Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Emigración   ·   Utopias   ·   Sociedad   ·   Feminismo   ·   Machismo



BIEN SER BIEN ESTAR


Inicio > Ciudadanía
26/08/2011

1702 Visitas



BIEN SER, BIEN ESTAR.


Celebrar lo cotidiano.

Cecy Valerio.

“Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así. Aprovecharlo o que pase de largo, depende en parte de ti”. Joan Manuel Serrat.

Me llamó la atención un video que recientemente nos pasaron en un taller. Era un fotógrafo de National Geographic que narraba la manera en que el oficio y arte de tomar fotografías por el mundo se había convertido en una enseñanza de vida. Aprendió que cada instante es único y que se debe disfrutar al máximo, sobre todo los instantes de la vida diaria.

Su sueño era fotografiar a una tejedora de una zona rural en Noruega. Tenía conocimiento de que era una anciana sabia que disfrutaba de esta hermosa actividad de convertir ovillos de hilo en bellas prendas, con la ayuda de un rústico telar. Le preguntó en qué pensaba cuando tejía. El esperaba una respuesta extraordinaria, fuera de lo común y muy profunda. A la interrogante, ella respondió que pensaba  si le alcanzaría el hilo para terminar la prenda que estaba tejiendo. En pocas palabras, y para sorpresa del fotógrafo, le contestó: “Cuando tejo, tejo”. Obtuvo una respuesta sabia.

 Me imagino que pensaba también en los colores, las combinaciones, la textura, en fin, lo relacionado con la actividad que realizaba en ese momento. Su mente, su corazón y su cuerpo los mantenía conectados, unidos, indivisos disfrutando del momento en el aquí y el ahora.

Menciona Luis G. Vallés en su libro “Elogio a la vida diaria”, que, por lo general,  nunca estamos íntegramente en donde estamos, por lo tanto, no estamos a gusto y simplemente no estamos. “ Se nos ha dispersado la existencia a lo largo de todo su recorrido y andamos en mil pedazos por horizontes pasados y futuros, en vez de vivir en unidad y conciencia en el único punto del tiempo y del espacio en que estamos y en el que vivimos”.

No significa esto que no sea importante planear, organizar proyectos, tener metas o cumplir objetivos. “Está bien planear, imaginar y soñar. Todo eso es importante en la vida. Pero cada cosa a su tiempo y en su lugar”. Invita además el autor: “ Cada momento es especial. Cada encuentro, una celebración. Cada persona, única. Cada conversación, un evento”.

Conducimos a la escuela sin percatarnos del hermoso amanecer; comemos leyendo el periódico;  nos duchamos pensado en todo lo que tenemos qué concretar en el día; “conversamos” atendiendo llamadas telefónicas de otras personas. Cito  a Osho: “ ¿Te estás duchando?  Pues dúchate de veras. Disfruta el momento, siéntelo, vívelo. ¿Estás comiendo? ¡Pues come con toda el alma y con todo el cuerpo!”.

Estamos formados para conseguir metas, para alcanzar objetivos. Nos concentramos únicamente en los resultados y nos olvidamos de disfrutar el camino. Vamos subidos en el tren de la vida que avanza vertiginosamente sin ver el paisaje, la vereda, el río y todo lo que el camino nos presenta. Se nos va la infancia de nuestros hijos sin darnos cuenta; terminó el día y no supimos qué hicimos; concretamos un proyecto y no sabemos ni cómo lo logramos. 

Cuando dejo a mi hijo en su partido de futbol le digo: “Disfruta mucho. Que te diviertas!, en lugar de la advertencia: “Tienes que anotar muchos goles”. Lo motivo para que disfrute del encuentro con sus compañeros de equipo y del equipo contrario, del aire fresco que rompe en su rostro, del ejercicio, de cada patada al balón, de cada pase, de cada instante. Por añadidura, que también celebre los goles.

En su libro “Manejo y comunicación de sentimiento” el P. Luis Valdés Castellanos platica que cuando él nadaba se enojaba porque otros nadadores llegaban primero que él, sobre todo si eran mujeres. Explica cómo disfruta de esta actividad ahora, cada brazada, el agua, cada burbuja, sin pensar en todo lo demás, en los pendientes, las preocupaciones y mucho menos en si alguien llega primero.

Integrar nuestra mente, cuerpo y alma; nuestros pensamientos, imaginación, corazón y memoria es vivir de una manera completa. Dice Osho: “Si Has tenido una experiencia realmente completa, tu mente ya no vuelve a ella, no le crea tensión, no la necesita”. Recuerdo ese comercial televisivo de un medicamento para la gastritis. Se observa cómo el hombre que sale,  come a medias, se toma café a medias. Se vive a medias. Vivimos a medias.

Ahora cuando yo nado, ¡nado!, cuando tejo, tejo; cuando doy clases disfruto de mi actividad y de mis jóvenes alumnos; cuando escribo esta columna, lo hago con todo mi corazón.



Etiquetas:   Comunicación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18428 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora