¡Hay que aprender a respetar la libertad y en libertad!

 

. Maltrato animal es tener un perro en casa y ponerlo calcetines, encerrarlo en una caja, peleas de perros o de gallos, galgos ahorcados en montes y pinares, etc. Maltrato es arrojar una cabra desde el campanario u otras barbaridades. Nos extenderíamos en exceso con este tema. Pero hoy vamos a hablar de falta de libertad, no de maltrato animal. Este último es un tema espinoso y donde siempre hay matices por la perspectiva desde la que se mira.

En la última edición del Toro de Vega celebrado en la localidad de Tordesillas no se ha respetado la libertad de las partes, pero sobre todo quien ha infringido la misma es el grupo que se autodenomina y denominan: ‘animalista’. Debo decir, también, que en determinados momentos tampoco se ha respetado como es debido la libertad de los grupos ‘animalistas’. Vayamos por partes.

Es evidente que esos grupos reaccionarios contra la fiesta tordesillana han atentado contra la libertad de un pueblo entero. No se puede acudir a lo bestia a una localidad e intentar imponer ‘su ley’ por narices y a la fuerza. No debe extrañar a nadie que se hayan encontrado con la horma de su zapato. Cuando no se respeta al contrario, éste siempre reacciona para no perder su territorio y, cuando se llega a extremos como el de este año, es fácil suponer que cada año irá a más y a peor; máxime si la incompetencia verborreica de gaznápiros –como el nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez– aparece cuando y donde no debe.

Por otra parte, los tordesillanos tampoco han respetado la libertad de los ‘animalistas’, ‘toristas’ como como carajo se los quiera llamar. ¿Por qué? Pues porque si los que dicen ser antitaurinos deciden encadenarse en la barandilla del río Duero no hay por qué impedírdelo, son libres para hacerlo. Y por ello no hay que alterar el programa: si deciden encadenarse, pues bien, pero suelten el Toro de Vega porque los visitantes a Tordesillas se merecen un respeto, ya que han hecho uso de la libertad de acudir al festejo. ¿Por qué no se puede soltar el toro estando encadenados? Señor Alcalde: usted se debe a su localidad, a los festejos que el Ayuntamiento ha programado y al cumplimiento del programa. Quienes se encadenan lo hacen libremente, es una opción más, por tanto usted debe respetarla y debe soltar el toro a su hora.

Hay muchas cuestiones colaterales al tema. El tal Vázquez, presentador televisivo, está en su derecho de expresar su opinión como la expreso yo aquí y en otros sesenta y dos medios de comunicación. También el tal, Pedro Sánchez, puede hacerlo; lo que no debe hacer es quejarse cuando en su partido se levanten voces llamándole “estúpido integral” y “becerro consentido”, “niñato pijete”, etc. Tampoco debe sorprenderle si el pueblo tordesillano decide no votar a la lista o listas donde él aparezca.

Si yo fuera el alcalde de Tordesillas, le hubiera hecho la peineta a Pedro Sánchez y hubiera presentado la dimisión. Sánchez ha despreciado a un alcalde de su partido y a todo un pueblo; para ello ha utilizado un medio como es la televisión, donde solo buscaba el afán de lucimiento y el hacerse notar, muy propio de incompetentes al estilo Zapatero. Ha hecho gala de la mediocridad que ya le suponíamos. Ya se sabe que el verdadero modo de no saber nada es querer aprenderlo todo a la vez.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales