Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Sociedad   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Anarquismo   ·   Noam Chomsky   ·   Filosofía   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Reseña



Discapacidad Intelectual o Emocional, y el rechazo social que hay actualmente en nuestra sociedad.


Inicio > Ciudadanía
30/10/2018


265 Visitas



Cada día nos enfrentamos a la misma vida monótona. A las reacciones habituales. A las respuestas esperadas. Y de repente, nos damos cuenta de que eso es lo que se convierte en normal para nosotros, en lo apropiado, en lo “que toca”. Desde bien pequeños estamos preparados para ello: asumir unos conceptos, unas normas sociales y unos comportamientos que a base de repetición se convierten en leyes no escritas. Incluso nos acostumbramos a seguir el dogma de “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.




Y con este lema seguimos nuestra vida sin pensar mucho. Pero llega un día en que toda esta normalidad a la que nos habíamos acostumbrado, desaparece. Puede ser un momento esperando al autobús para ir a trabajar, subido en el metro para ir a la Universidad o cruzando un paso de cebra. Y delante de esta situación, solo hemos desarrollado dos posibles respuestas a aquello desconocido: la intriga por aprender e interesarte por conocer algo más o rechazar aquello que se escapa de tu visión preestablecida de la vida y que te incomoda. Y claro, todos nos creemos muy interesantes, muy cultos, muy respetuosos y muy tolerantes, hasta que te toca vivirlo. Hasta que te enfrentas a ello, y te comportas como todo el mundo, haciendo “lo normal”.

Y es que todos nos hemos reído alguna vez del débil, del diferente, del raro. Y no nos sentíamos mal cuando lo hacíamos, no, justo al revés. Te sentías bien. Lo hacías por el egoísmo tan humano de ganar haciendo perder a otro antes que asumir tu propia derrota. Esa derrota interior de no saber ser respetado por ti mismo y que te hacía meterte con otro para serlo. La de darte cuenta de que eres la misma mierda de persona que luego criticas cuando el tema aparece tratado de forma formal y seria. Y claro, ahí todos somos muy respetuosos, no nos hemos burlado nunca de nadie y nunca hemos hecho daño a alguien a sabiendas de que lo hacíamos. En ese momento todos tratamos como normal y de forma totalmente respetable al que semanas atrás llamábamos “el subnormal ése” por tener síndrome de Asperger o llamamos homosexual con aquel tono honorable al que antes llamábamos “maricón”.

Puede que aquel que lea esto piense “vas a venir tu a darme lecciones cuando seguro que tu has hecho lo mismo” o “ya está el moralista de turno aleccionando a todo el mundo”. Y lo sé. Pero me da igual. Escribo esto porque, sí, claro que fui aquel chaval asustadizo que entraba en el instituto y se reía del chico que llevaba alguna prenda rosa. Y si, yo reía las gracias de mis amigos cuando se reían de cualquier persona con alguna discapacidad. Y si, me callaba cuando compañeros de instituto le hacían la vida imposible a otro. ¿Pero sabes por qué escribo esto? Por todos ellos. Por todos aquellos de los que alguna vez me reí, por todos de los que me burlé sabiendo que les hacía daño y por todos aquellos que no protegí y que lastré con mi complicidad. Porque también esa complicidad perpetúa esta práctica detestable de meterse con aquello “no normal”. Pero como he dicho antes, “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Porque cuando llegabas a casa y te comías la cabeza pensando que a lo mejor lo que hacías no era tan gracioso si no que era una actitud deplorable, te auto respondías diciendo que tu risa, tu comentario sutilmente faltón o que tu silencio discreto era “lo normal”, “que tampoco era para tanto” “que era lo que hacían todos”. Sin embargo, sí que era para tanto. Y tanto que lo era.

Por eso, viendo el éxito reciente de la película “Campeones”, me vienen a la cabeza aquellas personas que sufren alguna discapacidad intelectual, y que no responden a los márgenes de nuestra sociedad actual. Aquellos, a los que cada uno de nosotros, como sociedad evolucionada y respetuosa, aislamos. Aquellos a los que diferenciamos del resto denotando y remarcando su déficit.

Pero me parece curioso que nos fijemos en estas personas, que no pueden elegir ser de esa forma, que no escogieron esa vida y que aún así se levantan cada día para intentar ser “lo más normales posible”. ¡Que le den a la normalidad! Como podemos considerar normal a aquella sociedad que daña, separa y apunta con el dedo de la vergüenza a estas personas. ¿Por qué en lugar de tratarlos como discapacitados intelectuales no los entendemos como capacitados emocionalmente? ¿Por qué en vez de acentuar sus carencias no potenciamos sus virtudes? ¿Sabéis por qué? Porque tenemos miedo a darnos cuenta de nuestras carencias, de nuestros fallos, de nuestras debilidades. Y entonces apuntamos al que tiene unas características distintas, para ocultar todo eso.

¿Que por qué escribo esto? Porque prefiero dejar latentes mis errores, asumirlos y corregirlos para poder parecerme más a ellos, a los “subnormales” “mongolos” “anormales” o cualquier otro adjetivo peyorativo que sigáis usando. Porque prefiero querer, respetar y entender las relaciones sociales como un discapacitado intelectual, que hacerlo como una sociedad discapacitada emocional. 

Adrià Aguado Lorente, 21 de octubre 2018



Etiquetas:   Reflexión   ·   Sociedad   ·   Propiedad Intelectual

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17288 publicaciones
4443 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora