Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Estado del Bienestar   ·   Paz Social   ·   Estado de Derecho   ·   Bienestar Social   ·   Libros   ·   Política   ·   Partidos Políticos



Relato “Cuando abrió los ojos, creó el mundo…” de Liliana del Rosso


Inicio > Mis composiciones
27/06/2017


283 Visitas



En la inmensidad de la eternidad unos seres hechos de luz buscaban una ocupación, puesto que sin tarea ni misión les sería imposible salir de aquel lugar. Uno tras otro, fueron encontrando labor: controlar las aguas, avivar las llamas, esparcir los vientos, propagar la vida… y muchas más labores. Uno tras otro, aprehendían su oficio y las puertas se abrían para iniciar el viaje.


Pero un grupo de entes especialmente brillantes deambulaban sin encontrar nada que les resultase satisfactorio.

—¿Qué es lo que buscáis? —preguntó una voz profunda, que salía de la nada y resonaba en todas partes.

—Queremos aquello que está por encima de todos. ¡Qué temple las cuerdas del destino!, que conduzca la nave del gran viaje.

—¡Vuestra petición es muy ambiciosa!

—Somos como el todo, más que la luz, somos la esencia. Por derecho propio merecemos controlar la creación.

—Si os juzgáis capaces de tan noble oficio. Aquí tenéis arcilla. Seréis alfareros —dijo la voz—.  Coged un puñado y moldead a vuestros seres, infundirles vida. Enseñadles a sentir, guiadlos pare que descubran nuevos caminos. Conducidlos siempre hacia la luz, pero permitid que vean la oscuridad, así podrán elegir.

—Tu propuesta es inaceptable. No podemos malgastar nuestro poder cuidando de seres insignificantes hechos de barro.

—¡Si nada os satisface, seguid buscando!

La voz enmudeció y la inmensidad volvió a reinar. Sin tiempo, pues nadie lo controlaba todavía. Todo sucedía sin ayer, en el hoy y sin mañana.

Unas pequeñas motitas de luz escucharon a la voz decir: «Moldead a vuestros seres…».

—Somos insignificantes y aún no brillamos lo suficiente, pero nos gustaría ser alfareros.

—¡Un trabajo noble habéis elegido! —Asintió la voz—. Y por eso estaréis en la cima de la creación.

Aquellas palabras desconcertaron a otros seres más poderosos. Nacieron sentimientos que absorbían la luz, transformando todo a su paso en oscuridad. La soberbia, el primer sentimiento, fue dando paso a muchos otros: envidia, egoísmo, odio, rivalidad… El caos crecía y los seres de luz ya no convivían en armonía… Hubo una gran explosión y nació la humanidad.







Etiquetas:   Escritores   ·   Literatura   ·   Relato Breve   ·   Periodismo   ·   Lectores

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17270 publicaciones
4440 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora