Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectura   ·   Poesía   ·   Amor   ·   Novela   ·   Informática



Mi educación (Escrito de mi adolescente ahijado)


Inicio > Mis composiciones
18/10/2014


794 Visitas



Mi educación Autor: Josebb Antonuel Márquez Bonilla Edad: 16 Grado: Undécimo Grado Escuela: Superior Isabel Flores País: Municipio Autónomo de Juncos, sureste de Puerto Rico Mi educación: Cuanto mas amo mis estudios, mas me percato que rumbo toma mi vida en la educación. La educación proviene de quien está dispuesto a aprender de quien a su alargado paso que antecede a nosotros se ha nutrido de bastas experiencias. Pero no representa bajo ningún concepto de vida, que dicho aprendizaje sea completo, absoluto e inequívoco por el carácter de nuestra humanidad. Enseñanzas buenas, pobres, mediocres, distintas, crueles, equívocas, irrelevantes, sustanciales, de peso, credibilidad, eficacias, falsas, doctrinales, imponentes, viables, excelentes son tan solo algunas de las palabras para poder describir la educación actual de nuestro mundo. Se educa para aprender y desarrollar habilidades, se aprende para colocar en práctica, crecer y continuar ese motor de innovar y tener la capacidad de conciencia, que todo al paso del tiempo cambia, los métodos de enseñanzas, los desarrollos como los atrasos de las ciudades, países, pueblos y naciones, pero la fuente esponja del anhelo continúa siendo el mismo por toda la eternidad, almas vulnerables y ansiosas de recibir dignamente el pan de esa enseñanza, libre de rechazos, prejuicios, insensibilidad, con sueños, metas , deseos, dones, talentos, capacidades, habilidades e ideas formidables con el potencial de llegar hacia donde se desee, pero también con realidades de poder encontrar vencer de la manera correcta todo obstáculo a su paso. Que dichos obstáculos no sean nuestra fuente de enseñanza, nuestros guías tutoriales en las aulas escolares, que sean ellos quienes con su compromiso extiendan su mano para tocar nuestras almas, conciencias y corazones para poder dar un paso al frente aunque el puente se haya roto, aunque el camino sea enlodado, aunque piedras constantes se deslicen en él, que nos inspiren confianza, lealtad, honestidad, comprensión, viabilidad absoluta para poder sentirnos que nuestro esfuerzo no es en vano, no es trabajo de uno solo, sino de muchas manos que en unidad se esfuerzan por lograr mantener esos rieles de tantas vidas por las vías correctas. La educación consiste en familia, hijos y profesores. Familia respetando la mente en potencial desarrollo de cada hijo e hija, no imponer, no restar, sumar y apoyar, dirigir sin cambiar de ruta el sueño de quien al final es quien tomará sus propias decisiones, respaldar y recordar los valores, principios, convicciones que le haya inculcado, son esos los principales pasos de lo que luego los hijos y los profesores conjuntarán para beneficios prolongados. Nosotros los hijos, somos responsables de mantener todas esas herramientas que nuestros padres nos han inculcado desde pequeños, pero somos nosotros quienes debemos trabajar con ellas para bien o para mal, la decisión no es de ellos, es nuestra, pues de trata de construir nuestro futuro día a día con nuestras propias manos, sin justificar nuestros errores, porque de ellos se aprende, si los justificamos, volveremos a cometer el mismo error, se trata de errar, aceptar, rectificar con la enseñanza y continuar adelante. Nos corresponde a nosotros trabajar fuertemente, pues si ya nuestros padres nos dieron nuestras primeras lecciones cargadas de amor, reprensión, dirección, disciplina, conciencia y sano juicio, no podemos echar por la borda lo que ellos nos han legado, pues nos resta comenzar a complementarlo con nuestras propias experiencias y es allí donde se unirá a nuestro camino, el de nuestros maestros y profesores. Los maestros y profesores son quienes deben consolidar nuestras enseñanzas, con sano juicio, lejos de imposiciones, respetando que los tiempos cambian en los métodos de educar, pero no las vidas que pasarán por sus manos, es responsabilidad de ellos crear y propiciar la receptividad en nosotros y el ambiente que se ajuste a los constantes cambios sociales, para lograr captar en nosotros ese genuino interés de proseguir aprendiendo, porque al final la vida es un constante aprendizaje. Es un silencio a gritos que lamentablemente en mi natal isla de Puerto Rico, atravesamos los peores momentos de nuestra educación, culpa compartida entre la dejadez de un pueblo, de gran parte de nuestros gobernantes, en muchas ocasiones esa dejadez ciudadana influye en las familias y consecuentemente afecta la calidad de concentración y el aprendizaje de los estudiantes, en otras la falta de interés de algunos en el magisterio, pero yo en mi conciencia se que en su mayoría, los que son de vocación, no les importará atravesar sinsabores, tropiezos, falta de materiales, falta de compromisos del sistema que en ocasiones es dedo acusador y no conciliador o generador de esperanza. Es un complemento absoluto la educación, familia, hijos, sociedad, maestros, profesores, acción gubernamental, en fin, es responsabilidad de todos. Un sistema educativo es como un tren, si no se atiende correctamente se puede salir de las vías y perder su norte. Nos corresponde a los estudiantes ofrecer los mejor de nosotros, atrevernos a ser parte de la solución y no del problema, respetarnos a nosotros mismos, manteniendo esos principios que nos inculcaron nuestras familias y el complemento que nos aporte cada maestro, cada profesor. Se dice “hay de todo en la viña del Señor”, y bien que si, hay estudiantes interesados y desinteresados por aprender, a maestros y profesores deseosos de educar, enseñar y colocar en práctica su vocación y hay quienes no, hay parte de la ciudadanía, pueblos y sociedad comprometidos con la educación de nuestro pueblo y hay quienes se hacen de la vista larga y no les importa en lo absoluto nada de lo que suceda a su alrededor, lo mas triste es que ese sentimiento irresponsable, está siendo transferido a nuestros estudiantes y es por ello que en ocasiones aportar a la deserción escolar tan alta en Puerto Rico. Un pueblo que cambia la cara con indiferencia, es cómplice de los problemas que le aquejan y no parte de la solución que le estimule continuar adelante. Mi educación, mi educación es parte integral de mis valores, mis principios, mi familia, mi respetar de la libertad de credo, clases sociales, étnicas entre otras, es colocar todo cuanto esté a mi alcance para honrar a mi familia, mi sociedad y a aquellos y aquellas que contribuyen con veracidad e importancia genuina su pan de la enseñanza por vocación de nación. Se educa no para imponer, sino para crecer con quien se educa, se aprende no para ser mayor que nadie, sino mostrarse como ejemplo de igualdad y de ejemplo que si se puede. Ya es hora que levantemos conciencias, subamos peldaños, rompamos cadenas y hagamos lo que nos corresponde, como estudiantes, debemos ser mas condescendientes con nuestros educadores y a la inversa ellos también saber sobrellevar lo que en ocasiones a quienes llevan el pan de la enseñanza callan y ser mas dóciles sin restar la disciplina que amparada en el respeto es parte de nuestra educación. Soñar no es quedarse en letargo esperando que se hagan realidad sin esfuerzos, pues sería salir a una carrera de autos sin suficiente combustible en el tanque, iniciaremos con toda fuerza, pero nos quedaremos a pié a mitad de carrera. Mi educación está fundamentada en mi fe en Dios, respetando la libertad de credo, en la sabiduría empleada por mi familia y sus consejos, pero el yo poder realizar mis sueños y alcanzar mis metas dependerá solo de mi, de mis esfuerzos, de mi trabajo, de mi respeto, de mis hábitos de estudios, de mi genuino interés en aprender y estar receptivo al pan de la enseñanza de mis maestros y profesores, preguntando, inquiriendo con respeto, valorando dicha enseñanza y corrección, aceptando la disciplina como herramienta fundamental para solidificar los valores que mis padres me han enseñado a largo de mi vida, aprendiendo a tomar sabias decisiones y aprendiendo de los errores que a lo largo del camino ocurrirán. Porque mi educación no se rige por las cuatro paredes donde estudie, o por el prestigio o el renombre de su recinto, se rige por la calidad en mi persona, en mi valor hacia los demás en el respeto que yo emplee, en no callas las injusticias, pues si callas las mismas, serás cómplice esclavizado de por vida, es dar el máximo sin importar lo sacrificado que sea, es vencer el desánimo natural que en determinados momentos los estudiantes atravesamos, sabiendo que al final seremos parte de los que no tuvimos miedo a hacer la diferencia y apostamos para hacer la diferencia, eso es mi educación, porque al final, millones de niños y niñas en el mundo, no poseen la virtud que nosotros en el sistema público de enseñanza de Puerto Rico, ellos solo cuentan con su inocencia genuina para aprender y lo hacen venciendo en su día a día muchos obstáculos, arriesgando sus pequeñas vidas, pero su esencia es el hambre y la sed de aprender, aunque en muchas ocasiones el único pan que llegue a su boca sea solo el de la enseñanza. Puerto Rico y el resto del mundo: La educación esta en sus manos, queda en su conciencia si la saben valorar y desarrollar con justicia, igualdad y valores, o continuamos aportando a que nuestras calles se conviertan en desiertas de educación. Mi educación...

Etiquetas:   Educación   ·   Valores   ·   Sociedad Civil

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19228 publicaciones
4821 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora