Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reflexión   ·   Teoría Crítica   ·   Dioses    ·   Libre Pensamiento   ·   Internet



Los demonios no tienen cuernos ni tampoco portan un tridente


Inicio > Religión
24/08/2018


591 Visitas




La vida –como decía mi profesor de Filosofía– es el camino que nos lleva a la muerte, pero en ese hay camino nos encontramos con varios seres insidiosos: seres que poseen una apariencia de cordero degollado pero que, verdaderamente, en sus interiores corren fuentes de sangre deletérea, podrida y dañina.

No es necesario hacer un repaso por la historia para ver que las creencias o ideologías han cobrado un papel importante en la vida del ser humano, por mucho que la gente se empeñe en tapar el sol con un dedo. Sin embargo, en la actualidad, el número de personas que presentan una creencia consolidada o que directamente afirman creer en un supuesto determinado dios es abismalmente inferior al de épocas pasadas: uno de cada cuatro españoles niega ser creyente y, también, más del 50% de los jóvenes menores de 25 años afirman su ateísmo o agnosticismo, según informa el periodista digital a través del informe ‘Laicismo en cifras 2017’.

Asimismo, España es un estado aconfesional, es decir, que no hay obligación de pertenecer a una determinada religión o creencia de manera oficial. Ahora bien, la libertad religiosa crea un gran inconveniente en tanto en cuanto la gente agnóstica y atea opina libremente sin tener en cuenta lo que para otros pueda significar o dañar. Pero si eres creyente, oye, es tu problema, apechuga con el asunto. Tampoco hay que olvidar a los que están constantemente regalando perlas: “Me cago en…”, expresión tan asentada y fosilizada en la jerga juvenil, y no tan juvenil, que parece ser tan normal como que me puede ver un paisano caminando por la calle y saludarme tal que así: “Ey, Jose, ¿qué tal? ¡Me cago en…!, ¡cuánto tiempo hace que no te veo!”. Pero, ¡atención!, están realizando una mala praxis de lo que significa la idea de libertad de expresión; la libertad de expresión no significa la falta de vergüenza y de respeto. “Expreso y opino lo que quiero, cómo quiero y cuándo quiero”: ¡nanay! Nadie puede estar de acuerdo con todo lo que haces o defiendes, pero sí todo el mundo debe respetar por lo que tú abogas: sí o sí.

Tal expresión desagradable tiene un porqué: desgraciadamente, la iglesia, como institución religiosa, se ha visto envuelta en “las situaciones más polémicas” y la gente relaciona indirectamente determinadas creencias con periodos históricos desagradables. Una de las razones por las que la iglesia católica, por ejemplo, es tan rechazada es debido a su alta anuencia, vinculación y participación con el franquismo durante la Guerra Civil y durante la dictadura de Francisco Franco. Esta será la causa primera.

Sin embargo, algunas instituciones religiosas o iglesias, independientemente de la denominación,–católica, evangélica, judía, musulmana…–  más que representar un templo metafórico de la divinidad en la tierra, son la personificación de malas obras como la pederastia, el adulterio, la usurpación, la falsificación documental, la estafa, la corrupción, la mentira, el engaño, los sobornos… Todas estas “malas obras”, me dirijo a aquellos que os hacéis ser llamados «cristianos» o «creyentes», como comprenderéis, restan vuestra credibilidad. Cuando los cristianos entiendan, me refiero a los evangélicos en este caso en concreto, ya que es la creencia en la que yo creo, que el testimonio se demuestra tanto en casa como fuera de ella, la gente quizá empiece a interesarse por lo que uno defiende. De no ser así, lo único que provocáis es rechazo y quizá, en más de uno, el padecimiento de una hiperémesis por la mitomanía  y la falsedad que seguís.

Todo lo que se trabaja de corazón y con sinceridad adquiere triunfo por sí solo. Es necesaria una humildad y una autocrítica para saber qué está funcionando deficientemente. No es necesario ser un doctor o tener una licenciatura en una carrera, aunque muchos así lo crean, para llevar a cabo una mejora en la iglesia, sino que con testimonio, con ejemplo y sirviendo como ayuda para aquellas personas que verdaderamente lo necesitan es más que suficiente.

Inanemente, muchos siervos de Dios en las iglesias se preocupan más por traer un mensaje de la Palabra descargado de internet y a partir de esa predicación ser encomiado por los distintos miembros que la integran que por la verdadera consagración que representan como ministerios, que deja mucho que desear...

Como dice la Biblia en Proverbios, capítulo octavo y versículo decimotercero: El temor de Jehová es aborrecer el mal// La soberbia y la arrogancia, el mal camino//Y la boca perversa aborrezco. Así que más humildad y más ejemplo, hermanos,  y menos gasto en oropel.







Etiquetas:   Corrupción   ·   Política   ·   Religión   ·   Ateísmo   ·   Iglesia Católica   ·   Dioses    ·   Ideología   ·   Cristianismo   ·   Iglesia Evangélica   ·   Agnosticismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


, No dejas tittere con cabeza jjjjjj


, Tu siempre escribiendo con la vehemencia que te caracteriza jajaj
Estoy de acuerdo con algunos temas que tratas pero hay otros que no estan bien proyectados en mi opinion y depende de muchisimas cosas
Un saludo Jose
Dani




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21239 publicaciones
5198 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora