Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   China   ·   Filosofía   ·   Teléfonos Móviles   ·   Redes Sociales   ·   Adicciones   ·   Tecnología   ·   España   ·   Madrid   ·   Huawei   ·   Mauricio Macri



La verdad de la Empanada


Inicio > Economía
01/06/2016


1329 Visitas



A poco de cumplir seis meses de gestión y de llegar al semestre prometido, el Modelo Macri parece más concentrado en lograr sincerar, equilibrar, quitarle trabas e impedimentos y darle dinamismo al Modelo K, que en implementar un modelo distinto o propio. 






Sin establecer  juicio de valor sobre cada ítem, podemos enumerar una serie de factores que hicieron a la base del Modelo K:

Asistencia a sectores pobres y vulnerables, actualización jubilatoria e inclusión de personas sin aportes, subsidios a energía y servicios, bajas retenciones y nula fiscalización a la extracción minera, altas retenciones al agro e impedimentos a la exportación vacuna, dólar anclado y retrasado con respecto a la inflación y al nivel cambiario de países socios y competidores, financiación con endeudamiento interno, alta inflación que aumentaba su recaudación pero hacía perder competitividad al sector privado, concentración productiva y comercial, fijación de precios en acuerdos con corporaciones y no con pymes,  fuga de divisas aún con cepo, alta emisión de moneda, alta tasa de interés, crédito con alta tasa a la producción y pymes, alta carga impositiva y tributaria sin actualización de mínimos imponible ni escalas,  y el BCRA endeudado permanentemente para cubrir al Tesoro.

Tan solo analizando la evolución de las variables que hacen a cada uno de los ítems, no hace falta ser economista para advertir que el modelo era insostenible en el tiempo.

Ahora ¿qué cambió  Macri de este modelo heredado?

Lo primero evidente fue el levantamiento del cepo y la unificación cambiaria. La devaluación controlada (con intervenciones del Central) lejos de ser la "megadevaluación" de la que lo acusó el Kirchnerismo a Macri, comenzó casi como un promedio entre el dólar oficial, el ahorro y el contado con liqui de Cristina y bastante abajo del blue, con el que se hacían las operaciones informales y se volcaba el ahorro de sectores no registrados.

La supuesta megadevaluación de Macri, fue en realidad mega expectativa de que iba a devaluar 

El Kirchnerismo en su campaña decía "con Macri el dólar se va a 20", pero no solo ellos creían eso y esto es fácil comprobarlo dolarizando cualquier producto de una multinacional a $9,60 en octubre- noviembre, y traerlo a la actualidad.  Los formadores de precios también esperaban una corrección de máxima en esos valores. Cuando Prat Gay dijo que la corrección del tipo de cambio no debería aumentar los precios, porque todos ya estaban calculando su formación con un dólar de 14 o 15, tenía razón. Lo que no se esperó Prat Gay ni el gobierno fue que las corporaciones, en la transición iban a marcar sus precios con un colchón por arriba de ese dólar. Pero lo que menos imaginaron es que con semejante aumento en los productos y con salarios que todavía no habían recibido incrementos de paritarias,  el consumo se iba a sostener, pese a la caída. Digo pese  a la caída, porque era de esperar que un aumento entre el 40 y 80 por ciento en alimentos (desde noviembre a marzo,  según cual producto), debía haber frenado mucho más el consumo y hacer ver a los formadores de precios que se habían excedido. El consumo se frenó, pero no en  un porcentaje que obligue a rever sus precios a los formadores (caída de 2 al 4 por ciento en alimentos, de diciembre a abril) y por eso, no solo tenemos este nivel de precios relativos, sino que prácticamente se comió la competitividad lograda con la devaluación.

Hoy un dólar que después de haber tocado los 16 pesos vuelve a flotar entre 13,80 y  algo más de 14 pesos, dado la importancia de alimentos y canasta básica en los gastos de la sociedad, parece más retrasado que el de 9,60 de Cristina con los precios de antes de noviembre. Si la gente común tiene esta sensación (de que el dólar está barato frente a los productos y servicios) con más razón tienen esa certeza, quienes cuentan con  capacidad económica para invertir y ni hablar los inversores internacionales, que ven nuestro nivel cambiario y de precios relativos, desde afuera del mercado local.

Esta es sin duda una de las explicaciones a por qué no hubo "lluvia de dólares" de inversión. Pero no es la única y al final de esta nota vamos a poner a debate una causa, que es respuesta a casi todos los interrogantes que vamos plantear.

La otra diferencia que se identifica con facilidad entre el anterior modelo y la gestión Macri, es el pago de Deuda a Holdouts y Buitre.

En este punto durante la campaña presidencial, coincidimos muchos analistas políticos con Técnicos Económicos al pensar que como  Macri proponía un cambio de shock en cuanto al Cepo Cambiario y el sinceramiento a diferencia de Scioli no iba a necesitar resolver rápidamente el default, ya que los dólares le iban a ingresar de todos modos, primero por la correción del cambio y luego por las dificultades (que hoy se exponen para el blanqueo) de tener dinero no declarado en el exterior. En principio era así y paradojicamente Scioli que representaba el "Patria o Buitre" del Kirchnerismo, estaba obligado a  arreglar en poco tiempo ya que su propuesta de gradualismo cambiario, sino tenía crédito externo lo dejaría sin reservas, aún con cepo.

Macri levantó el cepo corrigió tímidamente el cambio, puso una tasa de interés monumental que le evitó corridas al dólar, pero los dólares no entraron y debió negociar la deuda para tener acceso a crédito externo y toma de deuda en bonos. Indudablemente el mercado inversor en varios aspectos no tuvo confianza de traer dólares. Uno evidente es que luego de 12 años de modelo K  no era fácil confiar que solo abriendo un cepo y subiendo la tasa todo iba a cambiar mágicamente. Pero el otro fue en si mismo, el valor del cambio que se esperaba (el retraso era mayor y los formadores de precios lo advirtieron).

Por eso la pregunta lógica, más allá de lo que siempre significa una gran devaluación en el mercado interno es ¿que le impidió a Macri hacer una corrección más cercana al atraso cambiario que se calculaba? (contando la suba de precios de la transición, a un valor por arriba de 16 pesos seguro)

No estamos en la cabeza de Macri para decirlo, pero algo que aparece solo sin buscar demasiado es el pago del Dólar a Futuro que vendieron Cristina, Vanoli y Kicillof.  Siendo que ellos lo vendieron y a un valor por debajo de su propio dólar ahorro y contado con liqui que se negociaba en ese momento, son responsables (es más, Bonadío los considera culpables), pero con el hecho consumado y viendo que casi todo el entorno de Macri compró Dólar Futuro, también son responsables.

De haber devaluado el retraso real, la emisión para pagar hubiera sido mucho mayor (casi de quebranto para el BCRA, contando su creciente deuda en Lebacs) de haber judicializado desde el Estado (como hicieron integrantes de su frente) y no pagar, sus funcionarios y amigos no hubieran cobrado. Hay quienes dicen que esto hubiera generado desconfianza y afectado la seguridad jurídica e institucional, pero, tratándose de un desfalco como imputa Bonadío, pagando se perpetró el desfalco.

Si seguimos contando diferencias que marcó Macri en su modelo con respecto al Modelo K, sobresale también, la quita y reducción de Retenciones al Agro y la apertura exportadora de carnes y agroindustria. Esto  marcó una actitud distinta con respecto al aparato productivo (los que ingresan dólares comerciales) pero ese compromiso que tomaron los grandes exportadores de liquidar regularmente unos u$s 400 millones, a los largo del verano disminuyó y llegando marzo apenas superaba la mitad de lo comprometido. ¿Si se habían quitado retenciones y aunque no el real retraso, pero se había devaluado, por qué no  vendían todo lo que tenían? Una razón fue que el dólar llegó a pasar los 16 pesos y se esperaba una mayor devaluación (por expectativas). La otra razón fue climática, con inundaciones y dificultades para llegar a concentradoras y puertos. Y  hay una más que explica por qué todas las encerronas económicas del modelo, que al final vamos a responder.

La última diferencia del modelo Macri con respecto al K fue el Ajuste de Tarifas buscando alguna disminución de subsidios a esos servicios.

Esta medida de shock, brutal, extrema y criticada por el entorno opositor sobre todo el kirchnerista, pero también por propios como Pinedo y Cobos que le pidieron a Aranguren "basta de aumentos por este año", se esperaba bajara el volumen de subsidios y con esto el gasto público y el déficit. No hay todavía números oficiales, apenas algunos cálculos de privados y trascendidos de organismos, pero lamentablemente semejante esfuerzo de la sociedad en la actualización de tarifas, no se tradujo en menos gasto. Según los cálculos en 2015 los subsidios a la energía fueron de unos 294.000 millones de pesos y los de 2016 van a pasar los 320.000 millones de pesos. Parece increíble que luego de aumentos desde el 300 al 600 por ciento en luz y gas (incluso algunos en regiones más subsidiadas que llegaron al 2000 por ciento y luego por amparos retrocedieron al 400) no solo no se logró disminuir el monto de subsidios, sino que aumentaron. Es real que esa diferencia está atada también a la tasa de inflación interanual, pero el margen de aumentos fue muy alto, le significa gran esfuerzo a los usuarios y no sirvió al fin que se perseguía.

El tema es que el gobierno y las privatizadas proveedoras de estos servicios, no dan un dato de referencia desde dónde se parte y a dónde se debe llegar. El Ministro de Energía dijo en sus apariciones públicas que el retraso tarifario era superior al 1000 por ciento (de 10 veces habló). Sin embargo el presidente en reiterados discursos repitió que "la década pasada hubo una inflación del 700 por ciento acumulado" Hablar de un 300 por ciento de diferencia entre lo que acusa el Ministro y el Presidente no es menor . Pero ¿cuál es el real retraso o la diferencia de costos en cada caso? 

Así como del retraso cambiario, la herencia fiscal y sobre el dólar futuro, no hubo información clara y concreta, tampoco hay del tema tarifario. Ninguna voz oficial dio un dato certero acerca de cuánto cuesta la medida con la que se calcula el consumo de electricidad domiciliaria, comercial o industrial y tampoco de la medida con la que se calcula  gas. El usuario no conoce cuánto costaba en valores constantes (dólar)  cada una de esas medidas tarifarias para pagar esos servicios antes de ser subsidiados, cuánto costaban con subsidios y cuánto cuestan con esta reducción que practicaron, no hay transparencia al respecto.

Las Tarifas tienen otra seria distorsión, que coincide con las distorsión que sufren los anteriores ítems.

No se sincera que no solo las tarifas subieron de un modo irracional de una sola vez, también lo hicieron las cargas impositivas nacionales, provinciales y municipales que tienen y distorsionan aún más el valor final. ¿Por qué aunque sea transitoriamente, no se quitaron los impuestos a la energía y se cobró la tarifa pura hasta normalizar?

En cuanto a cambios además de los citados, podemos agregar que el levantamiento del cepo, la unificación cambiaria y el pago a Holdouts y Buitre, le dio acceso al estado nacional, los jurisdiccionales y a empresas, a endeudamiento y financiamiento a menor tasa en los mercados internacionales, aunque no deja de ser alto el interés (CaBA festeja haber colocado deuda al 7,5 por ciento a 10 años) También esta nueva actitud de reconocimiento de (algunas) distorsiones, de la realidad y del lugar que ocupa La Argentina en el contexto internacional y el apoyo político de figuras de primer nivel mundial, posicionaron al país con otra credibilidad frente al mundo. La última diferencia apreciable del modelo Macri, fue la Ley de Devolución de IVA, en realidad devuelven parte del IVA y sólo a algunos sectores, cuando quizá hubiera sido más equitativo descontarlo en alimentos y canasta básica. Como implementaron esta ley deja más expuesta a la clase media baja, que no califica para beneficios de Tarifa Social, ni Descuento de IVA. Injusta la medida con cientos de miles de argentinos.

 Por lo demás, en lo bueno y en lo malo, el modelo Macri profundizó por ahora el modelo K.  Para algunos esto puede sonar chocante, pero si lo analizan sin pertenencia, van a coincidir. Aumentar la AUH, los planes, la asistencia social, las Jubilaciones, el seguro de desempleo (de 400 a 3000 pesos) e incluso crear una Pensión Universal a mayores de 65 en reemplazo de la Moratoria Previsional que tenía el Kirchnerismo, no es más que reconocer la crisis heredada y profundizada por las medidas que implementaron.

El modelo de Macri también sostuvo los beneficios a las corporaciones. Los bancos que siguen sin tener ningún impuesto adicional a su actividad financiera (timba). Las mineras que solo extraen, no industrializan ni separan metales en origen, se llevan los recursos no renovables en bruto bajo sus propias declaraciones juradas y ahora ni siquiera pagan retenciones. Y por supuesto sostuvo el Subsidio al Crudo que Cristina  implementó en su momento, beneficiando a empresarios cercanos y a YPF Repsol (donde había impuesto a Eskenazi como "socio argentino" sin aportes) pero en aquel momento, con un barril que tocó los u$s110 era apenas un incentivo pagar u$s 25 más, pero en la Era Macri donde llegó a caer apenas asumió a u$s 24 para luego remontar los u$s 40 a u$s 50 significa pagar casi el doble de lo que sale un barril en el mundo. Contando que ese subsidio lo cobraron YPF, Cristobal López, Lázaro Báez, los Bulgheroni, Vila- Manzano entre otros, es posible que el Kirchnerismo se lo pagara así mismo.

Y en esto del subsidio al petróleo, es donde más claramente se ve la distorsión que cruza a todos los sectores y a todas las variables y explica uno de los principales motivos, de porqué no hay inversiones.

No es necesario ser consultor, economista o analista, para notar que en el mundo hay guerras por el petróleo, las grandes multinacionales se matan por obtener concesiones en grandes reservas, en Argentina  las hay probadamente, el barril de crudo se paga casi el doble  y no viene ninguna a invertir aquí. Antes se podía acusar a la desconfianza por el Kirchnerismo, su capitalismo de amigos y su discrecionalidad, pero hoy ¿por qué siguen sin venir?

En este punto es donde se unifican los causales de distorsión de casi todos los ítems anteriores: alto gasto del estado, déficit fiscal y alta presión impositiva.

Empezando por las petroleras cuya inversión es alta, de riesgo y sostenida en los años y podríamos llegar en el otro extremo al pequeño inversor local, a ambos sectores incluyendo los intermedios, los espantan estas dos condiciones sostenidas por el gobierno (y los anteriores)

Todo el ajuste y que de paso no significó bajar el déficit, el gobierno lo cargó en el sector privado, medio y pyme sobre todo. No se ajustó el Estado por fuera de los despidos, que en lo global no significaron una baja considerable en el gasto. Los subsidios a las empresas de energía son mayores, las asignaciones sociales se ampliaron y son mayores, el alcance previsional es mayor  y aún con la reducción de personal, el staff de gobierno nacional con nada menos que 22 ministerios, es mucho mayor. Vuelvo a repetir, no establezco juicio de valor sobre la ampliación de ningún gasto, solo señalo que todos se siguen cargando en la presión impositiva, que recae sobre un mismo sector que no está dolarizado y no puede evadir, sobre el que además pesa la quita de subsidios y el tarifazo.

No llegan las inversiones internacionales, ni aún con beneficios y subsidios. 

No hay inversiones locales porque el sector más dinamico y que más reinvierte su renta en el país, por tarifazos, altas tasas y presión impositiva, no tiene renta (y en casos ni siquiera puede evitar endeudarse)

Dentro de ese sector empresario y pyme que da empleo y reinvierte, está el comercio y la producción de consumo masivo. Para este sector no solo no hay programas de incentivos, sino que programas K como Precios Cuidados que carterizan en favor de Supermercados y Primeras Marcas, los sacan de competencia (violando la ley de la Competencia)

Quizá el mayor acierto del gobierno, más allá de compartir o  no los tiempos en que lo hizo, fue el levantamiento del default que le permitió acceder a colocar deuda, pero a la vez fue una trampa, dado que al tener un excedente de dólares no estuvo obligado a ajustar los gastos del Estado.

A continuación de esa liquidez extra, de colocaciones de las provincias que no debieron recurrir al Estado nacional, se suma la última propuesta del Blanqueo de Capitales.

Al mejor estilo K el gobierno de Macri pegó la Ley de Blanqueo a la reparación histórica (hay que decirlo) de la Deuda con los Jubilados. De este modo los Legisladores (en este caso en principio el Senado, la cámara que más le debe al gobierno por los beneficios en la Coparticipación de las Provincias) estarán obligados a apoyar el blanqueo, estando la reparación a los Jubilados de por medio. Pero ¿por qué se pone como única alternativa de financiamiento de la deuda previsional el blanqueo? Puede sonar muy lindo, le sacamos a los evasores y le damos a los jubilados, pero no es tan así. Los mayores expertos en deuda previsional, el Defensor de la Tercera Edad y muchos economistas aseguran que solo con el Fondo de Sustentabilidad del ANSES, más aportes del Tesoro que lo llenó de Títulos Públicos, las acciones de privados e ir por el trabajo en negro, alcanzaría para la reparación y actualización.

La Ley de Blanqueo entra por el Senado, cámara con mayoría K,  con mucha simpatía por los blanqueos y necesidad de blanquear.

Es cierto que es una exigencia internacional abrir un blanqueo, antes de que los fondos depositados en el mundo sean perseguidos, pero no excluir a Legisladores (Máximo, Kicillof, Recalde, Larroque entre otros, son Legisladores) y Jueces, hace ruido.

Concluyendo.

La carga del ajuste en el sector privado y sobre todo en sectores medios y pymes, mientras el Estado no hizo ningún ajuste, además de injusto, desalienta cualquier inversión, local o internacional.

Quizá Sturzenegger gracias a las Lebacs evitó una hiperinflación absorbiendo casi 8 puntos de PBI de sobrante en pesos, agravado por el pago de dólar futuro y los giros de multinacionales, pero generó a la vez una deuda que hoy sumada llega a casi 500.000 millones, frente a un circulante de 470.000 millones y depósitos de 125.000 millones que sólo la alta tasa los mantiene en los bancos. Muy compleja la situación del Central.

Las Reservas hoy no son una preocupación, incluso el ingreso de dólares revalorizó el peso y restó competitividad. El blanqueo va a aumentar más aún las reservas, aunque solo una pequeña parte entre al país y el problema de competitividad se va a agravar.

Nadie ignora que pese a que falta un año, para los políticos las elecciones están a la vuelta de la esquina, por ese motivo la tentación de salir de la estanflación, además de inyectando estos  fondos jubilatorios adicionales (que además le van a devolver al estado cerca de 40 por ciento de impuestos) anclando el dólar, es muy posible. Que el dólar no suba va a quitar justificación a los formadores de precios de aumentar, pero en la Era K el dólar también estuvo anclado y hubo inflación, no es garantía  mantenerlo en ese nivel. Que por otra parte solo haría perder más competitividad a los exportadores y economías regionales,

La inversión local e internacional necesita de previsibilidad, tasa razonable, dólar competitivo, pero sobre todo de menos presión impositiva.

Prat Gay al respecto dice, que van a bajar impuestos cuando la actividad aumente.

Parece no ve  el ministro que la actividad de supervivencia actual, se sostiene con los que no tienen otra posibilidad que seguir adelante para no despedir personal o perder sus empresas, los que no pueden vender sus activos  o bienes, poner todo su capital en la timba tasa, Letes, Lebacs o dólar y así obtener ganancias superiores al 40 por ciento año.

Cualquier inversor pero sobre todo un extranjero, ve que en Argentina se pueden actualizar los servicios y tarifas del 300 a 600 por ciento de un día para el otro sin mas. Ve además que ninguna actividad productiva o comercial llega a rentar los más de 40 puntos que puede dar el sector financiero y que de paso en ellos recae el mayor ajuste. Vé que por el retraso cambiario un salario en dólares es el doble de la región y a la gente no le alcanza para vivir. Ve también que los combustibles subieron en solo 5 meses 31 por ciento. Y quizá lo peor que vé,  es a quien cumplió, dio empleo, pagó sus impuestos e invirtió, no tiene ningún beneficio sino cada vez más costos y están casi quebrados, mientras quienes evadieron, dolarizaron su renta y fugaron al exterior,  van a tener un blanqueo.

Hacer Kirchnerismo con buenos modales, sin cadenas nacionales pero con actings  que de todos modos los medios transmiten (como la utilización que hicieron de los jubilados para imponer el blanqueo) no nos va a llevar, no solo al desarrollo, sino, a poder salir de la crisis.

Macri en la primera publicidad oficial  presenta toda la cadena de valor para la obtención de una Empanada. La secuencia es bastante real, expone todo lo que debe ponerse en marcha y todo el trabajo que significa hacer algo tan cotidiano y simple como una empanada.

Lo que no dice Macri en esa publicidad, es que poniendo muy poco y casi nada nuevo y necesario, como mejores caminos, comunicaciones o estructuras, el Estado se lleva el 40 por ciento de esa empanada.

(y las nuevas tarifas de energia, buena parte de la otra mitad)



Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Tasa de Interés   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18057 publicaciones
4602 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora