a) Responsabilidad política, b) Federalismo de conveniencia, c) Municipios incumplidos y d) ¡Así no se puede!

 

. La teoría clásica sobre la democracia dicta que se eligen a las autoridades para que representen nuestros intereses en los diversos órganos de toma de decisiones políticas, ya sea el poder legislativo o el ejecutivo en sus tres ámbitos de gobierno: local, estatal y federal. Es decir, cedemos parte de nuestro poder de decisión hacia ellos, nuestros representantes. Hace mucho que se dejó (el sentido romántico) de tomar esta decisión con base en la capacidad o merecimiento de los candidatos, pero al final, hayamos votado por ellos o no, los diputados, senadores, presidentes municipales, gobernadores y el Presidente de la República que ganaron una elección, son la instancia representativa de nuestro sociedad y, por ello, recae sobre sus hombros la responsabilidad (moral y legal) de trabajar en beneficio de la comunidad a la que representan.

b) Federalismo de conveniencia. México adoptó  en su Constitución un sistema federal en el cual existen Estados libres y soberanos pero unidos en una Federación que da cohesión a todo el país. Cada Entidad Federativa tiene atribuciones propias y, como tal, obligaciones que cumplir con sus propios habitantes; pero, también, el Gobierno Federal tiene atribuciones para generar condiciones de bienestar en la sociedad, es decir, debe existir una mutua colaboración en la búsqueda del bien social. Grosso modo así podría entenderse el federalismo; sin embargo, y para variar, en nuestro país pasan cosas sui generis.

Como parte de ese pacto una parte del Presupuesto de Egresos de la Federación es destinado a participaciones y suministraciones estatales mediante el llamado Ramo 33, compuesto de diversos fondos; esto es, parte del dinero que se recauda por el Gobierno Federal va hacia los Estados y sus municipios. Uno de esos fondos es el llamado SUBSEMUN (Subsidio para la Seguridad Pública Municipal) el cual va directo a las arcas municipales. Hasta hace tres años, los municipios no informaban, y menos explicaban, el uso que le daban a dichos recursos. Ahora las cosas son distintas. Se deben cumplir con reglas de operación precisas: destinar los recursos para implementar el Sistema Integral de Desarrollo Policial, entregar al Secretariado reportes y documentación que acredite, tanto el uso de los recursos en los rubros para los que fueron etiquetados como el grado de avance en los mismos y capacitar a sus fuerzas policiacas, por tan sólo mencionar algunas obligaciones.

c) Municipios incumplidos. Pese a las obligaciones señaladas, solamente el 22% de los gobiernos municipales cumplieron, por lo que la Secretaría Ejecutiva del Sistema Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública suspendió el pago de los recursos del SUBSEMUN a los incumplidos.

Más tardaron los medios en publicar la noticia que los presidentes municipales en reclamar la suspensión de la suministración del recurso. Reprocharon enérgicamente al Gobierno Federal y hasta el presidente del PRI, Humberto Moreira, condicionó la aprobación de diversas reformas en el Congreso de la Unión a cambió de que se otorgara el dinero a los municipios. Simplemente insólito: reclaman un 5 en la boleta de calificaciones cuando en todo el semestre no hicieron la tarea.

d) ¡Así no se puede! Para colmo, los Estados y Municipios tienen nula capacidad de recaudación, gran parte de sus recursos dependen de las suministraciones federales y su deuda anda por las nubes. Seguimos padeciendo un paternalismo heredado por los gobiernos del PRI y aún no hemos podido desprendernos de él.

Es irresponsable eludir la obligación de cumplirles a los ciudadanos. Mientras los gobiernos estatales y municipales no asuman su propia responsabilidad, tanto en el tema de seguridad como en el hacendario, no se podrá construir un mejor país. Vivimos un federalismo de conveniencia y así no se puede. 

Irvin Cervantes.

@irvincervantes

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales