Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Ética   ·   Educación



El relato del no relato


Inicio > Comunicación
28/04/2016


1620 Visitas



Luego de la reunión en Olivos de liderazgos de todo el frente Cambiemos, donde Lilita Carrió cuestionó fuertemente la comunicación, se comenzó a trabajar el tema en el gobierno, algo que desde la prensa venimos marcando desde el comienzo.






Se multiplicaron la notas y editoriales analizando el tema, que se hicieron eco de las palabras de Carrió. Es suficiente con poner en el buscador palabras claves para encontrar ciento de análisis "errores, comunicación, Macri"  Entre esos análisis uno de los más interesantes, que comparto y no, en parte,  es el de Silvia Mercado "Los 5 errores de comunicación del Gobierno" en Infobae. En esta nota la periodista sintetiza con certeza en qué se basó la comunicación PRO, con una sola frase 

"...  no entrar en polémicas, no gastar esfuerzo en salir a argumentar, poner toda la energía en la gestión y apostar a que los hechos hablaran por sí solos cuando llegara el momento de votar..." 

Y es real, así actuó Macri y su equipo en la Ciudad. Es real pero no es todo.

Gran parte de la gestión de PRO en la Ciudad durante los ocho años, para aprobar las leyes que promulgaron y que fueron muchas, en todas  tuvo el apoyo del voto kirchnerista en la Legislatura. De esto los K nunca hablaron, ni siquiera lo reconocieron, sin embargo todas las leyes salieron con su voto. Paradójicamente sus actuales socios de CC, ARI, UCR y ECO, fueron los frentes y mini bloques, que estando en minoría junto  a la Izquierda, fueron los que muchas también de esas leyes votaron en contra o no las apoyaron.

Por fuera de esas leyes que aprobaron PRO y K juntos (la gran mayoría relacionadas a desarrollos inmobiliarios, concesiones empresarias, beneficios corporativos y adjudicaciones) hubo algo más de 100 leyes aprobadas por unanimidad por todos los bloques (Empleo Joven por ejemplo, que ahora quiere lanzar el gobierno a nivel nacional) y que Macri sin mayores explicaciones, vetó. Muchas de esas leyes vetadas eran buenas y hubieran causado un fuerte impacto social positivo (el Laboratorio Estatal de Medicamentos genéricos en Lugano por ejemplo).  Pero lo cierto es que mientras el Kirchnerismo comunicaba: que estaba en contra del PRO, Macri y su carácter empresario, a la vez le votaba todas las leyes que le interesaba sacar al PRO. Y estos por su parte, hacían exactamente lo que dice Silvia: "no entrar en polémicas, no gastar esfuerzo en salir a argumentar, poner toda la energía en la gestión..." 

Pero ¿para quién esa gestión?

Es posible que el PRO no comunicara lo suficiente o a la par del Kirchnerismo, primero porque debía responder sobre para quién estaba gestionando (o vetando) y que lo aprobado, lo hacía asociado al Kirchnerismo.

En otra parte de la nota Mercado pone en valor la relación del Macrismo y Kirchnerismo diciendo:

"Y cuando desde Casa Rosada tiraban misiles, la respuesta fue siempre la misma, "victimización y valor". La piel de los macristas se fue endureciendo."

Bueno, la cara también y esto corre por mi cuenta, porque la asociación con los K, aún con el relato histérico de los K, fue mucho más allá de votar leyes juntos.

Quizá el hito de esa asociación se vio acá nomás, en plena campaña electoral por la presidencia en 2015. En el discurso tanto K como PRO, estaban en una lucha encarnizada, de relato contra pragmatismo para seducir al electorado. En la vida real, con Macri lanzado  y Vidal también, pero todavía gestionando en la Ciudad, la Vicejefa de Gobierno hizo exactamente lo mismo en la Legislatura de CaBA, que fuertemente los medios le criticaron al Kirchnerismo en la nación, pero lo de ella ni lo mencionaron: nombrar los Cargos de Organismos de Control de la ciudad y repartirlos entre PRO y K. Es verdad que eran las dos primeras minorias y les correspondía nombrar, pero igual  que en la Nación, la Elección Legislativa estaba terminada y ECO era la segunda minoría electa, por lo tanto se debía esperar a diciembre y no nombrar con una mayoría saliente, No pasó.

Sin embargo más allá de la politica, hubo otras asociaciones entre K y PRO, en este caso en lo que se refiere a los empresarios del entorno de cada frente e incluso algunos beneficiados por ambos frentes.

Los periodistas que aún sostienen la farsa de la grieta (porque garpa), los que están del lado PRO, alternan o simpatizan, ya advierten "ahora van por Macri" lo deben haber escuchado en programas de alto raiting. Se me ocurren muchas preguntas a esta frase (de Jorge Asís en Animales Sueltos) ¿quien va por Macri? ¿por Macri o por su entorno empresario y familiar? Pero la pregunta fundamental es ¿se puede ir por Macri, su entorno, sus empresarios amigos y familiares, si no tuvieran algo que los expone y es cuestionable?

Definitivamente no.

La grieta, pensamiento binario, que haya dos bandos minoritarios, pero que dominan el escenario comunicacional frente a una mayoría que observa, lo distorsiona todo.

Del relato, negación y ocultamiento Kirchnerista, pasamos al relato del no relato, la "confianza" y la omisión Macrista.

Macri es el presidente elegido  los próximos cuatro años y que tenemos para hacer el cambio,  y él debe cambiar como se comprometió.

Nadie, fuera del fundamentalismo K, quiere otra cosa, pero tampoco en una democracia se puede vivir evitando realidades porque eso se interprete como afectar gobernabilidad.

Macri fue empresario, su padre lo fue y lo es, su familia vivió y progresó con contratos del Estado y tuvieron los mismos vicios que todos los empresarios argentinos y extranjeros que operan en el país. Todos siempre resguardaron su capital, se dolarizaron, fugaron su renta y en casos más que su renta y se administraron con sociedades y cuentas en el exterior. Es la realidad de un país inestable, con una economía y estado confiscatorio y que cíclicamente cambió las reglas de juego.  

Pero Macri no es solo producto de la supervivencia corporativa en Argentina, es además parte de ese reducido número de empresarios (él y su entorno, además de los K) que para obtener obras, trabajo para su personal y beneficios, debieron aceptar y ser parte de la corrupción sistémica que propuso la obra pública y la economía nacional las últimas dos décadas por lo menos.

De ese lugar viene Macri y es lo que tenemos los próximos 4 años para cambiar y si cumple con el cambio, quizá siga por otros 4 años.

Por eso no podemos ver media realidad.

Así como Báez,  Cristobal López, Ferreyra de Electroingeniería y las empresas Chinas (con las que comparten asociatividad también las empresas de Franco Macri), para ganar licitaciones se asociaron (en UTE) pero también los hicieron con Calcaterra de IECSA, el mencionado por Fariña Wagner de ESUCO S.A, Roggio S.A y otros. Además, no solo los empresarios filo K (socios o testaferros) sino los que estuvieron de los dos lados y los macristas, todos debieron aceptar las reglas, presupuestar con los precios que se acostumbraba (sobreprecios en la mayoría de las licitaciones) y ser parte de la corrupción sistémica en la obra pública, que venía del menemismo y el kirchnerismo llevó a su máximo exponente.

No se puede mirar para un solo lado, el espanto no está solo del lado K

Sobre todo no pueden mirar para un solo lado, los que votaron Cambiemos para que haya cambio.

Aunque Fariña no mencione a empresarios que no sean del entorno K o bien que sean  del entorno macrista, porque seguramente tenían mejores asesores financieros que él, desafía cualquier lógica creer que solo un grupo de empresarios presupuestaba con sobreprecio, daba retornos y blanqueba esos fondos. 

Menos probable parece, cuando en esas sociedades de empresas (UTE) participaron en varias licitaciones Austral Construcciones de Báez (que era Kirchner) con IECSA de Calcaterra (que es Macri) incluso en la última importante de 2014 cuando ya nadie se quería asociar a Báez, como fue la Licitación de las Represas del Sur. 

A Báez hijo se lo vio contando montañas de dinero en una financiera impresentable como La Rosadita. Quizá la única diferencia sea esa, que a Báez lo vimos y a los demás empresarios no, aunque hayan trabajado asociados, hayan presupuestado y hayan cobrado lo mismo que él.

Esta tarde en Diputados el Jefe de Gabinete Marcos Peña fue a contestar preguntas a los legisladores. Fuera de las respuestas pragmáticas que al ministro por momentos lo hacen parecer ignífugo y los fuegos artificiales con el Kirchnerismo,  sobre las preguntas más importantes, no hubo respuestas sólidas.

Una de esas preguntas fue la que le hizo Victoria Donda sobre que diga con certeza "¿cuántas obras públicas le había dado Macri (como presidente) a Calcaterra y Caputo?" Peña le respondió "creo que no hay"

Su respuesta no solo fue insuficiente, sino falsa, ya que el Jefe de Gabinete no puede desconocer una adjudicación de casi 1000 millones de pesos y un aval de la Nación a Córdoba por más de 9000 millones de pesos. Su primera adjudicación de 800 millones, más la actualización por decreto que va a tener, fue a Caputo S.A de su amigo, deudor (de 18 millones de pesos) y ex socio Nicolás Caputo. Y la segunda fue un aval por obras en Córdoba, donde Calcaterra se llevó cerca de 2500 millones, Electroineniería de Ferreyra (que es Zannini) casi 5000 millones y por último de las importantes,  Odebrecht la empresa brasileña involucrada en causas de corrupción y cuyo presidente está preso en ese país, se llevó 3500 millones. 

Tampoco contestó  a Argumedo sobre los 11.000 millones de dólares que se pagan de Subsidio al Petróleo, convirtiéndonos en el único país del mundo, que no solo le cuesta el doble el barril de petróleo, sino que además, se le paga a empresas para que lo extraigan. La nafta este viernes vuelve a subir un 10 por ciento llegando al 28 por ciento en 4 meses de Macri. La gente paga el subsidio y la gente paga el aumento de la nafta. Esto también demuestra, que para las inversiones internacionales, no alcanza con confianza, ni con llamarse Macri. En Argentina el barril de petróleo se paga el doble que en el mundo, a las refinadoras les permiten aumentos en 4 meses, que en el mundo se producen en años. A las petroleras se les pueden dar contratos secretos (e inconfesables) como a Chevron y de todos modos, las empresas internacionales no se pelean por venir a invertir al país.

Volviendo a Marquitos Peña, menos todavía aclaró por qué retrocedimos 500 años con el kirchnerismo y el macrismo lo empeoró al tema minería, que arrasa con la cordillera, se lleva ciento de metales, declaran lo que quieren, contaminan y no pagan retenciones, ni industrializan en el país. Peor que en la época del Puerto de Buenos Aires, el Virreynato y Potosí.  

Nada contestó acerca de por qué,  si sumamos esos subsidios al petróleo 11.000 millones de dólares, más lo que no se cobra a la minería más de 6.000 millones, más los 70.000 millones de pesos de diferencia por dólar futuro que se pagaron y no se judicializaron, más los 1400 millones al Fútbol y Aerolineas que se siguen sosteniendo sus pérdidas, son demasiado al lado del aumento (por ley) en Jubilaciones y AUH, el IVA que todavía no se bajó en Alimentos y las Escalas de Ganancias, que algún día se van a actualizar.

Demasiado ejecutivos con grupos de poder y corporaciones y muy lentos para beneficiar al común de la gente, sobre el que además cargaron todo el peso de las correcciones.

Por eso la pregunta sobre si comunican bien o mal, es casi innecesaria, la que en verdad hay que hacer, es ¿qué van a comunicar?

¿Van a comunicar que tuvieron acuerdos y sociedades políticas inconfesables con los K?

¿Que su entorno familiar y empresario facturó, se asoció, presentaron licitaciones y no actuaron muy distinto a Báez, solo que sobre ellos no hay denuncias, ni ruta del dinero, ni sospecha de retorno y lavado?

¿Cómo podrían comunicar que si sumamos solo algunas de las cifras antes mencionadas, que el Estado paga o no cobra a corporaciones, casi no habría déficit fiscal, no necesitarían emitir pesos y con eso quitarían la primera causa de inflación?

¿Y si a eso le sumamos la Tasa de 38 por ciento que se paga en Lebacs? ¿no es una burbuja como el dólar futuro que solo beneficia a bancos y corporaciones? ¿Se paga el 38 por ciento para acorralar pesos en una bóveda, que no vayan al dólar (ficticio que tenemos) mientras que pymes necesitan crédito barato para no quebrar?

¿Cómo podrían comunicar y contestar a todo esto?

Es el relato del no relato, pero sigue sin ser real. 





FOTO: crédito Perfil.com DyN



Etiquetas:   Economía   ·   Desempleo   ·   Crisis Económica   ·   Crisis Social   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri   ·   Kirchnerismo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18316 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora