Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Neurociencias   ·   Psiquiatría   ·   Psicología   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Crónica   ·   Salud


Cuestión de educación


Inicio > Cultura
09/06/2016


760 Visitas



En el mundo en general y en este país en particular, tenemos una base de educación que brilla por su ausencia.


Desde pequeños no nos enseñan realmente a hablar, y en muchos casos se nota a la hora de exponer nuestras ideas, no sabemos hacerlo y lo peor es que no parece que queramos remediarlo. Ni siquiera en el panorama político, que se supone que deben saber mostrar sus ideas, dan ejemplo de ello. Pero al fin y al cabo ellos son colocados ahí por nosotros y no son una raza aparte, nacen de la misma tierra que nosotros, con lo cual son un reflejo publico de lo que somos, tanto en las duras, como en las maduras.

Volviendo al tema principal, la capacidad para debatir en este país es pésima, no existe, porque cuando uno discrepa del otro, éste se lo toma por lo personal. Oiga, que yo piense distinto a usted no significa que le esté agrediendo, solo que tengo otras ideas. Además, personalmente, me parece más divertido discrepar que estar de acuerdo, eso, en mi opinión, enriquece el debate.

Todo este problema se soluciona con una simple palabra, TOLERANCIA, esa palabra que muchos creen que es de blandengues, que no le dan la importancia que tiene y en realidad no hay virtud más valiente. Alejandro Rossi, un escritor mexicano, describió lo que es la tolerancia de la mejor forma: “No hay que confundir un error intelectual con un error moral”. Es decir, Yo puedo ser del PP y usted del PSOE, o viceversa, pero no por ello yo soy un sinvergüenza, solo pienso distinto. Pero históricamente este ha sido el problema de nuestro país, “Si tu no piensas como yo, te parto el garrote en la cabeza”.

En Inglaterra, al igual que en otros países del norte de Europa, te enseñan a exponer tus ideas usando la verbalización como arma o instrumento, en España no. La pobreza del debate intelectual en España es desoladora.

Pero también hay que decir, que aunque nosotros no hemos puesto de nuestra parte, tampoco lo hemos tenido fácil.

La historia moderna de esos países es una historia ininterrumpida de más de doscientos años de democracia durante los cuales los hábitos democráticos arraigaron en su mentalidad. Mientras que nuestra historia ha pasado por dictaduras, guerras civiles, golpes de estado y pseudodemocracia salpicadas de paréntesis democráticos.

La actual democracia es la más larga de nuestra historia pero es imposible hacer en 40 años lo que otros han hecho en dos siglos, extirpando el dogmatismo, intolerancia y la barbarie ancestral de la cultura.

Nos han vendido peligrosas ideas sobre la democracia. Hace poco se puso de moda decir, por ejemplo: “La democracia es votar”, como si en las dictaduras no se votase, durante el franquismo hubo ocho elecciones y tres referéndums. Claro está, sin el pertinente sufragio universal.

“No hay democracia sin votos, pero no bastan los votos para que exista una democracia”.

En definitiva, creo que todo es base de una mala educación histórica bien extendida en nuestra sociedad. Como dijo J. Cercas: “El ultimo instrumento de debate en este país es el garrote, a ser posible Vil, a fin de cuentas, este fue el país de La Inquisición”.



Etiquetas:   Educación   ·   Política   ·   Tolerancia   ·   Cultura   ·   Debate
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15182 publicaciones
4006 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora