Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Mauricio Macri   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   PRI   ·   MORENA   ·   Filosofía   ·   Ética   ·   Elecciones Presidenciales   ·   Tecnología



El baile recién empieza


Inicio > Política Nacional
20/12/2015


1082 Visitas



Pasaron diez días de gobierno de Mauricio Macri y su compromiso de "decir la verdad" en cuanto a lo que recibió y lo que iba a hacer para arreglarlo, no se está cumpliendo.




O si se cumple, pero en reuniones con las personas indicadas, responsables de algún modo, porque participaron (o permitieron) que el kirchnerismo deje este resultado.

Los gobernadores de PJ y los pocos K que quedan, que hasta no hace mucho, era imposible diferenciar y hoy tienen sus provincias en situación límite. Los empresarios que durante años no hicieron absolutamente nada y le permitieron todo a Cristina. Los sindicalistas, que ahora se acordaron que deben defender a los trabajadores e incluso algunos hasta tienen en cuenta a los empleos precarios y no registrados. Esos que nada les importaron la última década, mientras el kirchnerismo devaluaba un 300 por ciento la moneda y generaba alta inflación,  por emisión producto del déficit fiscal y por agravar la concentración comercial y productiva del consumo diario, superior al 1000 por ciento en productos de la canasta familiar. 

Claro que el justificativo que tenían era que los salarios (de los registrados) subían con la inflación. Sin contemplar, que llegar a tener salarios de USD 700 significaba el doble del salario en Brasil,  y algo más todavía que en México. Lo más dramático de esto es que un argentino con ese salario, si además debe alquilar su vivienda, no le alcanza para vivir. Todo habla de una seria distorsión, tener salarios el doble y más que otros países de la región con los que competimos o debemos comerciar y que aquí no alcancen para vivir.    

Este espiral: inflación-salario y por detrás devaluación (siempre retrasada) tenue a veces y violento otras,  tuvo su pico furioso el último mes de noviembre y fue visible hasta el levantamiento del Cepo, pero: 

¿Es suficiente con levantar el cepo? ¿El dólar real es de 13,40 pesos a 15 pesos? ¿Es competitiva la economía con ese rango? ¿Alcanza? ¿Qué faltaría?

Macri no puede responder a esto y no por lo que dicen sus defensores (innecesarios, porque exponer el escenario no es atacarlo) que "recién empieza a gobernar" ya que sus equipos técnicos hace mucho conocen buena parte de la realidad que iba a recibir. No puede decir "la verdad" porque eso beneficiaría a quienes dejaron todo a punto de estallar,  y podría estallar.

Macri  no hizo ningún anuncio económico, sino  Prat Gay y su equipo, que para ser economistas, dijeron mucho en palabras y poco en números. 

Es real que la prensa presente en la conferencia, hizo las  preguntas,  sin poder desprenderse de la anormalidad vivida en los últimos al menos, cuatro años de kirchnerismo: ¿a cuánto va a  estar el dólar mañana sin cepo? ¿cuánto se va a traducir en inflación de esta devaluación? ¿de cuanto va a ser la devaluación? Preguntas y razonamientos (ideológicas para algunos) que parten de conceptos falaces y que nunca dieron buenos resultados. Si Prat Gay, el gobierno o cualquier poder político, pudiera dar respuestas exactas a variables macroeconómicas y financieras, que dependen de una serie innumerable de actores y valores, no estaríamos en presencia de un ministerio de economía  como son todos en los países normales, sino en uno del Kirchnerismo. 

El Kirchnerismo tuvo la falaz idea que  un ministerio de economía, que debe arbitrar propuestas y gestiones, en función de los avatares del mercado externo e interno, puede a la vez fijar valores externos, como en este caso el del dólar.

Tenemos malos antecedentes, no es la primera vez. Antes hasta los fijaron por ley en los 90'  y terminó explotando en 2001. lo curioso es que a un modelo que fijaba por ley el valor de la moneda y a la vez del dólar, lo llamaron neo liberal. Nada menos liberal, que una intervención en el mercado de esa magnitud.

En lo que si fue neoliberal el menemismo y lo replicó el kirchnerismo aunque con un discurso opuesto (nacional y popular) fue en los beneficios a corporaciones, sobre todo extranjeras o su pequeño entorno de empresarios amigos. Ellos tuvieron libre disponibilidad siempre para dolarizar sus rentas y más. Se mantuvieron en valores constantes y no se quedaron en pesos, salvo cuando la tasa fue muy conveniente y mientras lo fue.

Hoy el escenario de tasa alta se repite. Estos días sin cepo muchos se asombraron de que el dólar no se fue por las nubes, no se escapó. A la vez los simpatizantes de Macri vieron en esto casi un triunfo. Después de que se devaluó, bastante en función de la falacia que imponía el kirchnerismo, pero casi nada con respecto al contado con liquidación que se operaba en la Bolsa, es poco probable que en los próximos días, al menos por medidas del BCRA se vuelva a cambiar abruptamente el tipo de cambio (tocando la flotación sucia) ¿Quién iba a estar tan loco de no aprovechar una tasa de interés de casi 40 por ciento?

El desinterés por el dólar, la cotización entre 13,40 y apenas más de 14 de los primeros días que se dejó de arrastrar el cepo impuesto por el kirchnerismo, no es casual. No hay que ser economista, apenas saber algo de matemáticas y si bien el monetarismo no funciona lineal cuando no hay convertibilidad,  pero que haya una base monetaria de pesos por encima de los 500 mil millones (en 2007 al asumir Cristina había unos 59 mil millones) y  el BCRA acuse algo más de 26 mil millones de dólares (ahora con yuanes que son dólares) nos daría un cambio de más de 40 pesos por dólar.  Parece inverosímil una cotización de ese rango, pero no solo eso, además haría en primera instancia inviable a la economía local. Sin embargo se escuchó entre operadores, que esta semana llevaron adelante  reuniones con opositores, gobernadores, empresarios y sindicalistas "si decimos la verdad de lo que nos dejaron,  no nos dan los tiempos para parar la corrida y vale $ 80 o cualquier cosa, detona la bomba y perdemos todos, menos  el kirchnerismo ¿se imaginan la revancha...?" 

En las reuniones si se dijo la verdad, pocos de los actores, no la conocían al menos en parte. Por eso más que "pacto de gobernabilidad... incluir a todos los actores...gobernar con consensos" y en función de esto ir a un Pacto Social, lo que se hizo en realidad fue un acuerdo de silencio y que se concientice la situación al momento de la puja de intereses. Los únicos beneficiados si esto no funciona y las bombas K estallan, serían los propios K que se volverían más fundamentalistas que antes.

El horizonte económico de Macri, hombre que siempre en sus distintas gestiones buscó la previsibilidad, hoy es pasar las fiestas. 

Ni siquiera se ponen una meta tan ambiciosa como pasar el verano. Si logran fiestas tranquilas y sin mayores conflictos sociales, el verano será a prueba, acierto o error, hasta encontrar la solidez necesaria en el tema financiero y poder responder a cualquier corrida. Sus acciones e inacciones en lo que propuso en campaña, que ahora empieza a ser "gradual" lo demuestran.

No era real que por solo llamarse Macri, iban a llover dólares. Eso es evidente cuando anunciaron que iban a convertir Yuanes a Dólar, con el costo que esto significa (ningún periodista preguntó a Prat Gay por ese costo)

Por eso también prefieren inmovilizar pesos pagando el 40 por ciento para que estén tranquilos y encerrados en una bóveda. El problema es que eso tiene efectos.

El primero y más inmediato, es que la tasa de interés de deuda, descubierto, o crédito, se va a mover en un rango superior todavía. Las pymes tanto comerciales, productivas como de servicios, tienen un endeudamiento que va de un mes de sus utilidades y en algunos casos llega a cuatro meses, según las diferentes agrupaciones y cámaras que las representan. Las pymes productivas,  sí están relacionadas al agro o a las producciones primarias, en principio van a poder sostener una tasa de ese nivel en su endeudamiento. Pero las comerciales, las que además van a ver reducidos sus subsidios energéticos y deberán enfrentar aumentos de salarios que se pacten en paritarias de porcentual desconocido, dificil que no caigan en crisis  financieras y hasta que se les corte la cadena de pagos. 

No son proyecciones apocalípticas, son realidades que están muy cerca en el tiempo, si no se baja la tasa (de crédito y descubierto por lo menos) y a la vez se le agrega presión de pagos de gasto fijo a las pymes. La sociedad poco tiene en cuenta a este sector, por ser variado, no tener representaciones visibles y la mayoría de ellas no ser marcas reconocidas publicitariamente, pero este sector empresario y comercial, genera más del 90 por ciento de la ocupación. De caer en crisis, aunque no se notan como las grandes empresas,  la pérdida de empleo  sería aún más masiva.

La reducción y en algunos sectores altos, la quita de subsidios, es un hecho que los habitantes de AMBA reconocen como necesario. Sin embargo al momento de pagar tres o más veces el monto de los servicios, que hoy se pagan, va a impactar en la economía de muchos (en las pymes puede ser crucial).

El posible aumento de combustibles, es otro tema que presenta contradicciones y no estaría tan justificado que suceda. Hoy con el último aumento que le dejo Cristina a Macri, no solo las naftas que son de uso privado por lo general, sino el gas oil, sobre el que se sostiene la producción y transporte, estaban en dólares, más altos aún que en el vecino Uruguay (1,30 USD) que no es productor de ningún hidrocarburo y es importador. Con esta nueva flotación del  peso-dólar se acomodó más cerca del precio de Brasil (0.70 USD) Pero son varias las versiones en off, que este 2016 la nafta podría llegar a los 20 pesos. El argumento sería la distorsión de precios que dejó el kirchnerismo desde el origen en la cadena de valor, siendo que el petroleo en el mundo está en el orden de los 40 USD el barril y aquí se les paga en boca de pozo 25 UDS más a la compañías para extraerlo. Esa diferencia que convierte al barril argentino en el más caro del planeta, debería ser un impedimento para que siga subiendo al público el combustible, pero justamente esa cadena de valor, lo reclama en la refinación y distribución.

Es un complejo mecanismo de bombas y posibles desastres, el que el kirchnerismo le dejó a Macri.

Y como si tuviera poco con lo local, se suma como presión a las medidas financieras implementadas (levantar el cepo y dolarizar yuanes por ahora) que no solo devaluó fuertemente Brasil y México, competidores y clientes a la vez. También lo hizo Colombia, Chile lo hace gradualmente, Rusia lo hizo fuertemente y no deja de devaluar y China se acomoda todo el tiempo, a la caída del Euro y el Dólar. EE.UU esta última semana subió la tasa a un nivel histórico en diez años a 0.25, lo cual complica más a los emergentes (si nos ponemos en esa categoría) para recibir inversiones. 

La suma no es lineal para obtener el resultado final, de lo que puede ser un bien exportable o el calculo de una inversión en el país, pero si contamos que la Carga Impositiva sumada está cerca del 40 por ciento, la tasa de interés de crédito y descubierto bancario hoy supera el 50 por ciento, los bienes inmuebles y alquileres por ahora son una incógnita lo que podrían subir (o no), para un inversor o productor internacional que quiere invertir en la Argentina, solo le mejoró el valor en dólares del salario (hasta las paritarias que también son incógnita) todas las demás variables, son poco o nada alentadoras.

Hay un optimismo entusiasta porque se levantó el cepo y casi no pasó nada. La realidad indica que el dólar se negoció (lo poco que se negoció) abajo de lo que era el contado con liqui y muy por abajo del dólar blue. 

Al último mundial de rugby en Inglaterra fueron miles de argentinos. Al volver era común escuchar comentarios, de que la leche, el agua, la comida, un taxi o el alojamiento ocasional, les costó la mitad o menos de lo que salía en Argentina. En ese momento el blue estaba rozando cada día los 16 pesos. 

Tampoco hay que ser economista para advertir, que si con ese valor de cambio, porque la mayoría que viajaron compraron blue dado lo acotada de las autorizaciones de Afip, en Londres pagaron casi la mitad cualquier producto o servicio, con un dólar de 13 o 14 pesos hoy, más la inflación acumulada de estos meses, estamos muy lejos de ser competitivos.

La alta tasa de interés, la posible reducción de subsidios, el posible aumento de combustibles, el índice de las paritarias,  todo,  en el sector pyme seguro y en el corporativo en buena parte, va a ir a precio y si va a precio, sube la inflación.

Se debería aprender la lección del kirchnerismo, que controlando el cambio, no devaluó al peso frente al dólar, sino frente al nivel de precios relativos. En este período, la tasa de interés y los aumentos de servicios, pueden funcionar igual y devaluar al peso, frente a un dólar que ya no anclado pero flotando sucio, se puede quedar retrasado nuevamente, más de lo que ya está.

Sin conocer lo que se habló en cada una de las reuniones del nuevo gobierno con los diferentes actores, seguro estos temas estuvieron. Como también seguro hubo sinceridad al respecto. Una sinceridad -que entiendo- hoy todavía no se puede tener con toda la sociedad, si al menos se quiere salir de esto.

Los medios colaboran con la omisión (o son parte) y todos los temas conflictivos apenas los citan o los ordenan tangencialmente, poniendo la responsabilidad en el pasado (que es real, pero ya no cuenta). Qué la mayoría de los medios no hayan pasado la marcha de protesta K, es casi una anécdota. Pero hoy no pasan la K, mañana no pasan la de la "Zurda Loca" como los llama Moyano y quizá ni siquiera pasen protestas de sectores medios si las hay.

Hay una acuerdo con algunos tácito y con otros explícito, de que si esto no sale bien, lo que viene es peor y potenciado.

La tapa de Noticias lo refleja, aunque en ella faltan varios "monjes negros"

Pero en estos razonamientos, productos de las situaciones límite que dejó Cristina, no cuentan a la gente, la democracia y sus valores, porque por fuera de fundamentalistas K, seguro todos defenderían hasta el último minuto del mandato de Macri, aunque no lo hayan votado. Como los que no la votaron, soportaron hasta el último minuto de  mandato de Cristina y sabiendo el desastre que estaba dejando.

Es una obligación salir de esto.

Macri está y va a estar por meses, entre la espada:  con el peso, el dólar, la tasa, la competitividad, el déficit, los subsidios, los impuestos y la recaudación. Y la pared con: los sindicatos, la Izquierda, los grupos sociales, los K, el apoyo de los sectores medios y la paz social. 

Pero la sociedad también estará entre la espada, de soportar el ajuste al desbarajuste que dejó Cristina y la pared, de que empiecen a proponer su vuelta los fundamentalistas K.

Porque por más creatividad y arte que le ponga Noticias,  ella está muy lejos de la hoguera. Hasta nuevo aviso.

El baile, recién empieza...











Etiquetas:   Economía   ·   Devaluación   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri   ·   Macroeconomía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18051 publicaciones
4602 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora