Hora de Almuerzo

 

.Por eso cocino contigo, sin quejarme,cebollas, tomates y mis infaltables ajos.En aromas de albahaca, los pasteles de choclome gritan que existocomo hombre americano,que florece en lo propiocuando llega el verano.Amarte es por eso,una mesa dispuesta,la ensalada, el vinagre,es el pan que nos une con su mágica estera.¡Vivan, amor, la gracia que prodigasen la mesa modesta!¡el aroma, el aliño y el vino,antejardines de todo mi espíritu!Algún día ese espíritu,ya sin dientes ni muelas,extrañará el embrujo terrenode almorzar charquicán en enero.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales