El Cambio y el Conflicto Estudiantil en Chile

Imagina por un instante que vas caminando cuesta arriba por un cerro y sientes que tienes una piedra en cada zapato que con cada paso te molesta.

 

.

Paras y te sacas y sacudes solo uno de ellos. Sin embargo la molestia no es tan grande en el otro pie, así es que decides continuar, aunque con cada paso la molestia crece poco a poco.

Entonces llega el momento en que comienza a realmente doler y sientes que te hiere la planta del pie, paras y te sacas el zapato y decides ponerle una plantilla nueva, pero no das vuelta el zapato, y así te lo pones de nuevo. Ahora molesta menos, y lo suficiente como para seguir caminando, así es que continúas.

Al rato sientes algo extraño en el pie, así es que nuevamente paras, te sientas y te sacas el zapato, sólo para darte cuenta que la piedra ha comenzado a romper la suela y la piedra cae por el hoyo que se hizo.

“Excelente”, piensas. “Ahora podré seguir caminando”.

Unos metros más adelante, el roce ha roto la plantilla, y ahora la herida del pie toca el suelo por el  hoyo;  el zapato en realidad no está cumpliendo ya su cometido.

¿Qué hacer? ¿Caminar solo con un zapato? ¿Te sacas ambos? ¿o buscas herramientas para reconfigurarlos y crear algo nuevo que sea útil para ambos pies?

El caso puede parecer extremo, pero así es como ocurre en los procesos de cambio sociales. Si no se le hace caso a los síntomas tempranos de molestia es probable que sigan creciendo y creciendo.

Así es como está Chile en estos momentos con respecto al conflicto estudiantil, y la pregunta fundamental ¿Cómo hacemos los ajustes hacia adelante? Nadie la está buscando responder.

Básicamente porque quienes creen en la piedra y su bondad maravillosa le echan la culpa del hoyo al zapato por la mala calidad de la fabricación, mientras que los que creen en la firmeza del zapato le cargan la responsabilidad a la piedra. Ambos sin notar que lo importante es que tenemos la planta del pie herida y nos costará mucho seguir caminando sin el zapato que ahora está roto.

Entonces me pregunto yo, ¿dónde está nuestra capacidad de ver los hechos sin el juicio de nuestra creencias e ideologías?

Y los medios de comunicación masiva no nos ayudan, a ellos les gusta el drama y la confrontación, entonces quieren que escuchemos a quienes creen en el zapato y quienes creen en la piedra, cuando en realidad lo que necesitamos es gente que se concentre en cómo ajustar el zapato roto para que podamos seguir caminando.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales