Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Feminismo   ·   Machismo   ·   Sociedad



El maestro y la cultura pedagógica


Inicio > Educación
27/05/2017

601 Visitas






Sólo una persona cultivada en y por la cultura pedagógica

puede llegar a desarrollar esa actitud del espíritu

que permite distinguir a un pedagogo entre

mil profesionales: el estilo pedagógico.

El estilo pedagógico es el aire de distinción de un pedagogo.

Rafael Ávila Penagos

 

In Memoriam a mi Maestro Lácides García Detjen

 

     Parto del momento crítico  que vive el magisterio colombiano para resaltar la lucha justa que libran contra una andanada de medidas lesivas a los intereses de la educación pública. No es cuestión de estómago, es asunto de justicia social hacia el derecho constitucional  que tienen todos los colombianos. Por tal motivo, escribo desde una posición que busca resaltar y resarcir  la labor de los verdaderos maestros, los que denodadamente se preparan para cambiar una sociedad desequilibrada y mancilladora de la condición humana. A ellos va este escrito.

     En su texto “Fundamentos de Pedagogía: hacia una comprensión del saber pedagógico”, el maestro  Rafael Ávila Penagos, presenta una visión clara de lo que significa ser maestro en una sociedad mercantilizada e invisibilizadora de la persona humana a través de  25 tesis. .Estas tesis recogen lo que debería servir de catalizador para transformar la visión y el quehacer  del mismo maestro o quien se forme en estas lides.

Hoy, el grueso de la sociedad, considera de segunda o última categoría la profesión del maestro. “El maestro siempre hace paros”, “el maestro siempre está inconforme”, “el maestro no trabaja y tiene dos vacaciones al año”, “el maestro se gana el dinero fácilmente”, en fin, un sinnúmero de percepciones que desacreditan esta noble profesión y función social, y que no permiten que haya una valoración dignificadora de esta persona. Pareciera que la sociedad no  valorara ni creyera en sus maestros como forjadores de una  sociedad  crítica y nueva. También, pareciera que esa misma sociedad mirara como a una caterva de ineptos  a los docentes y no de unos profesionales que se prepararon como cualquier otro profesional.

Sin embargo, es bueno señalar que, como en toda profesión, hay advenedizos que desacreditan  la labor docente. Eso no se puede negar ni ocultar. No obstante, el Ser-Maestro, es una dignidad que debería llevarse sin doblez y con altura. Entendiendo, en primera instancia, la dignidad como “excelencia, grandeza” o como el valor inherente  que posee el ser humano “por el simple hecho de serlo, en cuanto ser racional, dotado de libertad y cualidad consustancial al ser humano”. Y, en segunda instancia, agregándole a ese significado, lo que el maestro José María Barrio Maestre define  como el  “obrar de la persona” que con su “ser-persona”; no depende de lo que es, sino de lo que hace y en concreto de lo que hace en sentido moral.

Entonces, sólo reflexionaré de la primera tesis del maestro Ávila Penagos, la cual reza así: “Para ejercer el magisterio, con idoneidad e inteligencia, es preciso cumplir con un conjunto de condiciones socio-culturales” ¿Cuáles son estas condiciones socio-culturales requeridas como condición “sine qua non” para ejercer de maestro o pedagogo en una sociedad capitalista y excluyente?

La respuesta simple y compleja, a la vez,  no es más que asumir la profesión como una opción analizada y reflexionada sobre la base de vivir como un ser humano digno de la función social desempeñada y de la misma profesión escogida. No debe ser  una “improvisación”, sino una decisión sesuda y craneada con sus consecuencias profesionales acordes a la características individuales; puesto que, de aquí en adelante lo que viene es la trascendencia del Ser-Maestro y del Ser-Profesional de la educación. Una identidad profesional específica como se le llama.

Por otra parte, escoger la profesión docente es decidirse por una identidad profesional; saber que se pertenece a un grupo social y  poseer  una imagen de sí mismo ante los demás. Esa identidad social reúne dos condiciones: la  conciencia de pertenencia a un grupo específico y no a otro, y la carga emocional que conlleva la responsabilidad del Ser-Maestro; en otras palabras, sentirse bien con su quehacer.

Otra de las condiciones necesarias para ser docente idóneo, profesional y amante de su profesión es saber que la cualificación y perfeccionamiento es lenta y prolongada, puesto que  se deben aprender los rudimentos   para ejercer como maestro. Luego entonces,  es el mismo maestro y no otro el principal  artífice de su idoneidad y competencias. “Nadie nace pedagogo”, se hace pedagogo, como resultado de un entrenamiento prolongado en sus maneras de pensar, de sentir y de abordar los problemas de la educación”.

Por último,  la condición de reafirmar y reivindicar la cultura pedagógica como la especificidad de la función magisterial, encargada por la sociedad, independiente del contexto socio-económico, daría unos insumos para consolidar una cultura bien específica del maestro. Es decir, la cultura pedagógica como un sistema discursivo complejo desde lo teórico y lo político sobre el ser humano y sus condiciones de existencia, “relacionadas con representaciones, valoraciones, actitudes y disposiciones requeridas para que se pueda ejercer, con idoneidad e inteligencia, su práctica profesional, en contextos específicos”, no puede escapar a los contextos de lucha por sus ideales, ni a las discusiones propias de su época. Cultura pedagógica que “debe estar en permanente construcción y reconstrucción, en escenarios de interlocución crítica, orientados y regidos por los principios de argumentación y documentación, propios del ámbito académico”.

Corresponde a la sabiduría propia de los pedagogos,…”interpretar los signos de la época, y discernir entre múltiples lecturas del mundo, aquellas que considere pertinentes para suscitar y desarrollar la cultura pedagógica”.



 Edinson Pedroza Doria: Docente de Lengua castellana y literatura del Distrito de Cartagena y docente de Expresión oral y escrita de la Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco- Cartagena. Estudiante de la Maestría de Neuropedagogía de la Universidad del Atlántico.



Etiquetas:   Pedagogía   ·   Colombia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18429 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora