Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Libre Pensamiento



Economía paraíso e infierno


Inicio > Economía
02/11/2016


1154 Visitas



La realidad y la comunicación del gobierno siguen por caminos separados, si bien la realidad es concreta, se vive y las estadísticas oficiales no la ocultan, la comunicación habla de un tiempo mejor,  a futuro.




A diferencia del Kirchnerismo que cambiaba hasta el pasado a su conveniencia, para que su relato del presente se sostenga y llegó a culpar a la gente --- las victimas --- por ese pasado, el Macrismo alejado de la comunicación mediática, en los medios solo plantea escenarios positivos a futuro.  En las redes sociales donde concentra su mayor comunicación --- y pautas publicitarias a Facebook, Google y Twitter ---transmite una ilación conceptual, más en imágenes que en palabras, para ir hacía ese futuro.

Sin embargo el presente mete miedo. Si solo se miran las Estadísticas del INDEC con caída este mes de 12,4 por ciento en la construcción (sector que es el segundo en ocupación) 7,6 por ciento en industria (tercero o cuarto en ocupación, depende de cual industria) o los números de la CAME con más de 6000 Pymes cerradas en Buenos Aires o las de la Cámara de Comercio que ya contabiliza casi 3 locales cerrados por cuadra promedio en CaBA (y  son los sectores que más ocupan), el presente es alarmante.

Es real que aún en las peores crisis --- descontando el 2001 que estalló a fin de año --- los ajustes se dan entre el verano y como máximo los últimos días de noviembre. Diciembre, aún en los años de ajuste todos los gobiernos ponen dinero en la calle y calientan el consumo por miedo a los saqueos. Este fin de año coincide además con el comienzo del año electoral, por lo tanto es de esperarse que algo van a hacer en diciembre para parar la caída. Sin embargo el verano sigue siendo un interrogante, la fuga de divisas va a ser muy alta, si los costos internos del turismo no pueden competir con los internacionales y todos vamos a mirar con mucha atención al Banco Central. Después de explicar las variables que hoy se juegan, se va a entender por qué.

Las principales  variables del BCRA, si no nos alarmaron lo suficiente las del INDEC y CAME,  son históricas.

En mi caso que desde este mismo espacio, fui un critico de las variables del Kirchnerismo los últimos años, nunca hubiera imaginado --- si bien no esperaba milagros --- que las del Macrismo, con los Técnicos que tiene en sus equipos, sean las que son (por no usar ningún adjetivo grandilocuente) 

No quiero abrumar de números que hasta son difíciles de pensar, pero el solo hecho, que  las LEBAC sean 687.684 (valor nominal de colocación en millones de pesos) y que a la vez  la Circulación monetaria  sea  501.868  (en millones de pesos) o sea, menor la Circulación Monetaria que la deuda de Letras del Central, es inédito. Si de esta situación que es inédita y me cuesta encontrar en el historial otro momento así, puede salir algo bueno, me supera como simple analista. 

Sin embargo no es lo más preocupante,  que hoy el Central deba en LEBAC  más de lo que hay circulando de billetes en la sociedad, lo peor es que esas Letras siguen teniendo un interés de 26,75 por ciento según la misma publicación. 

Para los que no están familiarizados con datos económicos, se puede explicar fácil diciendo que estas LEBAC, Letras del Banco (bonos) el Central los usa para absorber pesos, que haya menos circulante, con eso menos liquidez y  por supuesto al haber menos liquidez (menos plata en la calle) que baje el consumo y con eso --- se supone ---  la inflación. Si lo miramos desde ese punto de vista, podemos decir que en parte   lo lograron, ahora la pregunta es ¿a qué costo?

Indudablemente el costo es muy alto, lo cual no significa que Sturzenegger esté haciendo mal su tarea, al contrario. Diría que el Presidente del BCRA es el único en el gobierno, que da previsibilidad. El problema es que la previsibilidad que  da, no va en línea con el aumento del consumo para así tener inversión productiva o estructural y crecimiento,  que es lo que necesita el gobierno (el país) 

El otro problema es que  cuando apenas levantaron el cepo y para evitar que el dólar se vaya a un nivel muy alto (llegó a tocar los 16 pesos cuando se pagó el Futuro, buen negocio para quienes compraron) estas LEBAC sirvieron  por la alta tasa de interés que tenían (38 por ciento) como un cepo al peso. Con semejante tasa fue lógico que los pesos se quedaran en los bancos y no presionaran la compra de dólares. Por esas cosas que tiene la Argentina que nada está bien o mal de modo permanente y que todo puede cambiar y hay que cambiar con eso, ahora está pasando casi al revés. Por el endeudamiento externo en dólares que tomó el gobierno, por los dólares que empiezan a aparecer con el blanqueo y sumado a esto los dólares comerciales, en este momento sobran dólares. Como sobran dólares y cualquier cosa que sobra baja su valor, justamente para que no se le caiga el nivel cambiario el BCRA,  como lo que le faltan ahora en la economía son pesos, debe salir a emitir moneda nacional para comprar esos dólares, crear demanda y sostener el tipo de cambio. Tipo de cambio que desde el levantamiento del cepo, dado los costos de producción, logistica y laborales, para muchos sectores no fue competitivo, pero que si además le sumamos los casi 40 puntos de inflación de este año, si de paso se cae su cotización, directamente los saca de competencia.

El juego se está invirtiendo y ya el Central no vende LEBAC solo para que no se vayan a la compra de dólares, sino para absorber esos pesos que antes emitió para comprar dólares y que no se le caiga su cotización. Parece de locos lo que pasa, pero es así.

Si  el Central dejara esos pesos en el mercado, sin absorberlos, boicotearía su plan antiinflacionario.

Hay otro número entre las principales variables que publica el BCRA, que a mi en particular me mete miedo, aunque termino dudando dado que ningún economista lo cita. Ese número es el de los Depósitos en efectivo en las entidades financieras (en millones de pesos) 1.704.899. Estamos hablando de casi 2 billones de pesos, que si bien están a distintos plazos y con distintos instrumentos, si por anticipar una gran devaluación o una caída importante de la tasa de interés, se quisieran pasar a dólares (ahora sin cepo) el Central debería tener para responder a esa demanda no menos de 110.000 millones de Reservas. Y hoy tienen 40.020 millones.

Los números no estarían cerrando en el Central, pese al profesionalismo de su dirección. Pero tampoco cierra una inflación de 12 a 17 proyectada a 2017 con un crecimiento de 3 puntos. Este año se va a terminar con una caída en el Producto de 2 a 2,5 real, viendo que 2017 se trata de un año electoral, se puede contemplar un rebote para llegar al 1 o 1,5 real, pero hablar de 3 y hasta 5 como dicen algunos economistas (Bein por ejemplo) Argentina debería tener, arrancando de menos 2 o 2,5 un 6 o 7 real, lo cual es descabellado y no pasa en ninguna parte del planeta hoy.

Las economías centrales no crecen prácticamente, en el mejor de los casos suman 1 o 1,5 , Japón lleva casi dos décadas sin crecer, los Emergentes salvo excepciones no superan el 3 o 4 por ciento en el mejor de los casos, ¿por qué la Argentina debería ser la excepción --- pese a la caída y el rebote -- de crecer en esos niveles?

La respuesta a esta pregunta, que por supuesto no tengo, da por tierra la idea del gobierno, de que el Déficit Fiscal, que lejos de achicar el que le dejó el Kirchnerismo, el Macrismo agrandó, se va a cubrir con crecimiento y no bajando el gasto.

Es real que Argentina tiene un PBI compuesto por cerca de 80 por ciento de Consumo Interno, que tiene un importante atraso en Infraestructura, que hay gran capacidad ociosa en desarrollar mayor producción y que recién comienza el camino de las Energías Renovables, pero apostar a que eso que falta, va a estar y va a significar el crecimiento necesario para reducir el déficit con respecto al PBI por agrandamiento de ese PBI, es cuando menos arriesgado.

El ejemplo de crecimiento sostenido en la región, es sin duda Chile, que viene aplicando hace décadas un mismo modelo económico, con variantes que siempre le suman dependiendo quien gobierne, pero que se basa en explotación nacional de sus recursos, industrialización de sus recursos, abaratamiento de costos de producción, logísticos y de energía, pero sobretodo en hacer lo que saben y pueden hacer y en comprar a buen precio lo que no saben, es complicado o costoso hacer.  Chile no tiene el petroleo de Argentina, pero tampoco paga cerca de u$s25 por barril arriba del valor internacional de mercado, para que saquen las petroleras ese petroleo como pasa acá.   En Chile la tecnología, celulares, tablet, LCD cuestan la mitad o menos que en Argentina porque no están tan locos de importar autopartes chinas para ensamblarlas en el extremo sur de su país y con esos costos de producción y logistica casi triplicar el valor de un articulo con respecto al mundo. En Chile lo importan y listo, acá creamos trabajo tecnológico ficticio en Tierra del Fuego y Subsidiamos a las empresas en 36.000 millones para este año.   Chile era junto con Uruguay uno de los países de la región con mayor costo de energía, desde que implementó Solar y Eólica, viene bajando esos costos a tal punto que hay regiones del norte, donde se regala la electricidad, porque les resulta más caro crear acumuladores. Pero en ese país, se buscó la competencia entre Energía Energía  Convencional y Energía Renovable. En Argentina en la primera licitación, que el gobierno la expone como exitosa, se presentaron varios de los mismos proveedores de Energía Convencional, lo cual va a anular la posible competencia.

La inflación más allá de programas monetaristas como los que hace el Central, que son indispensables, para ser controlada y a la baja, necesita de competencia.

La inflación en Argentina es esencialmente inflación en alimentos y esta lleva a la alza a todo el resto de los precios relativos.

Tenemos tres cuellos de botella que más allá de programas antiinflacionarios que se apliquen, van a mantener a la inflación latente.

Un cuello es el de la Comercialización de Alimentos y Consumo Masivo, que no importa cuantos produzcan esos alimentos y productos, si solo los venden 5 grupos de Supermercados, no habrá competencia.

El otro cuello es en la logistica, la falta de infraestructura, la falta de trenes de cargas, la dependencia del camión y la falta de competencia en costos. A este cuello que encarece producciones, se le puede sumar el de la Energía, que mientras en la región bajan los costos, acá solo se atina a tarifazos. En este sentido y aún contando la Energías Renovables, no importa tampoco cuántos más produzcan energía, si los que la distribuyen y llevan a los usuarios son monopólicos y no tienen competencia, la energía seguirá siendo cara

Y el último cuello de botella de los importantes, es el de Productos Tecnológicos y Bienes Durables, incluidos Autos, en este caso depende del porcentaje de autopartes que se importen, pero si solo se ensamblan acá los productos importados para crear una industria ficticia, con nuestra tasa impositiva y costos laborales y logísticos, solo hace que esos productos y bienes cuesten el doble o el triple que en el mundo y que suban con la inflación (de alimentos)

Como ven la economía productiva y eso que no analizamos, minería,  el agro, el campo y sus posibilidades, las economías regionales, los textiles, las manufacturas y las pymes, es por demás compleja y distorsionada. 

La economía financiera en cambio, si bien mete miedo como describí al comienzo, es para bien o para mal, más clara y previsible.

Y ese es el problema.

Todo lo que debería cambiar en la economía productiva, depende en buena parte de la financiera y la financiera, lamentablemente está atada a lo político (los políticos).

En el último medio siglo o algo más, hubo cuatro crisis terminales en la Argentina, que dieron como resultado mega devaluaciones y en casos, pérdida de la moneda nacional. De las cuatro crisis el causante principal fue el Déficit Fiscal, en dos de ellas que se cubrió con Emisión Monetaria (Rodrigazo e Hiper) y en la otras dos con Endeudamiento Externo (Martinez de Hoz y Cavallo). Esta quinta crisis que comenzó con la perdida del superavit fiscal al poco tiempo de asumir CFK, que se profundizó en 2011 con el Cepo al Dólar y la fuga de divisas y que Cristina evitó le estalle en su gobierno, quemando las naves en 2015 (con LEBAC y Dólar Futuro) ella cubrió el déficit con alta emisión y endeudamiento interno y Macri también evitó el estallido, pero cambiando el cepo al dólar por un cepo al peso con la tasa de interés (LEBAC) y con Endeudamiento Externo en dólares y ahora también en pesos.

Macri no apeló a la histórica solución peronista de asumir, levantar el cepo y corregir el real retraso cambiario con una megadevaluación que licuara el déficit en pesos y bajara los costos internos. Pero da la sensación que tampoco esperaba semejante nivel inflacionario, que le volviera  a retrasar la devaluación (corta) que hizo. 

Esta quinta crisis lleva aplicadas las dos variantes históricas para cubrir el Déficit Fiscal: Emisión (CFK) y Endeudamiento (Macri). Por eso la pregunta sería ¿si no se solucionó en este último tramo con endeudamiento el déficit, solo se postergó su final?

En 2017 apenas terminen las elecciones, se habrán sumado tres años contando desde el año electoral 2015, que por cuestiones políticas o electorales no se fue por bajar el gasto del Estado y no se achicó el déficit al contrario, aumentó. Y se habrán sumado también tres años, de los cuales dos en un alto nivel y este en un nivel menor, se habrán inyectado pesos para incentivar el consumo. ¿2018 será el año del quiebre de la crisis o del despegue?

No tengo la respuesta como seguramente nadie la tiene.

El gobierno cambió poco lo económico financiero con respecto al Kirchnerismo, lo productivo y la inversión sigue atado a lo financiero y hoy es inocultable, que si no hay más inversiones, es porque el gobierno no quiere.

¿Si un inversor extranjero puede venir con sus dólares, cambiar por pesos, ganar una tasa del 27,  en un año recuperar sus dólares y salir del mercado, para qué va a invertir en algo comercial o productivo, que carga 41 puntos de impuestos, costos laborales y energía que va a subir por lo proyectado los próximos cuatro años?

Lo mismo vale para un inversor nacional, que de paso conoce más de nuestras crisis y tiene más gimnasia para sobrellevarlas.

Y justamente en los nacionales, inversores, ahorristas y hasta consumidores, es donde va a estar gran parte del éxito o del fracaso en resolver la crisis. (que no terminó)

Hay mucha hipocresía entre nosotros. 

Los salarios medio altos y altos se revela cada mes, que siguen con la misma pasión y hasta más que con CFK, comprando dólares para atesorar. La venta minorista de dólares le indica al BCRA que todos los meses los ahorristas de ese sector, se llevan más de 1000 millones. La balanza turística por su parte está cerca de 8000 millones de dólares abajo, o sea los argentinos que salen del país, gastan esa suma por encima de lo que gastan los extranjeros que entran al país (pocos hoy por el cambio)

No es dificil deducir, aunque puede haber algún simpatizante K de altos ingresos, que la gran mayoría de ese sector que se lleva los 1000 millones de ahorro al mes y que gasta en el exterior, fueron votantes de PRO sobre todo y en casos de Cambiemos.

La pregunta es entonces ¿No querían salvar la República? 

Sin una economía sustentable y aunque sea con mínimo crecimiento y alguna distribución de ese crecimiento, no hay gobierno que se sostenga.

Macri cree que debe seguir subordinando el gasto y la economía a la política, porque por más plan brillante que tenga (no creo que tenga uno brillante) si no gana las próximas elecciones, no podrá aplicarlo. Es evidente que el peronismo, cuestionado, disgregado y sin liderazgos de peso, si le gana en 2017, va a tratar de mostrar que Macri es un desastre, para que tengamos dos años terribles y ganar en 2019. Pero lo cierto es que aún no ganando el peronismo podría hacer eso e incluso hoy, ya que Macri no tiene mayoría en ninguna cámara.

Creo que el pretexto del gobierno es poner como prioridad la politica, pero la realidad no indica eso.

Como el pretexto de quienes votaron al gobierno, fue Salvar la República, pero a la hora de los ahorros y los viajes, les importa poco la república y priorizan sus intereses.

El Gobierno para mostrar "los brotes verdes" y crear un escenario optimista, en el site del Ministerio de Hacienda puso un Contador de Anuncios de Inversiones.

Anuncios, que como pasa con quienes votaron "Salvar la República" pueden quedar en anuncios empresarios, no importa cuánto sume ese contador, si el gobierno no resuelve las variables.

Argentina en lo económico, se ha convertido en un paraíso para los inversores financieros y en un infierno para los productores, empresarios y comerciantes que buscan invertir.

Lo que no ven muchos, es que si no se puede evitar un quiebre de la crisis, que está lejos de terminar, va a ser infierno para todos.

Sobre todo para los pobres, que están muy lejos de ser cero.







Etiquetas:   Economía   ·   Dólar   ·   Endeudamiento

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18861 publicaciones
4746 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora