La doctrina del esfuerzo

En la fragilidad del aire se equilibran los sueños. Hacen piruetas, saltan al vacío y una red de protección los vuelve al punto inicial, en carambolas. En la esencia del juego está ser un canario liberado, que desconoce qué rumbo tomar. 

 

. Hacen piruetas, saltan al vacío y una red de protección los vuelve al punto inicial, en carambolas. En la esencia del juego está ser un canario liberado, que desconoce qué rumbo tomar. 
Eres mi refugio para impulsar cada minuto del ser, por las palabras y la risa, por la cristalina dulzura de la infancia, que vuelve a ti como manto protector de angelical raigambre. 

En esa cuerda floja de la vida, la fe nos soporta, nos catapulta de la mano al infinito y, sin definiciones, nos sacude de repente para que nos demos cuenta de que somos un suspiro, que quedará en los armarios como testimonio, como esa esquela que alguna vez nos escribimos, declarándonos amor, proclamándonos amantes y luchando temerarios contra la muerte y los cuchillos del mal.

Son esos instantes, que leemos entrelineas y que sólo se descifran en la mirada que cruzamos en silencio, los que nos anuncian que debemos abrazarnos, fortalecernos a diario en esa energía azul que nos complementa y en la satisfacción que brota de las comarcas sembradas de esfuerzo y amor, con tu fuerza incomparable.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales