Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Coronavirus   ·   Elecciones



México: Lo que se va y lo que se queda


Inicio > Ciudadanía
01/01/2018


636 Visitas



 


El año está por acabar y como es costumbre, siempre vale la pena hacer una remembranza de lo que deja el 2017 y sopesar que viene para el 2018; en este caso México es el elegido para sentarse en el banquillo de los acusados listo para escuchar sus acciones malas y buenas del año así como las que podrían venir.

Sin lugar a dudas el 2017 fue un año bastante agitado, comenzando con los desastres naturales que si agitan a nuestro país haciéndonos ver que cuando se quiere se puede, que es posible tomar de la mano a nuestro hermano y dejar de lado las diferencias para luchar por el país, nos hace falta un poco más de patriotismo día con día ¿Qué no?

De la misma manera la economía se vio golpeada de manera tanto interna como externa pues factores como el renegociación del tratado de libre comercia con Estados Unidos y Canadá, la caída del peso y del petróleo, la pequeña fuga de capitales que se está dando, el aumento a las gasolinas derivado de la liberación de los precios o las muchas fugas de dinero por la corrupción golpearon la economía como un gancho al hígado tanto de manera micro como macroeconómicamente hablando.

La política no se quedó atrás pues entre besos y arrumacos, los pre candidatos a la presidencia de la república están haciendo su lucha por llegar a la silla presidencia, que lo hagan mal es otra cosa, pero lo que si queda claro es que entre planes para Venezololanizar México, entre sueños de niño malcriado o intento por sonreír sin que vena tus dientes de castor o el aliento te apeste a PRI, México no tiene muchas esperanzas; otra vez serán las elecciones donde tendremos que elegir al menos peor. Prometo que en 2018 haré un análisis profundo de cada candidato, desde la manera en que llegó a ser el elegido hasta lo que planea para México y una pequeña producción de gitana con respecto a su sexenio.

El gobierno dejó mucho que desear pues por cada buena decisión tomó cuatro malas, tal es el caso de la aprobación de la ley de seguridad interior, tema que me gustaría tomar pero con un tinte más de conspiración que de crítica, así como los movimientos medio negros que hizo en el área de la ley quitando y poniendo a fiscales, ensuciando la protección de la democracia, etc. Todo parece que el nuevo PRI sigue siendo el mismo PRI pues como dicen: “aunque la mona se vista de seda mona se queda” y al final el partido del copetudo Lord Peña Nieto terminó siendo “La misma gata pero revolcada”, o diría ¿Dinosaurio?

En cuanto a sociedad no tenemos mucho de que jactarnos pues si bien aplaudo, es más, me hinco ante la destacada actuación que tuvimos como respuesta a los dos sismos que hicieron temblar a la nación, tengo amigas que en verdad dieron el alma por su país, en realidad no destacamos mucho pues entre dimes y diretes encontramos que seguimos en el mismo lugar e incluso mucho peor. ¿En serio México? ¿Enamorándonos es más visto que programas informativos? ¿Leemos 3 libros al año? Nos falta mucho México, esperemos que no solo cambie el año, también nosotros.

Si bien no ha sido un año realmente producto, entre un copetudo que ha picado por donde ha podido para desangrar al país, la promesa de que la tortura seguirá el siguiente año o al menos dará un golpe a la mesa para conseguirlo, la caída del peso como Superman en su montaña rusa en Six Flags, el panorama desalentador que dejó tras de sí Agustín al salir de BANXICO, la boca rabiosa del piel de naranja y papada de guajolote que tiene como presidente Estados Unidos, o todas las cosas malas que se dice que vendrán por parte de profetas y analistas, al final de todo podemos decir que estamos vivos y estamos aquí.

Muchas personas se fueron este año, algunas de sorpresa, otras esperadas y otras cuando no debían, pero también nuevas personas llegaron para cubrir las sillas para recordamos que debemos ser felices por los que se fueron y por lo que se quedaron y vendrán.

El año acaba más no nosotros por lo que debemos de seguir luchando porque el país se otro, debemos recordar que el año no nos hará cambiar, que nosotros mismos somos los que debemos cambiar.

¿Piensas que es difícil ser un súper héroe para el país? ¿Por qué no empiezas siendo un súper héroe para tu casa? Quizás así inspires a más y al final se haga una cadena que terminé por cambiar a México.  



Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Sociedad   ·   Crisis Social   ·   México

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20421 publicaciones
5092 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora