La era del perroflautismo en la política.



Me dan asco las pintas de los nuevos personajes que nos van a gobernar, está claro que el ''perroflautismo'' más soez ha conseguido adueñarse de las instituciones. Unas instituciones que si ya de por sí habían dejado de ser creíbles con hombres con traje y corbata, lo de ahora es que ya ha llegado a ser surrealista, esperpéntico, una pantomima que al fin y al cabo no puede ser otra cosa que un mal sueño.

 


Me parece increíble que la gente haya querido resucitar viejos dramas y volver a la época de la guerra civil, me recuerdo a eso sin duda, a unos años en los que el odio era el protagonista y en los que los españoles terminarían dividiéndose en dos bandos. Porque este país no aprende de los errores pasados, y se ha echado en las deplorables manos del comunismo populista más absoluto. Ahora ya han logrado lo que han querido siempre, han logrado lo que no pudieron hacer en el 36, que es sentarse en los sofás del poder, ahora por fin pueden llevar a cabo su venganza. Porque aunque soy el primer enemigo de la agresividad y la violencia, de la toma del poder de forma forzada, coactiva y violenta, hasta tengo que reconocer que el golpe del 18 de julio por lo menos supo frenar ese comunismo que el 24 de mayo los españoles que amamos con pasión la libertad no hemos podido frenar.

Y me da mucha rabia que se pudiese frenar el marxismo en una época en la que la globalización, el acceso a todo tipo de conocimientos no fuese ni siquiera más que una ilusión, y que hoy en día, en el mundo en el que debería de primar, ''supuestamente'', la amplitud de miras, las personas, haciendo alarde de una incultura exacerbada, motivada fuertemente por el monopolio de la verdad y la compasión que ha hecho el comunismo, vuelvan a decantarse por esas teorías que, ofreciendo una falsa cara de progreso y libertad, no terminan siendo más que la imagen misma del fracaso, el atraso, la pobreza y la opresión. El comunismo es la verdadera reacción, y no el liberalismo como nos intenta vender con sus ejercicios de efectiva demagogia, lo único que se le da verdaderamente bien.

Y es que hay que reconocer que esta suciedad que está comenzando a inundar esta política tan estatista, paternalista e intervencionista, me atrevería a decir que dictatorial, era inevitable que sucediera. Un aviso a navegantes a los políticos de la vieja guardia, a los que pensaban que la vida seguiría su curso, que nada cambiaría, que la corrupción seguiría siendo tolerada, que sus asientos servirían única y exclusivamente para enriquecerse con el dinero de TODOS nosotros. Queridos políticos de derechas de toda la vida, queridos peperos de siempre, queridas personas que, más o menos, presumíais de ser españoles ''de bien'' cuando habéis despreciado vuestro ideario llevado a cabo políticas socialistas, os habéis aprovechado del dinero de los ciudadanos o, simplemente, habéis creado, o aprovechado para dividir a la izquierda, un movimiento neocomunista que infravalorábais, pero que sólo por vuestra propia arrogancia miren donde están ahora: algunas de las decisiones más importantes de nuestras vidas serán tomadas por peligrosos agitadores antisistema ávidos de venganza. Y todo esto no hace más que darme ganas de marcharme de este país. Asco, repulsivo. Deplorable.

Pobre España, pobre mundo de mediocridad.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


ÚNETE






La era del perroflautismo en la política.


Me dan asco las pintas de los nuevos personajes que nos van a gobernar, está claro que el ''perroflautismo'' más soez ha conseguido adueñarse de las instituciones. Unas instituciones que si ya de por sí habían dejado de ser creíbles con hombres con traje y corbata, lo de ahora es que ya ha llegado a ser surrealista, esperpéntico, una pantomima que al fin y al cabo no puede ser otra cosa que un mal sueño.

 


Me parece increíble que la gente haya querido resucitar viejos dramas y volver a la época de la guerra civil, me recuerdo a eso sin duda, a unos años en los que el odio era el protagonista y en los que los españoles terminarían dividiéndose en dos bandos. Porque este país no aprende de los errores pasados, y se ha echado en las deplorables manos del comunismo populista más absoluto. Ahora ya han logrado lo que han querido siempre, han logrado lo que no pudieron hacer en el 36, que es sentarse en los sofás del poder, ahora por fin pueden llevar a cabo su venganza. Porque aunque soy el primer enemigo de la agresividad y la violencia, de la toma del poder de forma forzada, coactiva y violenta, hasta tengo que reconocer que el golpe del 18 de julio por lo menos supo frenar ese comunismo que el 24 de mayo los españoles que amamos con pasión la libertad no hemos podido frenar.

Y me da mucha rabia que se pudiese frenar el marxismo en una época en la que la globalización, el acceso a todo tipo de conocimientos no fuese ni siquiera más que una ilusión, y que hoy en día, en el mundo en el que debería de primar, ''supuestamente'', la amplitud de miras, las personas, haciendo alarde de una incultura exacerbada, motivada fuertemente por el monopolio de la verdad y la compasión que ha hecho el comunismo, vuelvan a decantarse por esas teorías que, ofreciendo una falsa cara de progreso y libertad, no terminan siendo más que la imagen misma del fracaso, el atraso, la pobreza y la opresión. El comunismo es la verdadera reacción, y no el liberalismo como nos intenta vender con sus ejercicios de efectiva demagogia, lo único que se le da verdaderamente bien.

Y es que hay que reconocer que esta suciedad que está comenzando a inundar esta política tan estatista, paternalista e intervencionista, me atrevería a decir que dictatorial, era inevitable que sucediera. Un aviso a navegantes a los políticos de la vieja guardia, a los que pensaban que la vida seguiría su curso, que nada cambiaría, que la corrupción seguiría siendo tolerada, que sus asientos servirían única y exclusivamente para enriquecerse con el dinero de TODOS nosotros. Queridos políticos de derechas de toda la vida, queridos peperos de siempre, queridas personas que, más o menos, presumíais de ser españoles ''de bien'' cuando habéis despreciado vuestro ideario llevado a cabo políticas socialistas, os habéis aprovechado del dinero de los ciudadanos o, simplemente, habéis creado, o aprovechado para dividir a la izquierda, un movimiento neocomunista que infravalorábais, pero que sólo por vuestra propia arrogancia miren donde están ahora: algunas de las decisiones más importantes de nuestras vidas serán tomadas por peligrosos agitadores antisistema ávidos de venganza. Y todo esto no hace más que darme ganas de marcharme de este país. Asco, repulsivo. Deplorable.

Pobre España, pobre mundo de mediocridad.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


ÚNETE