AFGANISTAN: TRIUNFO, CAPITULACIÓN O DESBANDADA POR LA PUERTA DE SALIDA

Como  si  se  hubiese puesto  en una balanza,  que se gana y que se pierde  con la presencia  o  la  retirada  de los Estados Unidos  de Afganistán, el presidente de ese país , Barack Obama en  un momento crítico  del  conflicto,  sin  la  menor garantía de  que la afganización de la guerra  sea  la  mejor solución, anuncia un plan de retiro  de 33.000 soldados del país asiático,  antes de septiembre de 2012, con perspectiva  de completar  la  retirada  del resto  de los  68.000 militares norteamericanos   para  el 2014, en común acuerdo con la OTAN, la cual  a su vez, también prevé la retirada de sus 47.000 efectivos. Tal  declaración, la  más dramática  hecha por  un gobierno norteamericano desde la  guerra  de Vietnam,  requiere al menos,   una  reflexión.  Es  evidente   que  la decisión, desde la perspectiva estadounidense, encuentra  sobrada justificación  económica, pues la guerra, al 2011, le ha significado a Washington un desembolso de más de 1,3 billones de dólares. A su vez, la audaz  medida descansa  en el supuesto de que se  trata  de un riesgo manejable  y  de que, aunque  mantener más  tropas durante más tiempo, es el camino más seguro para sostener el régimen  acólito, esa salida, no la convierte necesariamente en la mejor solución, toda vez  que  de  mantenerse,  habría aumentado la dependencia del gobierno de  Karzai, al tiempo que   daba  la impresión de que el poder de los talibanes, luego de diez  años  de  guerra, no ha  sido menguado  y  que la presencia militar norteamericana  y mas  aún, de la OTAN,   son imprescindibles para el sostén del gobierno, con base en Kabul.

 

.000 soldados del país asiático,  antes de septiembre de 2012, con perspectiva  de completar  la  retirada  del resto  de los  68.000 militares norteamericanos   para  el 2014, en común acuerdo con la OTAN, la cual  a su vez, también prevé la retirada de sus 47.000 efectivos. Tal  declaración, la  más dramática  hecha por  un gobierno norteamericano desde la  guerra  de Vietnam,  requiere al menos,   una  reflexión.  Es  evidente   que  la decisión, desde la perspectiva estadounidense, encuentra  sobrada justificación  económica, pues la guerra, al 2011, le ha significado a Washington un desembolso de más de 1,3 billones de dólares. A su vez, la audaz  medida descansa  en el supuesto de que se  trata  de un riesgo manejable  y  de que, aunque  mantener más  tropas durante más tiempo, es el camino más seguro para sostener el régimen  acólito, esa salida, no la convierte necesariamente en la mejor solución, toda vez  que  de  mantenerse,  habría aumentado la dependencia del gobierno de  Karzai, al tiempo que   daba  la impresión de que el poder de los talibanes, luego de diez  años  de  guerra, no ha  sido menguado  y  que la presencia militar norteamericana  y mas  aún, de la OTAN,   son imprescindibles para el sostén del gobierno, con base en Kabul.
 

A la conclusión supra, se agrega  lo  dilatado  del  conflicto  y la  presencia simultánea  de  tropas  norteamericanas  en  otros campos de batalla (Irak),  lo que se  traduce en un desgaste  físico de las fuerzas  del Pentágono. Si  a  ello se  le  agrega, el ingrediente político interno, ello es, una opinión pública contraria en alrededor de un 60%  a  la  guerra  afgana, a un  año de elecciones presidenciales,  no  queda la menor duda, de  que la impronta interna, terminó siendo mas fuerte que la  externa, en el adelanto  del anuncio del fin  técnico del conflicto, mismo que reniega  el calificativo  de triunfo para Washington, para arroparse   en un  supuesto  fin  responsable  de la guerra, que si bien ralentiza la connotación de derrota militar, le  es imposible   impedir  ser juzgada  como una   la salida forzada por imperativos domésticos, que  obligó a un retiro  por  la puerta de atrás.

 

Por  Euclides  E. Tapia  C. Profesor Titular de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá.

 

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales