Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Chile   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Fondos de Pensiones   ·   Emociones   ·   Moralidad



1 seguidores

Una pequeña reflexion acerca de uno de los males que dia a dia ataca a nuestra sociedad.


Inicio > Mis composiciones
30/12/2015

615 Visitas



Es imposible negar que muchos de los problemas que afectan al mundo cada vez se intensifican en gran medida, por tanto se debe estar en un estado, diría yo, de emergencia ante estas problemáticas que no tienen otro culpable más que el ser humano, ese ser que en muchas ocasiones se jacta de sus cualidades de altruista pero que yo muchas veces dudo de esa capacidad para ayudar a los demás desinteresadamente e incluso a costas del interés propio, todo lo contrario, actúan con una tendencia a lo negativo y con un alto nivel de descaro porque son consientes de que muchas de sus acciones no hacen otra cosa que dañar a su prójimo.


En una búsqueda insaciable del beneficio individual donde el perjuicio que se puede provocar en los demás es mayúsculo, con una gran indolencia como si estuvieran tomando una fuerte venganza, así actúan la mayoría, en el caso que conozco, cuya responsabilidad reposa en distribuir los recursos públicos de tal manera que todos los entes o programas sociales que en teoría deben resultar beneficiados con dichos recursos son robados; y me refiero a la educación, la salud, el empleo, entre otros, porque no es más que un vil y despreciable robo disfrazado de ‘’buenas intenciones’’ donde se deja al desnudo la desfachatez de muchos a quienes solo les importa tomar la parte más grande de la torta y dejar las migajas a una sociedad que día a día lucha por sus derechos y que expresa una señal de SOS ante las injusticias de las cuales son las principales víctimas.

La frase de que el dinero corrompe hasta la parte más pura del ser se pone en evidencia constantemente, tal es el punto que resultaría muy difícil averiguar lo que el dinero no puede comprar, e incluso a Michael Sandel, profesor de la universidad de Harvard y autor de un libro que lleva ese mismo título se le dificulta brindarnos una respuesta acerca de este cuestionamiento a pesar de todos los argumentos válidos expuestos en su texto, y se limita a cedernos la oportunidad de darle solución basándonos en nuestra propia consideración.

Lo peor de todo esto es que no veo una pronta cura a este virus, como le llamo yo, porque rápidamente se expande y contagia a más personas de hacer lo mismo. Y como dicen por ahí, si quieres un cambio en la sociedad primero tienes que cambiar tu mismo y con eso los criterios que se tienen en cuenta al momento de escoger a las personas que nos representan, sería una muy buena idea pensar a futuro y ver lo que nos espera, se hace necesario darse a la tarea de pensar que tenemos dos caminos: el de seguir haciendo las cosas tal cual y como están en cuanto a lo que este tema se refiere o reflexionar y evitar que sigan jugando con lo que como ciudadanos sujetos a derechos deberíamos estar aprovechando y de la mano con eso impedir que los lobos disfrazados de ovejas sigan aumentando su poder dejando a los más desfavorecidos sin muchas oportunidades de sobresalir.



Etiquetas:   Corrupción   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18850 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora