Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Sociedad   ·   Emigración   ·   Utopias   ·   Política   ·   Moralidad



Las crisis como reto y oportunidad. parte I causas y efectos


Inicio > Política Internacional
08/08/2011

1847 Visitas



Confesiones.


 

Las crisis como reto y oportunidad.

Parte I causas y efectos.

 

Esta semana la dedicaremos al análisis de los efectos que las crisis financieras en Europa y Norteamérica van a causar irremediablemente en nuestro país, particularmente en el estado de Quintana Roo, fundamentalmente en el sector turístico y de cómo estos escenarios, por obligación implicaran un esfuerzo conjunto del sector empresarial y gubernamental, en sus tres niveles, para establecer un programa emergente de soluciones que contrarresten estos fenómenos.

Por la amplitud de ambos temas, dividiremos las reflexiones correspondientes en tres entregas empezando por esta, en la que abordaremos como antecedente el resultado de las últimas gestiones oficiales tanto en los Estados Unidos como en Europa, para comprender su influencia en nuestro país.

El acuerdo entre el ejecutivo y legislativo estadounidense, logrado a última hora, de manera dramática a unas horas de que el gobierno de esa nación tuviera que enfrentar una moratoria de pagos, que por sí misma hubiera significado una catástrofe financiera, no solo en ese país sino en el mundo entero, tendrá que considerarse únicamente como una solución temporal como insuficiente.

La economía norteamericana queda en un amplio estado de fragilidad, toda vez que las medidas implementadas no corresponden a una solución integral, la disposición impulsada por el presidente Barack Obama, sobre endeuda al gobierno en dos billones cien mil millones de dólares más.

Esta circunstancia pone sobre la mesa el riesgo latente de una nueva recesión, sobre todo por la reducción del gasto del consumidor  y el aumento de la tasa de desempleo, que en este momento ya rebasa el nueve por ciento, rubro con una clara tendencia a aumentar, sin que se plantearan acciones especificas para la reactivación económica.

Ante este panorama, tanto las empresas como el ciudadano promedio tenderán al ahorro, ante el riesgo del detrimento de futuras inversiones y la inestabilidad propiciada por la incertidumbre.

En los Estados Unidos, se impone un sentimiento de inseguridad, mas aun porque los recortes al gasto oficial contraerán todavía más la economía y eso es un freno infranqueable para una eventual recuperación.

Los efectos evidentemente trascienden las fronteras de la principal economía global, porque el acuerdo para el aumento del techo del endeudamiento no representa una garantía para los mercados, como se observa en la reacción inmediata de las principales bolsas de valores del mundo, que aun con el anuncio de la resolución se desplomaron de inmediato en promedio en un dos y medio por ciento, salvo la inglesa, que perdió menos un punto porcentual, gracias su escasa dependencia de la relación bilateral con los Estados Unidos, situación que se agravo aun más hacia el fin de la semana, el llamado jueves negro, día en que el promedio de las perdidas alcanzo el cuatro por ciento y hasta un cinco en el caso particular de Brasil.

Los principales analistas financieros coinciden en apuntar, que como prevención ante la eminente recesión, el presidente Obama se verá obligado a plantear un aumento impositivo que de acuerdo a las reglas actuales perjudicara principalmente a las clases medias, en tanto no se reestructure el escenario fiscal de ese país, en donde los grandes capitales son los que menos pagan impuestos.

En tanto los líderes de la eurozona, han aprobado ya un nuevo paquete de rescate de la economía griega, sin embargo la lentitud de su determinación propago el nerviosismo más allá del problema original, que ya había causado contagios en Portugal e Irlanda, pero sobre todo que pone en riesgo latente a las economías española e italiana.

Como es natural la economía mexicana, ha comenzado a resentir estos efectos, no solo por el fenómeno global, sino porque nuestra dependencia del desempeño económico norteamericano es gigantesca.

Ahora bien, aun y cuando ya lo hemos mencionado en ocasiones anteriores, para Quintana Roo, la influencia de estos acontecimientos produce un desbalance muy grande en la perspectiva que se había pronosticado en materia de ocupación hotelera, pensando en la siguiente temporada importante es decir la de invierno, presagio alentado por la recuperación que se había venido experimentado recientemente, después de dos años de grandes esfuerzos para alcanzar niveles promedio entre el setenta y el ochenta por ciento de ocupación, después de la dramática caída propiciada por la combinación de la anterior debacle monetaria mundial y el pésimo manejo del gobierno federal en la emergencia sanitaria.

Como resultado de la situación en Estados Unidos y Europa, se puede considerar desde ahora una mayúscula disminución de visitantes de esas regiones a nuestros destinos turísticos, en lo subsecuente y al menos hasta que exista una suerte de estabilización de sus mercados, que como ya explicamos no es una circunstancia que vaya a suceder en el corto plazo, toda vez que las medidas tomadas en ambas regiones, no plantean la posibilidad de una mejoría inmediata.

Por prudencia y temor, norteamericanos y europeos reprimirán el gasto en vacaciones, porque de hoy en adelante su prioridad se enfoca al ahorro, más aun cuando los más prestigiados analistas y especialistas expertos en el tema de sus respectivos países los conminan y aconsejan a ello.

Lamentablemente el mayor porcentaje de turistas que recibimos proviene de esos lugares, estadounidenses y europeos, proporcion que se reducirá considerablemente.

Una vez que hemos analizado estos antecedentes y por consecuencia vislumbrado sus efectos, corresponde ahora el planteamiento del establecimiento de medidas que se orienten a reducir el daño que esto va a causar en la industria turística de Quintana Roo, con lo que eso significa para todo el espectro estatal, dada la dependencia económica de todas las demás actividades productivas con este rubro, que es el que sostiene la economía local.

El momento de tratar de anticipar, de innovar y apostar por otras herramientas, la búsqueda de nuevos mercados, de comparar también, lo que otros países han hecho al respecto exitosamente, para encontrar al menos estrategias que otorguen márgenes de maniobra.

Una reflexión que pretende poner sobre la mesa alternativas tangibles para la búsqueda de nichos de mercado, la exploración de la posibilidad de tener otro tipo de clientes, que no solo signifique un auxilio en la emergencia, sino la apertura de otras vías de negocio.

Sobre eso abundaremos en la siguiente entrega de esta serie, pensando que esta desafortunada situación puede implicar la oportunidad para ser y lograr ser menos dependientes de mercados específicos, que como sucede ahora, si se perturban, nos afectan también a nosotros.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora