición en la historia de la humanidad. Porque obedecen a la lógica del mercado. Porque es momento de desecharlas por el daño que han causado. Porque esta sería la más importante transformación educativa de México: porque sería un aporte sin precedente para el mundo.

3. Eliminar la evaluación docente. Porque la eficiencia de un maestro se manifiesta en el conocimiento transmitido a sus alumnos. Porque un buen maestro no requiere necesariamente el dominio absoluto de los contenidos temáticos, didácticos o pedagógicos. Porque para conocer la labor docente, basta con que la autoridad aplique los exámenes a los estudiantes. Porque a partir del aprendizaje de los alumnos se aprecia el trabajo del maestro. Porque el docente se forja en el aula.

4. Eliminar la Ley General del Servicio Profesional Docente.  Porque ha mostrado su inoperancia. Porque es una ley adversa a los derechos laborales. Porque es humillante. Porque ridiculiza la labor más noble. Porque pone en tela de juicio el trabajo diario que millones de personas realizan por el bien de la juventud y la niñez. Porque entorpece el trabajo en el aula. Porque genera disfuncionalidad en las instituciones educativas. Porque es de reciente creación. Porque nació para golpear a los trabajadores de la educación. Porque sin esta ley, los maestros preparaban mejores clases y los estudiantes aprendían más.

5. Eliminar la carga administrativa a los docentes. Porque la reunión de evidencias y la elaboración de reportes son un lastre que dificulta el trabajo docente. Porque el maestro necesita concentrarse en la preparación de clases magistrales, material didáctico, información actualizada y dinámicas de grupo. Porque las evidencias representan la forma y no el fondo. Porque el papeleo distrae al maestro. Porque una evidencia debe buscarla y recabarla un agente externo, y no el mismo actor. Porque las evidencias del trabajo en clase se encuentran en los apuntes del estudiante.

6. Construir un currículum personal para cada estudiante. El maestro podría definir mediante enunciados breves, los aprendizajes del estudiante. De igual modo, al finalizar una etapa escolar, el estudiante recibiría una carta curricular que describiría sus conocimientos y habilidades. La construcción de un currículum personal desde la primaria sería un ejercicio humanístico, formativo e informativo, ya que no habría valoración de personas, solo un listado de conocimientos y habilidades. De este modo, no habría reprobados, ni aprobados, solo personas con diferentes aptitudes. Por ejemplo, de un estudiante se escribiría: “resuelve ecuaciones lineales”, “identifica los complementos de una oración”, “describe la estructura celular animal”, “entiende un texto sencillo en inglés”. De otro estudiante del mismo grupo se podría definir lo siguiente: “resuelve ecuaciones cuadráticas”, “analiza enunciados complejos”, “reconoce la célula animal y vegetal”, “canta en inglés”.

7. Construir un nuevo currículum educativo. Desde 1973 no se ha hecho en México un verdadero cambio curricular. Las “reformas” subsecuentes han mantenido la misma estructura, con algunos cambios insignificantes. La mayoría de los programas de estudio arrastran temáticas de hace 40 años. Si pretendemos una auténtica transformación, es necesario cambiar todas las asignaturas, en todos los niveles educativos; replantear la estructura educativa, sus fines, asignaturas y contenidos, pensando en el México y el mundo del siglo XXI.

8. Crear una nueva nomenclatura de las materias.  Los nombres de las asignaturas deben ser específicos y diversos, a lo largo y ancho de del sistema educativo. Es necesario replantear la nomenclatura de las asignaturas, para despertar la curiosidad de los estudiantes en cada nuevo curso. Por ejemplo: Álgebra, Geometría, Trigonometría (en lugar de Matemáticas I, II y III); Lectura de Comprensión, Sintaxis (en lugar de Español I y II); Anatomía Humana, Botánica, Zoología (en vez de Biología I, II y III). Este cambio motivaría el avance de los estudiantes a nuevos grados o cursos; facilitaría la temática o contenido de las asignaturas, y con ello, la libertad de cátedra. Y el currículum personal del estudiante mostraría con mayor detalle lo que sabe.

9. Institucionalizar los cursos de actualización docente. Es necesario establecer diplomados, especialidades, maestrías y doctorados, presenciales o en línea (a elección del docente), ofertados por las escuelas normales y las universidades estatales. Los cursos o estudios deben cubrir las necesidades de actualización profesional y capacitación docente, para elevar su nivel profesional y desempeño frente al grupo.

10. Escalar un sueldo competitivo. Homologar el sueldo de los docentes al nivel de lo que reciben los maestros de Estados Unidos y Canadá. Se requiere, para esto, elevar el presupuesto educativo a niveles óptimos. Un profesionista entregado a la educación necesita tiempo disponible para leer, estudiar y actualizarse. La carga de trabajo frente a grupo debe ser mesurada y suficiente para cubrir sus necesidades básicas y las de su familia. El ingreso del docente debe permitirle dedicarse a la investigación, a la preparación de clases magistrales, a la adquisición de materiales y a las actividades recreativas. A un maestro con una economía holgada podrán exigirse mejores resultados.

Por supuesto que hay muchísimos puntos por añadir. Por ejemplo, y muy importante, involucrar a los medios de comunicación en la tarea educativa. Prohibir la calumnia, la difamación, la información sesgada, los intentos de manipulación y, sobre todo, prohibir los programas de chismes en los que se exhiba la intimidad de las personas (no de los personajes ficticios); prohibir los reality shows denigrantes. Los programas de espectáculos deberían ser auténticas críticas periodísticas sobre la calidad de las producciones televisivas, radiofónicas, cinematográficas, musicales y artísticas. De los actores, productores, cantantes, directores y figuras públicas, solo se debe criticar su desempeño artístico o profesional. En los programas de espectáculos deben criticarse las letras de las canciones, las historias y los programas de televisión. Solo de esta forma se elevará el nivel cultural de México y surgirá una nueva sociedad.

La educación es el principal motor de desarrollo. México no puede dejar escapar esta oportunidad de cambio. Una verdadera transformación debe empezar en el sistema educativo nacional si es que se quieren alcanzar los logros tan anhelados por tantos años y generaciones.



Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Poder Legislativo   ·   Gobierno   ·   Reforma Educativa   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   MORENA   ·   Educación Superior

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18873 publicaciones
4749 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora