Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Coronavirus   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Tecnología



La política importa


Inicio > Política Nacional
10/08/2011

1219 Visitas



La política importa


*Jorge Navarrete Bustamante.

La política importa mucho, mucho… Por ello debe recuperar el prestigio del cambio verdadero… la credibilidad de moldear, enrielar y de transformar el futuro hacia mejores estadios de desarrollo… la confianza perdida de los políticos en la palabra empeñada.

La política, guste o no, es lo que son los políticos en cada tiempo y lugar. Y hoy no pasan por su mejor momento en Chile ni en muchas partes del mundo. No pocos aspiran a ejercer el gobierno para beneficio propio o de su círculo más cercano; otros son honestos pero incompetentes.

Por qué no decirlo, desde los tiempos de la antigua Atenas -a lo menos- se ha percibido conductas constreñidas con el genuino “Arte de Gobernar”.

Pero reconozcamos también que desde “la noche de los tiempos” hay expresiones de “buen Gobierno” que le han reportado progreso y desarrollo a la humanidad entera, que la historia resalta y cuyos monumentos en plazas y avenidas en todo el mundo constituyen una notificación concreta para emular por las nuevas generaciones.

Es que la política rige, regula y determina – a través de leyes- gran parte de nuestras vida desde antes de nacer hasta después de nuestra partida final. Quizás por ignorancia a veces se dice “a mí la política no me da de comer”

¡Craso error!

A veces con cierto dejo de interés por alcanzar un objetivo electoral se reniega de la Política; incluso hubo gobiernos que han intentado gobernar sin políticos; pero les dura poco. Recordemos al presidente Jorge Alessandri Rodriguez que su “gobierno de gerentes” duro sólo año y medio.

Es decir, no existe gobierno duradero en la historia de la humanidad que haya gobernado sin políticos, incidiendo ello -según sea el caso- para bien o para mal, en el destino de sus gobernados.

Por ello en política no se debe improvisar en base a slogan pues “al final del día” son incoherentes con la realidad e inconsistentes con su magno propósito.

El fin de la política no es el poder –este no es más que un medio-, el fin de la política es el Bien común.

Gobernar, es entonces, tomar decisiones. Los gobernantes deben elegir entre diferentes opciones. Según sean las decisiones se incrementará su legitimidad y apoyo o crecerá el malestar ciudadano. De allí que preguntarse sobre quiénes inciden en el Gobierno para tomar decisiones es importante.

“Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir”, dicen los españoles indignados.

Es que la gobernabilidad y la convivencia de una nación se afianzan con efectiva democracia participativa, con genuino diálogo social; en fin, con líderes políticos que desde el Estado democrático, son capaces de construir consensos, de establecer mecanismos de negociación y decisión para formular políticas de Estado en pro de las demandas, y anhelos de sus ciudadanas y ciudadanos.

Por ello, importa la política, y saber explicarla, comunicarla y, sobre todo, ejercerla con coherencia ética, es sencillamente fundamental.

Por ello la política importa, porque es la más eficaz práctica que nos permite superar nuestros miedos, la intolerancia, la desigualdad.

MBA. Universidad de Talca.



Etiquetas:   Ejercicio del Poder

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Carlos Cárdenas Olivares, Medicina El mejor gobierno inventado hasta la fecha, sin ninguna duda, es LA DEMOCRACIA y su procidentalismo real son los partidos políticos, cuyos representantes democráticamente elegidos por el pueblo deben debatir en las Cámaras respectivas para resolver los problemas sociopolíticos de los gobernados. El problema surge cuando esos representantes comienzan a perder LEGITIMIDAD, por atenerse a intereses personales, de partido o de grupos económicos y de otro tipo.PRIMERA IDEA: EL VALOR INMENSO DE LA DEMOCRACIA.

Dado el sistema binominal y otras cosillas de la Constitución de la dictadura,y dado los tiempos de mayor apertura para poder opinar lo que creemos sin miedo, ya no se sostiene la HIPOCRESIA DE LA REPRESENTACION POLITICA DEMOCRATICA EN CHILE. Si más del 50% de los ciudadanos no quieren saber nada de los partido políticos, eso implica FALTA DE LEGITIMIDAD, y eso es gravísimo para convivir pacíficamente y en forma constructiva. SEGUNDA IDEA: LOS TIEMPOS ESTAN MADUROS PARA CONCEBIR UN NUEVO SISTEMA DE ELECCION DE NUESTROS REPRESENTANTES POLITICOS. No hacer esto es retrasar el estadillo social que todo buen historiador sabe.

UNA ULTIMA IDEA: YA SON MUCHOS LOS QUE SABEMOS QUE NUESTROS GOBIERNOS TIENEN POCO MARGEN DE ACCION ANTE LAS PRESIONES DE LOS GRANDES GRUPOS ECONOMICOS Y TRANSNACIONALES QUE REALMENTE NOS GOBIERNAN. Esta situación es insoportable, y es fuente de futuros enfrentamientos a nivel mundial entre gobernados de clase media y baja y sus gobernantes que se dejan querer y coimear por el Gran Hermano.

Muy buena columna.



Carla Angélica Betanzo Rivera, Veterinaria Que buen tema Jorge.
Es interesante cómo este tema de sentirse de cierta forma defraudado y escéptico de la clase política se puede ver no sólo en puntos locales como con los estudiantes en Chile, sino también de una forma global al tomar ejemplos como los jóvenes en España, lo que está sucediendo actualmente en Inglaterra o incluso lo ocurrido en Egipto en el semestre pasado: es la gente, quienes viven esas políticas que hacen "los de arriba", que quiere demostrar que hay cosas que no están funcionando bien, o no para todos, y alza la voz (de una u otra manera) pidiendo cambios en las políticas para hacer países mejores donde las inequidades (sociales, monetarias, raciales, políticas, de género) no condicionen la forma de vida de manera negativa para nadie.
Un "pero" que veo, es que estas instancias de "diálogo" deberían darse de otra forma, sobre todo en estados democráticos como Chile, tanto en el derecho y deber de sufragio, como en el momento de hacer políticas, en que debería primar más el bien general que la próxima encuesta de aprobación. De hecho, las políticas deberían estar hechas de tal forma que sean capaces de percibir el problema en todas sus dimensione, y que los afectados participen en el proceso, siendo escuchados, recibiendo su realidad y escuchando sus opiniones, antes de que sean ellos mismos quienes tengan que reclamar. Creo que es deber de quienes tienen la capacidad de influir en el qué hacer político quienes deben adelantarse y estar alerta a combatir potenciales problemas antes de que los problemas lleguen a ellos.





Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20449 publicaciones
5097 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora