Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Filosofía   ·   Cultura   ·   Entrevista   ·   Melancolía   ·   Mundo



Cortisol: Biomarcador en la depresión


Inicio > Psicología
18/04/2015


1842 Visitas



La depresión mayor es una enfermedad de elevada prevalencia y etiopatogenia  desconocida. Se trata de un trastorno psiquiátrico discapacitante caracterizado por  una  alteración del estado de ánimo que impregna todos los niveles de funcionamiento de la persona, actúa con cierta independencia de la propia voluntad y disminuye la capacidad de reacción ante sucesos. Hasta un 21% de la población adulta presenta un  episodio de depresión mayor a lo largo de su vida y la incidencia anual se sitúa por encima de 175/10.000 habitantes. Ello supone un gasto social y económico muy  elevado, no sólo por la alta prevalencia, sino porque en la mayoría se los cuadros  clínicos la presencia de estados depresivos es persistente.


Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge liderado por Ian Goodyer,  identificó la primera señal biológica de esta enfermedad mental: el cortisol alto en síntomas depresivos. El descubrimiento de un biomarcador fácilmente medible como éste, permitirá a los servicios de atención primaria detectar a los niños con mayor riesgo de desarrollar la condición y brindarles un tratamiento temprano.

Según el estudio publicado este lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences, los adolescentes varones que presenten una combinación de síntomas depresivos y niveles elevados de la hormona del estrés cortisol, tienen hasta 14 veces más probabilidades de desarrollar una depresión mayor que si estos factores aparecieran de manera separada. "Esta es una enfermedad terrible que afecta a unos diez millones de personas en Reino Unido en algún momento de sus vidas. Ahora tenemos una manera muy real de identificar a quienes tienen mayor probabilidad de desarrollar depresión clínica, lo que ayudará a orientar estratégicamente prevenciones e intervenciones en estos individuos y ayudar a reducir su riesgo de episodios graves y sus consecuencias en la vida adulta", explicó Goodyer.

Entre las alteraciones del cortisol halladas en  los pacientes depresivos:

a) Hipersecreción de cortisol.

b) Aumento del cortisol libre urinario.

c) El escape de cortisol en la prueba de supresión con dexametasona.

 

En alrededor del 50 % de los pacientes depresivos, se observa un aumento de los niveles de cortisol, y estos valores muestran su mayor elevación en las últimas horas de la tarde o noche, y las primeras horas de la madrugada, y no durante la primera parte del día (8 a 10 Hs.), esto parece deberse a una desinhibición del ritmo de cortisol, que no resulta compatible con el ciclo circadiano normal.

 

La prueba de supresión de la liberación de cortisol con dexametasona, es la prueba funcional de elección en el laboratorio para la evaluación del proceso depresivo. La dexametasona, es un glucocorticoide sintético, que reemplaza al cortisol en el mecanismo de “feed-back” a nivel hipofisario, por lo que al unirse a los receptores a glucocorticoides de la adenohipófisis, ocasiona una disminución de la liberación de ACTH, que concomitantemente lleva a una disminución de la liberación de cortisol; para la realización de la prueba debe hacerse una determinación basal de cortisol plasmático, y el mismo día a las 23 Hs. se administra la dexametasona; el segundo día se realiza la extracción para la determinación de cortisol post-dexametasona. En personas normales, la supresión se mantiene alrededor de 24 Hs. luego de la administración del farmaco.

 

La interpretación de los resultados en la prueba de supresión con dexametasona es muy importante: la ausencia de supresión, o el escape precoz confirman la naturaleza endógena de la depresión; en estos mismos pacientes con carencia de supresión o escape precoz, se ha supuesto una deficiencia noradrenérgica, con lo cual puede establecerse más fácilmente la terapia.

En el estudio que ahora publica «PNAS», los investigadores evaluaron los niveles de cortisol en la saliva de los adolescentes participantes en dos grandes estudios del Reino Unido. El primer grupo lo formaron 660 adolescentes, y 1.198 adolescentes el segundo. Los investigadores obtuvieron información sobre sus síntomas de depresión, además de tomar muestras de saliva para cuantificar los niveles de cortisol.

 

En función de los resultados los expertos clasificaron a los participantes en 4 grupos: del primero, formado por aquellos con niveles normales de cortisol por la mañana y bajos síntomas de la depresión, hasta el cuarto, que incluía a los que tenían cifras elevadas de cortisol matutinas y síntomas de depresión. Ese último lo formaban uno de cada seis participantes (17%).

Gracias a que los dos estudio dieron resultados idénticos, Goodyer y sus colegas han podido analizar la probabilidad de desarrollar depresión mayor y otros trastornos psiquiátricos durante 12 a 36 meses en toda la muestra, 1.858 adolescentes. De esta forma vieron que los jóvenes del cuatro grupo eran siete veces más propensos que los del grupo 1, y de dos a tres veces más que en los otros dos grupos, a desarrollar depresión clínica. Un análisis más detallado reveló que los niños del cuarto grupo tenían 14 veces más probabilidades de sufrir depresión mayor que los del primero, y que además eran de dos a cuatro veces más propensos que cualquiera de los otros dos grupos. Sin embargo, estos datos diferían en función del sexo: los varones tenían mucho mayor riesgo, mientras en las chicas no se observaba esta relación.

Estos expertos realizaron una prueba adicional que demostró que tener el cortisol alto también interfiere sobre la memoria y reduce la capacidad de recuperar recuerdos autobiográficos. Y concluyen que presentar simultáneamente síntomas depresivos y un alto nivel de cortisol, es un biomarcador que ayudará a identificar a los niños con un mayor riesgo de sufrir una depresión mayor

Etiquetas:   Psicología   ·   Salud   ·   Psiquiatría

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17414 publicaciones
4466 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora