Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Educación   ·


No se puede llamar libertad aquello que se tiñe de sangre


Inicio > Política Internacional
17/02/2017


376 Visitas



El mundo evoluciona constantemente, más no somos capaces en comprender que dicha evolución no puede cimentarse como hasta ahora en tanta falsedad e ironía.Pedimos vivir libertades tiñendo de sangre el panorama para poder obtenerlas o simplemente hacerlas “valer”. Hablamos de libertades de “conciencia” cuando realmente la estamos condicionando a los estereotipos más absurdos, denigrantes y en cierto modo de conceptos totalmente retrógradas que convierten esas “conciencias” en simplemente falsedad ciudadana. 


En Puerto Rico en los años 70 se vivieron eventos difíciles donde se enmarcaba la suciedad política disfrazada de “libertades” lo cual simplemente era la mediocridad de los políticos que ejercían a golpe de sangre sus jerarquías en contra de todo aquello que era diferente a sus “ideales”, lo mismo vivió en otras duras lides la España de aquellos tiempos en las postrimerías del franquismo que tantas vida se llevó y que luego ETA prolongó durante tantos años más, tanto que recuerdo como en el 2006 ETA atentaba en el estacionamiento de la Terminal 4 en el Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid, nunca olvidaré esa extraña sensación experimentada, fue un 30 de diciembre de 2006, yo me encontraba ese día en la Ciudad de Las Artes y Las Ciencias de Valencia, era mi primera visita a la que se convertiría en mi amada segunda patria España, pero no lograba comprender cómo era posible que en pleno 2006 la ETA continuara atentando para hacer valer sus supuestos “ derechos y libertades” a costa de teñir de sangre inocente el sueño español. ¿Para qué?, realmente denota cobardía todo aquello que atenta contra el pensamiento diferente, no hay mayor sabiduría humana que el respeto, porque no se puede llenar la boca hablando de “conciencia”, “libertad”, “derechos” cuando no se es capaz de sentarse a la mesa del escucha con sabiduría y discernimiento de espíritu para poder establecer comunicaciones efectivas lejos de las malditas imposiciones que tanto nos resta en nuestro mundo actual. Ese día cuando salimos del CAC de Valencia, cuando encendimos los móviles y vimos que nos indicaban lo sucedido, solo pensaba en dos cosas, primero en tantas vidas arrebatadas por nada durante tantos años y segundo en que nunca se hablará decentemente cuando se atenta contra otra vida o la estructura que personas trabajadoras han colocado en pie para ganarse su pan decentemente, ese evento reafirmó simplemente mi visión de vida. Pero hoy día, cuando nos encontramos en 2017, continuamos siendo objetos de aquellos cuya visión de vida no es otra que destruir lo que de antaño otros crearon a base de esfuerzos, unidad y sacrificio genuino, no tan solo inversión económica en tiempos de crisis, sino entrega a manos llenas de moral, valía y criterios de cambios en favor de aquellos que vienen creciendo ahora. Es sumamente vergonzoso saber que se continúa tiñendo de sangre los muros que se levantan para separar naciones, los gobiernos que dejan de lado el dolor y el sufrimiento de aquellas vidas que deciden con dolor abandonar sus tierras para poder al menos respirar un poco de “esperanza” para sus familias, sin saber que una ves salen de ellas se convertirán en presas fáciles de aquellos otros gobiernos que se disputarán sus vidas dejándoles a merced de la nada como refugiados mientras organismos como la ONU, UE, OTAN entre tantos otros, solo son un sello de goma ante el dolor de aquellos que continúan pintando los suelos europeos y estadounidenses de sangre al no ser tomados en serio. Es irónico llamar “ libertad” a aquello que nos ata, encadena o detiene el flujo de poder reaccionar con justicia y conciencia, aquello que nos continúa pintando de rojo, rojo de sangre y lo peor, validamos con nuestro silencio siendo absolutos cómplices por no pretender hacer nada que nos una como naciones en favor de la verdadera justicia. Cuenta tus falsas verdades y construiremos un mundo de sangre por aquellos que ceden con su silencio, sus derechos y libertades a las manos de los que nos gobiernan sin decencia e imponiendo sus descaros del cuál volteamos para no involucrarnos y no tener responsabilidades. Todos somos responsables de la sangre derramada inocentemente en éste mundo y ésta humanidad, esa sangre calla las conciencias de quienes no tienen ningún compromiso moral con lo que les rodea y solo voltean su mirada antes de imponerse con justicia y alzar su voz en unidad para destruir a aquellos “ grandes intereses” de los que nos gobiernan. Así que cuando escuchemos a los gobernantes hablar de “libertad”, recuerde lo siguiente, no se puede llamar libertad aquello que se tiñe de sangre.



Etiquetas:   Libertad de Conciencia
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15508 publicaciones
4068 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora