La Palabra por la Paz

Está ocurriendo en este minuto, la muerte, los bombardeos, los ataques suicidas, la muerte a control remoto.

 

.

No puede la poesía aproximarse ni expresar en palabras el dolor desgarrador de un padre sobreviviente de un naufragio, en el cual ha perdido todo, su mujer y sus dos hijos pequeños. Sería un atrevimiento intentar traducir esa desesperación, esa miserable guerra fundamentalista, que arrasa las naciones invadidas, sin clemencia, sin reglas de derecho internacional, terrorífica y mediática.

La palabra es lo más sublime de la humanidad, pero allí sólo hay aullidos de odio, tráfico de armas, de personas, de posesiones petroleras, de guerras reactivadoras de oscuros intereses que dominan el planeta. No cabe la palabra entre bestias nauseabundas de codicia. Apenas la palabra levanta ruegos, la humanidad reza en diferentes credos e idiomas. El clamor de las oraciones pide al Dios único y de todos frenar a la Bestia, pero ella se camufla, penetra conciencias, compra silencios cómplices, se mueve en la indiferencia de medios que le bajan el perfil a las masacres y se quedan flotando en la coyuntura.

Los poetas son ahora necesarios, se les requiere como voceros al rescate del humanismo, convocan a no perder la capacidad de dolerse en la tragedia que arrasa civilizaciones, naciones, familias, niños que son tronchados en su más pura infancia. Imposible reflejar tamaña tragedia, pero si se puede accionar para que nuestra sociedad no mire para el lado, que no encapsule el dolor en datos estadísticos o se les exprese como costos colaterales de un conflicto más en la historia de la sinrazón.

Los Poetas nos sumamos al duelo de millones de desplazados por la guerra y pedimos abrir los corazones a la generosidad mínima, a la solidaridad real que signifique acogerlos en nuestra tierra dándoles una oportunidad de rehacer sus vidas.

Periodismo Independiente @hnarbona  @comarcadepoetas en Twitter.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales