Un Suspiro

 

. Las laderas de la ensoñación son reductos atesorados que entro a caminar hasta que las lágrimas aprietan mi pecho y debo suspirar para volver a la realidad, con sus agujas y sus campanarios secretos. Quizá un segundo de distracción, perdón ¿dónde estábamos?

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales