Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Sociedad   ·   Política   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Andrés Manuel López Obrador



Entrevista a: Ing. Juan Carlos Wasmosy, ex presidente de la República del Paraguay sobre el filósofo Vicente Sarubbi Zaldívar


Inicio > Filosofía
25/08/2011


3026 Visitas




Por: Sergio D. Picco Ortiz

Lugar: Asunción. Oficina de CONEMPA

Fecha: 27 de noviembre de 2008

 



Sergio Picco: ¿En qué contexto Sarubbi es director del Diario Hoy, ya que Ud. era el propietario?

 

J. C. Wasmosy: Sinceramente no se responder a eso, el Arq. Hugo Aranda te podrá poner al tanto de todo lo que necesites saber.

 

Sergio Picco: Después Sarubbi trabajó con Ud. en CONEMPA ¿Cuál era su función allí?

 

J. C. Wasmosy: Vicente era gerente general de desarrollo humano. Era un hombre que sabía administrar conflictos y teníamos 12.800 funcionarios, entre ellos 10% eran señoras lo cual significaban un problema. Él era una persona que sabía solucionar los problemas.

 

Nosotros los ingenieros somos como un poco brutos, digamos; por el contrario él podía ver los focos infecciosos del conflicto. Hacer la represa no es solamente mezclar piedra, hierro y cemento con máquina; resulta que detrás de cada máquina hay un hombre. Ese hombre tiene todos sus problemas inherentes (familia). Lo que quiero decir con todo esto es que para ser gerente uno debe ser primero filósofo o sociólogo.     

 

En este contexto es que Sarubbi proyecta una nueva universidad enfocada a éste tema. Para ello primero funda la Escuela de Administración de Negocios (EDAN) que es una fundación que une a varios gremios de empresarios para especializar a los gerentes en postgrados de dirección de empresas. Para lograr este objetivo se proyecta la Universidad del Cono Sur de las Américas (UCSA). Ambas instituciones son sueños hechos realidad por él mismo con el apoyo de todos.

 

Para fundamentar más, lo referente al concepto de gerente, te comento que he viajado y participado en varias reuniones de consejos directivos de la Shell, Esso y Caterpillar, en EE. UU, Europa, Brasil, Chile y Argentina;  en esas ocasiones solía preguntar quién es el mejor gerente. Más de una vez me han respondido que un filósofo o sociólogo.      

 

Retomando lo referente a EDAN quiero dejar claro que este proyecto es en cooperación con la Universidad Católica de Lovaina. Es decir, hasta hoy, cuando uno va a hacer el último curso en EDAN lo hace con profesores de esa universidad en Lovaina. Los gerentes deben viajar sí o sí. 

 

Quiero contarte una anécdota referente al tema. Yo tenía un chofer particular, allá en la obra de ITAIPÚ y un día me dice que quiere terminar sus estudios en el colegio, que de joven no lo pudo hacer. Me pidió datos de cómo podía estudiar en la situación en la que estaba. Como no, le dije. Un tiempo después me cuenta que él era abanderado y mejor egresado siendo mi chofer. Después ingresó en la universidad, luego a EDAN y se fue a Lovaina. Aprovechó y estudió inglés y francés por allí. Posteriormente, a su regreso entró en la carrera diplomática y luego me cuanta que era ministro consejero en Cuba. De chofer paso a ser un diplomático en Cuba.

 

Por eso, creo que Sarubbi tuvo una influencia grande en varios compatriotas. Creaba oportunidades a todos.           

 

Cuando se concluye los proyectos EDAN y UCSA, siendo Sarubbi rector y yo presidente de la república, lo nombro ministro de educación; hasta hoy fue uno de los mejores.

 

Eficiencia, lealtad, honradez son sinónimos de Vicente Sarubbi. Tanto es así que cuando me quitan, los otros, del directorio de CIE, CONEMPA, INAGRISA, Cerámica y Casa de Cambios; empezaron a vender todo. Sin embargo, él siempre estuvo a mi lado.

 

Sarubbi y yo trabajamos juntos para construir la obra más grande del mundo: ITAIPÚ. Eso hubiera sido más difícil sin su resolución de conflictos.    

 

Sergio Picco: Cuándo Sarubbi es ministro de educación ¿En qué contexto él promueve la ley general de educación?

 

J. C. Wasmosy: La Dra. María Teresa Gala es la persona indicada para conversar sobre ese tema y todo lo relacionado al Ministerio de Educación en su época.

 

Mucho antes de todo eso, con él se crea el Consejo Asesor de la Reforma Educativa (CARE) es allí donde se gesta y proyecta todo. Él une a todos los partidos políticos para ello ya que la reforma es a nivel nacional. En aquel entonces, Sarubbi, manejó un crédito de 40 millones de dólares sin que le falte un guaraní.

 

Sergio Picco: ¿Qué le parece la propuesta de nombrar una plaza o calle con el nombre de éste filósofo?

 

J. C. Wasmosy: Es una propuesta excelente y viable pero, la iglesia católica analiza la posibilidad de nombrar un santo, como mínimo, cien años después de su muerte.  Del mismo modo, ahora es juzgado mi gobierno entre celos y envidia. Pero, como este país es un país donde la mayoría son incapaces, ineptos y mediocres, cuando uno surge de las cenizas toda la envidia de los mediocres va contra él para que baje otra vez. Es así que se pone barrera a todo, por falta de una cultura más educada y mejor formada.

 

Yo inicie, con EDAN, un proyecto para reformular las otras universidades y lo presentamos al Congreso, sin embargo se rechazó. Actualmente se esta formando haciendo barbaridades que en veinte meses ya se está dando un título profesional al alumno. Por ejemplo, no puede existir una facultad de medicina sin un hospital universitario. Hoy, cualquiera es ingeniero o arquitecto. No se esta haciendo la formación como se debe.

 

Por eso, me parece muy difícil que se pueda nombrar una plaza o calle con el nombre de Vicente Sarubbi, porque eso encierra toda una filosofía de fondo y no todos aceptaran ese modelo. Pero, es viable iniciar con una resolución desde un municipio y trabajar para crear una ley en el congreso.

 

Sergio Picco: ¿Qué podría describirnos acerca de la conducta de Sarubbi?        

 

J. C. Wasmosy: Era un hombre muy recto. Lo que más me impresionó de su conducta era en los últimos momentos, cuando ya estaba en la camilla de la ambulancia, en el avión: en sus ojos yo veía fortaleza y que él ya sabía que iba a morir. A pesar de todo le inundaba un espíritu de serenidad. Él tenía muchos dolores durante su vida y lo llevaba como un estoico, era imperturbable. Yo lo despedí en el aeropuerto y lo volví a recibir en un cajón.      

 

Sergio Picco: ¿En qué invertía su fuerza de trabajo?

 

J. C. Wasmosy: En el orden. Era un hombre muy ordenado. Para él no había media tinta en eso, todo debía estar en su lugar.

 

Sergio Picco: ¿Qué podría decir, por último, para concluir esta entrevista?

 

J. C. Wasmosy: Lo último que puedo decir es que Dios, siempre, lleva rápido a los mejores. 

 



Etiquetas:   Escritores

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21558 publicaciones
5233 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora