Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Salud   ·   Nutrición   ·   Belleza   ·   Mundo   ·   Reflexión


Relato Breve "El sueño eterno" por Alejandro Jiménez


Inicio > Mis composiciones
08/06/2015


380 Visitas



La oscuridad era total. Las sinuosas formas oscuras bailaban en mi imaginación, mientras me mantenía inmóvil, observando. Retazos de recuerdos y experiencias acudían a mi mente en fogonazos rápidos, casi invisibles. Una calma atemorizante se podía respirar en el ambiente. Los latidos de mi corazón eran suaves, relajados….


De pronto, abrí los ojos.

Una potente luz amarilla me golpeó el rostro con fuerza. Me protegí de ella con una mano mientras parpadeaba tratando de recuperar la visión por completo.

Me incorporé, me encontraba tumbado sobre una cama, vestido con un traje extraño de color azul cielo y tapado con una sabana. A mi alrededor, la habitación se encontraba vacía, excepto por una puerta metálica que parecía albergar muchos años. La estancia era pequeña, con forma rectangular. Las paredes lisas, estaban pintadas de un potente color amarillo.

Me pregunté que hacía allí. No recordaba nada este lugar, ni haber llegado a él ¿Cuánto tiempo llevaría durmiendo?, y, ¿por qué?

De pronto, se abrió la puerta y en el umbral apareció la figura de un hombre grueso, ataviado con un uniforme blanco. Me sonrió, al hacerlo sus mejillas se inflaron como si fueran globos. Aquel personaje me pareció gracioso, lo cual me ayudó a rebajar mi tensión.

-¡Enhorabuena!, has logrado despertar -me dijo con una sonrisa de oreja a oreja.

-¿Cómo?…. no entiendo -musité con extrañeza.

Él sonrió con comprensión y se acercó a mí.

-Has dormido durante dos semanas -me reveló.

Levanté la cabeza como un resorte al escuchar esto. No era posible, ¿cómo iba a poder dormir durante dos semanas?, aquel hombre debía estar loco. Abrí la boca para replicar, pero él me cortó:

-No hay tiempo para más. Debes presentarte ante Klopp.

Y tras decir esto, me agarró de un brazo y me levantó con una facilidad pasmosa. Sin soltarme, me llevó caminando a lo largo de un pasillo. Le miré de reojo; la buena impresión que me había causado en el primer momento se estaba diluyendo. Estaba comenzando a tener miedo, un miedo aterrador. ¿Quién era Klopp?, ¿cómo había llegado hasta allí?

Por suerte, en apenas unos segundos llegamos ante otra sala, cuya puerta abrió. Entramos. Era un pequeño despacho, con colores vivos y una mesa de madera de color caoba en el centro. Tras la mesa, se encontraba sentado un hombre que debía tener alrededor de cincuenta y cinco años, cuyo pelo grisáceo estaba comenzando a abandonarle casi por completo.

-Bienvenido, soy Klopp. Artur, ya puedes soltarle.

El tal Artur obedeció y me ofreció una silla, accedí y miré a Klopp.

-Estamos muy orgullosos de ti, has logrado despertarte del sueño eterno, te felicito -me dijo sonriente.

Titubeé, no sabía que responder a eso, tenía demasiadas preguntas y pocas esperanzas de que aquél lugar fuera benigno.

Pero Klopp pareció leerme el pensamiento y se adelantó.

-Lo sé, no entiendes nada, ni recuerdas nada. Pero no te preocupes, yo te lo voy a explicar todo.

Hizo una pausa y carraspeó. Lo miré con fijeza, sin apartar mis ojos de su rostro.

-Somos una organización secreta que peleamos contra el mal. Y la primera prueba que hacemos a nuestras posibles incorporaciones, es el sueño eterno.

-¿En que consiste esa prueba? —inquirí ladeando la cabeza.

Klopp amplió aun más su sonrisa. Pero lejos de tranquilizarme, aquello me inquietó todavía más.

-Verás, la prueba consiste en que sólo aquellos que logran despertarse, serán aptos para ser parte de nuestra organización. Tras ser adiestrados, por supuesto.

Enarqué una ceja, pues no quería saber lo que me estaba dando a entender, pero no pude evitarlo.

-¿Qué pasa con los que no logran despertarse?

Él se inclinó sobre mí, acercándose más.

-No despiertan jamás. De ahí el nombre del sueño eterno.

Abrí la boca horrorizado.





Etiquetas:   Escritores   ·   Relato Breve   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Lectores
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15253 publicaciones
4022 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora