Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Posverdad   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Pandemia   ·   Humanidad   ·   Televisión



Los Pérez son hijos de los navegantes


Inicio > Historia
02/07/2015


1456 Visitas



El apellido PÉREZ significa: “DE VIAJERO” y/o “DE NAVEGANTE”. Antes se desconocía pero se trata de un acrónimo ibérico. Es una locución celtibérica que bebe de una fuente pre helena y frigia, que se la debemos a nuestros antepasados carpetanos (cario). La raíz PER es utilizada para componer palabras con fuerza intensiva y extensiva, es decir que van más allá del límite. Y Pérez viene del nombre Pero, que se trata de una voz que literalmente quiere decir “MÁS”. Sí, hoy es “pero”, justamente nuestra conjunción adversativa ¿Pero qué esperaban? Nuestra lengua es la heredera de nuestros antepasados ibéricos. 


Como verbo y/o adverbio de lugar y/o tiempo PER significaría: llegar hasta el fin, ir al límite, por último, en conclusión, más allá, además. Pero no se dejen engañar por las apariencias, ahora cabría preguntarse y en ese sentido como nuestros antepasados denominaban las cosas. ¿Quién llegaría más lejos? Pues, quien toma mayor riesgo. ¿Quién pudiera ser? Un valiente. Sí, por supuesto, porque se ha de ser arrojado y atrevido, esa era la cualidad de quienes emprenden una singladura o un viaje: aquel que anda por los inseguros caminos, quien camina por mil peligros, quien cruza inhóspitas montañas, quien emprende la marcha a pie o se atreve a lomos de una mula o caballo, en una carreta, en un navío. ¿Quién es? Pues es el emigrante, el refugiado, el peregrino, digámoslo ya. El VIAJERO. Incluso, el explorador, el aventurero, el expedicionario. El NAVEGANTE. 

Me hago cargo de que esta afirmación les deje atónitos, no puede ser de otro modo; pues voy a transmitirles una epistemología que ha estado inédita durante miles de años. Y por raro que parezca, lo que les acabo de desvelar no es una conjetura sino a mi entender plena certeza. Esta novedosa teoría del conocimiento tiene un razonamiento que puedo perfectamente sustentar empíricamente. 

Primer vocablo: Se trata de la voz carpetana (cario) tomada del heleno frigio: PER-. En griego se escribe Περ “Per” y esta raíz pre griega significa: “MÁS”.

Segundo vocablo: Se trata de la declinación -EZ. Nuestros apellidos patronímicos son acrónimos, los conocemos escritos con letras de patrón latino porque luego adoptaron en su forma apariencia la “románica” o “romance”, pero el apellido Pérez declina en -ες (-ez), la concordancia celtibérica (no fueron celtas) y que significó: “DE”, “DESDE”, “DEL”.

Un poco más de lingüística, porque en griego antiguo es igual, solo que no decían “Peres” como heredaron los portugueses, gracias a los lusitanos (Licios) o “Pérez” como heredaron los castellanos de los carpetanos (Cario), sino lo expresaban con πέρας “Péras” y ¿eso por qué? Miren, sabemos que los Kar o Cario poblaron ciudades en toda Asia Menor, entre otras La Caria, Lydia y Lycia. Y sabía que en acento cario κει significa “ahí”. El frigio de nuestros antepasados era distinto dialectalmente al griego clásico por su acento. Ellos escriben κει con /e/ y en griego escriben και con /a/. Queda patente, que esa peculiar resonancia de la sonoridad tan española con la /e/, está presente de modo prominente en nuestro idioma, y ahí tienen una más que probable explicación fonológica de su procedencia. Porque nuestros celtíberos hablaban griego con acento cario, y hoy es nuestro dejo, quise decir nuestro deje. Se trata de nuestra lengua. La lengua de nuestros antepasados era anterior al griego Milesio, así que luego a la raíz πέρ, los griegos añadieron otra partícula más para construir un adverbio y decir lo mismo: πέραν “Peran”, lo deletreo (per'-an), es decir: “al otro lado”. De ahí derivó otra palabra, luego muy popular internacionalmente: περάτης “Peratis”. Sí, sorprendente, “Pirata”, ¿faltaría arrojo a los navegantes? Sospecho que no. En grafía capital griega de la época frigia se caligrafía ΠΕΡΟ y en castellano, nosotros, lo decimos exactamente igual que se ha pronunciado desde hace miles de años, así: /PERO/. Sin embargo, al declinarlo para expresar que PEREZ desciende de PERO obtenemos dos fonemas y sorpresivamente no se compone de dos sílabas, como se tiene por cierto, sino de dos monemas. Supone que nos encontramos ante dos claros lexemas, unidades mínimas dotadas de significación y articuladas en un acrónimo ibérico.

Verán, muchos de quienes siguen mis investigaciones y, que aprovecho la ocasión desde estas páginas para saludarles muy afectuosamente, se preguntan por qué razón no hago mención a otros especialistas, ni siquiera para rechazar sus hipótesis o argumentar en contra. Pero ¿por qué debería hacerlo? En primer lugar, no soy quien para ponderar aquello que no propongo. Y en segundo lugar, desarrollé una fecunda metodología científica para la investigación a la cual denominé: La Teoría de los Acrónimos Ibéricos. Es clave para entender nuestro idioma, y su aplicación me permite explicar todo aquello que nadie hizo jamás; como se debiera, entiéndase. Porque si comprendes cómo funcionaba el antiguo idioma de nuestros antepasados, conocerás el funcional y actual que usamos nosotros. Una gran parte de las denominaciones en nuestro país y preexistentes en nuestro léxico se dieron en la edad  de bronce sino con anterioridad; ya que nuestra lengua es milenaria, sin parecerlo. Dispongo de la mejor herramienta y lo he explicado, y claro, lo seguiré haciendo, tanto como sea necesario; porque percibo que se sigue sin entender cómo se denominaron las palabras, los lugares y las cosas en nuestro país y no solo, antes de que nosotros lo poblásemos, únicamente es método para hallar su verdadero origen y así demostrarlo. 

El latín es un portento de tipografía, es un idioma extraordinario pero no es en absoluto el sustrato primordial de la lengua castellana. Pero es una palabra milenaria de uso anterior al griego y antes de que el idioma latín naciera siquiera. Es como lo decían nuestros antepasados iberos y celtíberos, y como hemos continuado diciendo nosotros y las generaciones de todos los tiempos en nuestro país, y luego allende de los mares. ¿Pero qué esperábamos? Sí, el celtíbero es nuestra lengua. Y es cierto, tienen razón: celtíbero y heleno son conceptos que no casan bien. Es por ello tan delicada y ardua mi tarea de corregir todo este enorme galimatías. En cualquier caso, del mismo modo, también especifico que no deberíamos confundir heleno y griego. Nuestros antepasados no eran griegos, fueron ELAZ y hablaban una arcaica lengua helena de la época frigia, y lo más sorprendente es que nosotros también sin conocimiento, cuando hablamos el idioma español. Nuestra lengua ibérica es anterior a la griega, pero hoy la conocemos y desde tiempos escrita con otra ortografía, con las letras romanas. Que la lengua española viene del latín es una ilusión óptica. Ya que lo que el ojo ve la mente lo cree. A todas luces parece latín, pero... créanme, no lo es. Es puro ilusionismo. La vemos escrita con sus letras y entonces suponemos que fue razonada igualmente en latín, pero miren, fue pensada de otro modo. Fue construida en un idioma ibérico de origen anterior y muy heleno. Su lengua, la de nuestros antepasados, es concreta, coherente y lógica. Ellos, pronunciaban todo lo que escribían, igual que nosotros decimos que lo hacemos en la actualidad, y es que se trata de nuestra lengua. Y el apellido español PÉREZ su significado es el de: “EL VIAJERO” y/o “EL NAVEGANTE”. Se trata de un acrónimo ibérico, y lo fijé en Barcelona, el 28 de Junio de 2015. ¡Inimaginable!

Texto de Enrique Cabrejas

Crédito imagen: Wikipedia

Para saber más: Cabrejas Iñesta, Enrique (Marzo 2015) HIJOS DE TITANES - EL SECRETO ÍBERO - ISBN: 978-84-9095-585-7. Colección: Investigación. Editorial Círculo Rojo. Almería. DEPÓSITO LEGAL: AL 199-2015.







Etiquetas:   Etimología   ·   Historia de Edad Antigua   ·   Historia de Edad Contemporánea   ·   Historia de Edad Moderna   ·   Lenguaje   ·   Viajes   ·   Filosofía   ·   Ciencias   ·   Cultura   ·   Historiografía   ·   Gramática   ·   Humanismo   ·   Ortografía   ·   Historia   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Historia Universal   ·   Idioma Español   ·   Libre Pensamiento

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19510 publicaciones
4882 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora