Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Elecciones   ·   Filosofía



La Religión Tiene Fecha de Caducidad.


Inicio > Religión
04/12/2017

680 Visitas






Querido lector:

      Si se considera una persona que fácilmente puede ser molestada por temas que van en contra de sus creencias se le recomienda que mejor no lea el artículo, ya que presenta ideas que pueden ser ofensivas (para usted), y por el bien de su negocio redondo llamado “fe”, se insiste que por favor no lea este ensayo.

     Supongo que usted me considerará un “hereje” por escribir tales blasfemias en contra de su creencia, por eso le invito a tener una plática (con el respeto correspondiente), en la cual podremos compartir puntos de vista y así enriquecer nuestros conocimientos.

     Si usted tiene el suficiente criterio para aceptar nuevas ideas, continúe con la lectura ya que puede hacer que reconsideren su postura hacia su religión.

     Agrego que este conjunto de argumentos no tiene como objetivo la ofensa hacia los grupos religiosos y mucho menos trata de denigrar a ninguna persona.

Por su comprensión, Gracias

  

El autor.

    El ser humano ha evolucionado junto con su insaciable apetito para descubrir su entorno y así darle un sentido a su existencia. En ese arduo camino, él se ha encontrado con sucesos que por sí solos no tienen explicación alguna, entonces creó fuerzas que tuvieran cualidades concretas con las cuales pudo elaborar una explicación satisfactoria a estos sucesos; lo anterior es un claro ejemplo del desconocimiento de aquella época, ya que todavía no poseían la capacidad para estudiar más a fondo los fenómenos que le rodeaban.

     Remontémonos a los años de la antigua Grecia, donde las pequeñas sociedades empezaban a desarrollarse en los ámbitos sociales y científicos, los personajes (como Arquímedes) se manifestaron y cimentaron las bases necesarias para que las próximas generaciones retomaran sus estudios sobre el planeta y poder desvelar los misterios en los sucesos que le atribuían a sus divinidades.

     Los seres humanos que contaron con una mayor cantidad de conocimiento al grado de parecer que poseían una inteligencia mayor al resto, destacaron en las edades antiguas por su capacidad para reconocer patrones y así poder generar varios planteamientos, los cuales explicaban de manera lógica las causas de algún fenómeno y podía ser comprobado mediante observaciones o bien por experimentos. Lo anterior es la base del método científico, y gracias a ello se han aclarado varios de los “milagros” que se suscitan en nuestro entorno.

     Así como el ser humano evolucionó en sus rasgos físicos, también modificó su cosmovisión con el surgimiento de la ciencia como una nueva forma de explicar las cosas. Lo cual ha sido detonante de varios disturbios sociales a raíz de descubrir la verdad; ya que la sociedad se ve dividida en dos: los de pensamiento creyente y los de pensamiento lógico.

     Podemos coincidir en algo: la religión se está quedando obsoleta, a comparación con la ciencia, ya que esta última nos ha brindado respuestas que, a diferencia de la religión, tienen una explicación mucho más lógica, y que se ha erradicado la idea de que los fenómenos naturales no son reflejo de la molestia de ese ser divino que “hace que las cosas pasen”.

     Es necesario explicar que las religiones delimitan las formas de actuar y de pensar en los tiempos actuales e incluso fueron parte clave en las épocas antiguas, y han llegado a influenciar las diferentes formas de gobierno (como las monarquías), pero, la misma evolución ha hecho que se tengan separados los ámbitos estatales de los religiosos.

     Antes de los tiempos Renacentistas, (que considero fueron eras en las que las religiones se encontraba en su cúspide) el progreso de la ciencia se veía obstaculizado por las acusaciones que recibían los científicos al rebatir a las autoridades políticas (que en ese momento eran extremadamente religiosas), ya que revolucionaban la cosmovisión que se tenía y al refutar a dichas personas recibían castigos rotundamente sangrientos, y desafortunadamente algunos de ellos llagaban a ser ejecutados en lugares públicos para así alejar a los “ignorantes” de la naciente ola rebelde y difundir el miedo para que se mantuvieran alejados de todo lo que contradijera los ideales religiosos. Pero (se preguntará usted) ¿Por qué sometían a los revolucionarios de tales formas? Pues la razón siempre fue la misma, a los representantes divinos no les convenía que el pueblo conociera a fondo su entorno, ya que descubriría la verdadera causa de los fenómenos que los rodeaba y perderían credibilidad, lo cual significaba pérdidas económicas.

     No fue que, hasta el inicio del Renacimiento, que grandes personalidades como Leonardo DaVinci y Nicolás Copérnico (dos de los primeros científicos) empezaron a revelarse en contra de la tiranía religiosa y se atrevieron a contradecir públicamente los principios católicos, originando la ola de pensamiento que empezaría a tomar fuerza con el paso del tiempo.

     La ciencia empezaba a tomar fuerza conforme más personajes aportaban conocimiento, y así fue como se empezó a sofocar el fuego que ahogaba de ignorancia a la sociedad y por consiguiente esta empezó a alejarse de la religión, ya que los descubrimientos científicos proporcionaban una explicación mucho más creíble (pero un poco complicada de entender) sobre los sucesos que atemorizaban a las poblaciones.

     Ahora se tiene mucho más conocimiento de nuestro planeta y sus orígenes, lo cual ha desmentido lo que está escrito en los libros que son la base de las religiones, y esto ha dividido a la sociedad en dos: creyentes y ateos, la primera es una minoría que todavía cree que una divinidad existe, y la segunda, que cree que todo tiene una explicación científica, por lo que no cree en ninguna divinidad.

     Tengo que ser honesto, realmente apoyo al lado científico, ya que ha resuelto todas nuestras dudas que han surgido sobre nuestro planeta, y hasta todo lo que rodea a nuestro pequeño punto azul afuera en el cosmos. La ciencia no tiene barreras, estudia desde lo más pequeño hasta lo más gigantesco; por lo que debemos apoyarla hoy más que nunca, ya que nos encontramos en una época muy difícil, con un riesgo inminente de destrozar este hermoso planeta.

     Tomo como muestra a los grupos extremistas que asesinan y alteran el orden público, que solo muestran un incomparable grado de daño el cual pueden hacer algunos grupos religiosos.

     La religión actualmente se ha usado para estudiar los movimientos sociales y sus bases, pero, como una forma de pensar y actuar, considero que ya es obsoleto y arcaico. Lo importante en sí es el apoyo que podemos brindar como humanos a nuestros semejantes, y no por que esté escrito en un libro, sino por que es una acción que nace de nuestro ser.

“La ciencia es el futuro, la religión es el pasado que no se debe repetir.”

-Joshua J. Contreras Farias

Dedicado a: ·        Todos los futuros científicos que podrán mejorar al planeta.

·        Las víctimas de las guerras en nombre de Dios.

·        Los científicos que fueron asesinados en nombre de Dios.

·        A todas las grandes personalidades que aportaron fuertes bases para combatir la ignorancia.

·        A todos los médicos que usan la ciencia (y poderes divinos) para curar a los enfermos

·        A los investigadores que se esfuerzan para descubrir a fondo las enfermedades que cobran miles de vidas.

·        Todos los que hacen la maravillosa labor de difundir el conocimiento.

Inspirado por:  

·        El maravilloso astrofísico Carl Sagan.

·        El gran físico Stephen Hawking

·        El inspirador Neil deGrasse Tyson

·        El retador Charles Dawkins.

·        La grandiosa Marie Curie.

·        La inmensa Cecilya Payne.

·        Los incomparables Galileo Galilei y Leonardo DaVinci.

Los divulgadores:

·        Aldo Batra

·        Javier Santaoloalla

 

“Que el conocimiento sea el arma de las generaciones futuras para erradicar la ignorancia que bloquea el desarrollo de las sociedades.”

-Joshua J. Contreras Farias



Etiquetas:   Ciencias   ·   Sociedad   ·   Historia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20437 publicaciones
5093 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora