Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Sociología   ·   Nuevas Tecnologías   ·   Redes Sociales   ·   Comportamiento Social   ·   Debate


9 seguidores

Mala suerte


Inicio > Mis composiciones
05/01/2016

416 Visitas



Mala suerte


por Beatriz Valerio









Buscando la definición de mala suerte, traigo la de la RAE (Del lat. sors, sortis) Encadenamiento de los sucesos, considerado como fortuito o casual. Como mal la suerte nos dice "Ser desgraciado".

La suerte es un evento que ocurre más allá del control de uno, sin importar la voluntad propia, la intención o el resultado deseado. Estadísticamente, puede ser definida como el resultado positivo de un suceso poco probable, tras un número reducido de intentos relativo a anteriores experiencias o predicciones.

Hay por lo menos dos formas a los que se puede referir cuando se utiliza el término, en los que varían desde percibir suerte como una cuestión del azar, hasta atribuir a explicaciones de fe o superstición, como la organización sobrenatural de los sucesos afortunados y desafortunados.

Así como dice el tango Mala suerte de Mala suerte 1939 con la letra de Francisco Gorrindo y la voz de Francisco Lomuto 

-

Se acabó nuestro cariño, me dijiste fríamente, 

yo pensé pa' mis adentros, puede que tenga razón, 

lo pensé y te dejé sola, sola y dueña de tu vida, 

mientras yo con mi conciencia me jugaba el corazón. 

-

Y cerré fuerte los ojos, y apreté fuerte los labios, 

pa' no verte, pa' no hablarte, pa' no gritar un adiós 

y tranqueando despacito me fui al bar que está en la esquina 

para ahogar con cuatro tragos lo que pudo ser tu amor. 

-

Yo no pude prometerte 

cambiar la vida que llevo, 

porque nací calavera 

y así me habré de morir. 

A mi me tira la farra, 

el café, la muchachada, 

y donde haya una milonga 

yo no puedo estar sin ir. 

-

Bien sabés cómo yo he sido, 

bien sabés cómo he pensado, 

de mis locas inquietudes, 

de mi afán de callejear. 

Mala suerte si hoy te pierdo, 

mala suerte si ando solo, 

el culpable soy de todo 

ya que no puedo cambiar. 

-

Porque yo sé que mi vida no es una vida modelo, 

porque quien tiene un cariño, al cariño se ha de dar, 

y yo soy como el jilguero, que aun estando en jaula de oro, 

en su canto llora siempre el antojo de volar... 

-

He tenido mala suerte, pero hablando francamente, 

yo te quedo agradecido, has sido novia y mujer; 

si la vida ha de apurarme con rigores algún día, 

¡ya podés estar segura que de vos me acordaré.

-

Este tango me gusta para definir la mala suerte, tu mala suerte, la mala suerte que vendrá y la que ya va pasando.

El varón abandonado, enfrenta con hidalguía lo que pudo ser y no fue. Sin una queja, sin intentar convencer a la mujer de cambios que no está dispuesto a generar. Sin "histeriqueos". Sin escándalos. Sin escenas. Reconociendo los méritos ajenos y las fallas propias. 

Se trata de un hombre que jamás encubrió su personalidad, y eso me gusta. Y está dispuesto a “morir en la suya”, como corresponde.

La mala suerte es algo que todos podemos temer. A nadie le gusta entrar en una racha de mala suerte, y es natural buscar todo tipo de estrategias para alejar la mala suerte y a los espíritus que pueden rodearnos. La mayoría de las personas en el mundo creen en la suerte y en que la mala suerte puede afectarlos si no son cuidadosos. Debes tener en cuenta también que las personas malignas de vuelven más vulnerable a un conjuro de otra persona, o un ataque de un espíritu.

¿La mala suerte se puede medir? ¿Puede influir en nuestra suerte que se nos cruce un gato negro o que pasemos por debajo de una escalera?

Algunos investigadores se han dedicado a comprobarlo, como Mark Levin, un estudiante universitario norteamericano.

Al final, los resultados sugirieron que ver al gato negro no había tenido ningún efecto en la suerte de los participantes.

La respuesta tiene que ver con las oportunidades. Hay personas que no sólo tienen más oportunidades a su alrededor que otras, sino que saben sacarles más partido para prosperar.

Nadie nace suertudo, y que los talismanes poco pueden hacer por nosotros, sino nuestra actitud frente a los avatares diarios. 

Percibir que la suerte depende de nuestra razón junto con una dosis de ciencia y sano espíritu puede ser muy positivo en nuestras vidas.

Recuerda que para tener mejor suerte debes saber que sos vos mismo quien trabaja por tu propia suerte. ¿Cómo? Teniendo en cuenta tus tus acciones, tus actitudes, tus gestos y sobre todo, teniendo en cuenta tu inteligencia emocional. Mi deseo de buena suerte en este 2016 que comienza.







Etiquetas:   Parapsicología
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario











Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15349 publicaciones
4044 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora