Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Sociedad   ·   Escritores   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Anarquismo   ·   Noam Chomsky   ·   Filosofía   ·   Filosofía Social   ·   Marketing Digital   ·   Twitter   ·   Redes Sociales



Relato Breve "Biografía de un personaje" de Rodrigo Montera


Inicio > Mis composiciones
20/03/2018


239 Visitas



Sus padres eligieron un nombre sencillo, corto, más bien común: Juan. Y eso fue lo único que recibió de ellos, ni siquiera un abrazo o un apellido de juguete, sus padres lo abandonaron en una casacalleesquinaboteviejoconunanotamalescrita (llevaban prisa): se yama Juan que dios o su pinche madre nos perdone… lo recogieron unos brazos anónimos, le tendieron una cuna de periódicos, le dieron a beber basura de leche y lo vistieron para que ocultara el pito y sus otros pecaditos y cuando aprendió a escupir palabras, a tejer preguntas, lo primero que hizo fue preguntarse ¿Juan qué? Juan Nada, le respondieron otros Nadas que lo vieron desenrollarse sin cariño y sin esfuerzo.


Juan Nada colecciona noches acostado en las bancas de los parques, se cura el hambre a centavo y hueso, espía muñecas de tres a cinco de la madrugada y se levanta después de dos a tres caídas sin límite de tiempo, se valen golpes en las partes nobles, Juan Nada gana sus monedas en peleas callejeras y vendiendo alguno que otro buen viaje, Va garantizado, si te lo fumas y no despegas te devuelvo tu dinero; para conseguir merca, Juan le murmura a las puertas indicadas, toca, solicita, Patrón, necesito más verde, Juan se alimenta de endeudarse con el Patrón y los viernes, antes de salir de venta, zambulle su mugre en las fuentes de los parques, todo sea para verse limpio, nuevo como nunca ha estado, recorre banquetas donde reinan muñequitas de faldas cortas, les guiña un ojo, les desliza sueños; las luces del bar le iluminan el rostro, rosa, morado, verde, amarillo, Juan Nada se recuesta y las muñecas de la calle le acarician el cuerpo y Juan Nada se pone a llorar porque las muñecas se borran y ellas, como sus padres, no tienen rostro, no existen; existen los labios húmedos, los genitales húmedos, las voces húmedas; las mejillas húmedas de Juan Nada se limpian con la luz de las linternas, los policías lo levantan, le hablan desde ninguna parte ¿Qué llevas ahí? Nada, los policías le soban los bolsillos, las axilas y detrás de las rodillas: verde que lo encuentran verde, ¿Dónde la conseguiste? Juan no responde, no traiciona, no arriesga, un policía lo golpea con la linterna y la luz rebota hasta el fondo de sus miserias, le preguntan y lo golpean más veces, el orden de los factores no altera la madriza, Juan sangra de la boca, de la nariz, de los oídos y aflora en él el pecadito de los tristes, el miedo, Juan titubea, confiesa, Perdóname dios y tu pinche madre, los policías se ríen, le dicen que no son dios, pero casi, le dan un último golpe, un golpecito de las buenas noches y Juan piensa: nadie me lo ha dicho nunca Descansa, Juan, descansa, pero antes de que pueda decírselo a sí mismo lo despiertan con una cachetadita levanta juergas, tiene los ojos vendados, pero sabe dónde está: Yo no fui, patrón, yo no les dije nada, el Patrón ni se molesta en mirarlo Se la llevaron toda, ¿sabes cuántos ceros me cuesta esta desgracia? ¡Yo no fui, Patrón, yo no fui! El Patrón acaricia un arma y Juan, como cuando nació, no ve nada, sólo huele la mierda, la suya, su llanto apesta, el Patrón quiere saber su nombre, propinita de desgracias, Juan, Patrón, me llamo Juan… no me haga nada. ¡Juan qué! Juan Nada, fueron sus últimas palabras.







Etiquetas:   Escritores   ·   Relato Breve   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Lectores

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17298 publicaciones
4443 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora