Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Contaminación   ·   Cambio Climático   ·   Cultura   ·   Economía



Una marcha, una discusión y una desilusión


Inicio > Ciudadanía
13/09/2016


1068 Visitas



Como lo había anunciado el Frente Nacional por la Familia (FNF), la tarde del pasado sábado se realizó a nivel nacional la Marcha en Defensa de la Familia “Tradicional”, donde en el caso de Morelia poco más de 5 mil personas marcharon desde la Calzada Fray Antonio de San Miguel.


Eran las 16:30 horas, a pesar del intenso calor que azotó a la capital michoacana cientos de integrantes llegaron al citado recinto para iniciar su marcha, algunos con letreros que hacía clara alusión a la oposición sobre los matrimonios igualitarios y la defensa de los valores morales.

“No somos religiosos, somos familias preocupadas por que se respete la integridad de los niños” era la respuesta que daba una señora de 40 años, quien respondía al a interrogante que le hacía un grupo de jóvenes.

Curioso esto, porque este argumento contrastaba con algunas personas que comenzaban a leer algunos versos de la biblia y otros que preparaban parte de las consignas que iban a gritar como “Familia unida, jamás será vencida”.

Poco a poco la calzada se comenzó a abarrotar de gente, es difícil identificar algún segmento de la población ya que era muy variada, incluso había uno que otro académico destacado, quienes a ojos de algunos alumnos se sorprendían de saber su presencia en el evento y más la postura radical.

En punto de las 17:00 horas, la marcha arrancó y con todo y un dron que seguía la marcha, las personas a favor de la “familia tradicional” desfilaron por la avenida Madero, ante los ojos de transeúntes y comerciantes que interrogaban sobre el origen de la marcha ¿Es una marcha de sacerdotes? Me preguntó una vendedora de lentes.

Con cansancio e incluso algunos con síntomas de deshidratación se detenían para beber agua y descansar para continuar su marcha hacia el Palacio Legislativo, donde harían un mitin para exigir que se revolcaran los matrimonios igualitarios en Michoacán y no permitir las adopciones homoparentales.

En contraste, el activista y bloguera Daniel Zepeda se encontraba cercano a la marcha con una bandera de la comunidad LGBTTIQ externando su oposición hacia la postura radical de los manifestantes, quienes al percatarse de su presencia no dudaron en abaratarse para atacarlo.

“¿Usted que sabe? Estamos defendiendo que los niños no crezcan en un ambiente lleno de degenerados, si Dios hubiera querido que los hombres o las mujeres se casaran entre ellos mismos pudieran tener hijos” fue el argumento que una señora de la tercera edad externó a Daniel.

“Es sorprendente que en pleno siglo 21 las personas estén marchando para exigir que se quiten derechos a las personas, me siento como en la época medieval” contestó el joven.

Los compañeros reporteros, fuimos testigos de esta acalorada discusión que se prolongó alrededor de veinte minutos, en los que no se oía otra cosa más que el nombre de Dios y la iglesia, es una marcha que se supone era de origen laico.

“Usted ni es mexicano, que va a saber yo voy a defender a la familia, así me cueste la vida” comentó una manifestante al activista, que por su color de piel pensó que era de origen extranjero.

La discusión llegó a un punto tal que una manifestante de forma enérgica se abarrotó  sobre la reportera de Grupo Marmor ,Marilí Meza, quien estaba realizando su trabajo y quien fue amenazada por la señora bajo el argumento “ A mi no me estés grabando o te parto tu madre” por lo que la reportera y todos los presentes comenzamos a discutir en defensa de ella.

Tras una breve trifulca y bastante enojo, uno de los jóvenes cuya edad podría rondar entre los 25 años afirmaba que los movimientos en defensa de los derechos de la comunidad LGBTTIQ era financiados por personas que tenían intereses políticos y bajo supuestos argumentos médicos sabe señalar que de 1997, aseguraba que la homosexualidad era una enfermedad, así una sola teoría de un médico.

“No estamos en contra de las personas homosexuales, pero no podemos permitir que perviertan figuras como el matrimonio, todos hemos crecido en familias con mamá y papá, no con padres del mismo sexo, eso no es correcto”

Posterior a ello, más civil se animaron a reclamar a los marchantes su presencia en el Centro Histórico de Morelia “¿Por qué no marchan para que el gobierno deje de hacer sus chingaderas?” gritó un señor acompañado de sus hijos, quien molesto no podía entender la razón de la marcha.

“¿Entonces las madres solteras somos pecadoras?” exaltó una joven madre con su hijo

A las 18:30 horas, culminó la marcha bajo la promesa de acudir el próximo fin de semana a la Ciudad de México para realizar una marcha masiva, afirmando organizadores que el transporte estaba asegurado y gratuito para acudir, mientras que algunos marchantes exaltados y enojados comentaron.

“Eran una macha a favor de la familia, que terminó convirtiéndose en personas que externaron su odio a los gays, no era esa la intención; yo me voy”. 



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Movimientos Sociales   ·   Derechos Humanos   ·   Cultura   ·   Iglesia Católica   ·   México

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18162 publicaciones
4628 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora