De la comunicación política


. A nuestro presidente, es decir, el Sr. Rajoy, le pasa como a muchos gallegos. Adolecemos de grandes dotes comunicativas. Somos gente a menudo ensimismada en nuestros pensamientos y nos cuesta compartirlos con los demás. Quizás los más superfluos pero no los más íntimos, nuestros temores y miedos. Nuestras decisiones. Nos cuesta tomarlas, no es una sorpresa. Algunos dicen que no saben si subimos o bajamos, y la verdad, nosotros tampoco lo tenemos fácil para averiguarlo. A propósito de ello, les diré que el problema catalán, ahonda en ese defecto tan nuestro. 

 A Rajoy le falta garra, eso que se llama “coger al toro por los cuernos” y de una vez por todas decir lo que piensa, lo que desde el gobierno de nuestro país tienen pensado hacer para evitar que el 9 de Noviembre próximo se convierta en un triunfo de Artur Mas – más allá del resultado final-. Más no debe salirse con la suya, pero...¿como piensa impedirlo Sr. Rajoy? No sólo es necesario una prohibición de iure, sino que es necesario explicar con medidas concretas porqué un acto que es ilegal no puede realizarse. ¿Pedirá a la Policía Nacional que impida la apertura de los colegios? Qué medidas de fuerza impedirán realmente que se realice la consulta? ¿porqué cree que el señor Mas o sus socios de gobierno, a la postre, los incisivos del proceso, no llevarán a cabo sus intenciones porque un órgano del Estado que no los representa se lo impida en un papel en blanco? Puede que Artur Mas sea un hombre inteligente, o puede que un suicida. Pero en todo caso, debería el gobierno dejar claro a los ciudadanos que esa consulta no se va a celebrar y sobretodo, PORQUÉ. En este país estamos cansados de que las decisiones se tomen sin saber porqué. Porque recortamos, porque se hace así o porque de esta otra forma.

Comunicación señores. O lo que les espera es el limbo.  

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales