Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Psicología   ·   Escritores   ·   Psicopatología   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Lectores



Qué no nos gane la ficción


Inicio > Política Nacional
19/05/2014


1035 Visitas



Qué una ficción como Farsantes haya ganado el Martín Fierro de Oro, es de algún modo alentador en cuanto al interés público. Eso demuestra que la actualidad, que en muchos casos supera a la ficción en Argentina, se está tomando más seriamente.




Será que más allá de relatos enfrentados, ambos basados en algunos hechos reales, pero negando y omitiendo otros, ya no alcanza para distraer a la gente, de la realidad.

Esa realidad que cada cual vive, más allá de medios y comunicadores, no desde que despierta, porque algunos la tienen tan complicada en este fin de ciclo nuevamente en crisis, que casi no pueden dormir. Esa realidad de las perdidas, las irreparables, las económicas y sobre todo las de tiempo. Hay cada vez más personas, al menos en mi experiencia personal, que lejos de pertenecer al bando oficialista y apoyar ciegamente el modelo o al opositor y repudiarlo; lo que no soportan es esta nueva pérdida de tiempo. No había una razón real y aceptable, para que otra vez se tenga que pasar por un largo período de incertidumbre. Tampoco luego de tanto esfuerzo impositivo de la mayoría de la sociedad, era justo volver a empobrecerse de este modo.

El gobierno podrá culpar a los mercados, hablar de la crisis europea y hasta de las dificultades económicas de su principal socio comercial Brasil (que sin la organización del mundial, no hubiera tenido problemas), pero salvo la menor demanda de autos por parte del vecino país, el resto de los problemas, indices negativos y falta de sustentabilidad, es todo responsabilidad propia. 

Cuando hablo de empobrecer a la sociedad, los que defienden el modelo me cuestionan, dicen que exagero. Entonces la pregunta sería ¿cómo le llaman a un aumento de precios (desplazamiento le dice el gobierno) de más del 1000% en alimentos y bebidas desde el año 2003 al 2014? ¿como describirían aumentos en alquileres, en el orden del 30 al 50% anual, promedio para la década? ¿Cómo explicarían que la década anterior (la perdida) un 2 ambientes costaba U$S30 mil a U$S 40 mil dólares con un salario mínimo de 400 pesos-dólares por el 1 a 1 y ahora con un salario luego de la última devaluación de enero que llevó el dólar a $8  de US$448 equivalente a $3554 ese mismo departamento  no baja de U$S 60 mil en CaBA? Hoy aspirar a una propiedad de ese valor equivale a 134 salarios mínimos y la comparación la hago con la década anterior (la perdida) donde en su mejor momento económico se podía alcanzar con menos de 100 salarios, porque hacerla con el 2001 o 2002, es tratar a la gente de estúpidos. Esos momentos en los 90' digo que fueron los mejores para comparar, porque hasta Néstor Kirchner con Cristina a su lado, describía a Menem, como el presidente que estaba "cambiando la historia".

La historia la cambió y cómo. 

Se aferró a la convertibilidad, no cuidó el gasto público, aunque comparado con la actualidad, se vea como una nimiedad aquel, la evidente corrupción de esa década, le hizo perder confianza a su modelo luego de la reelección, los dólares más de créditos que de exportaciones se fugaron, fueron dejando aquí los pesos, que cada vez valían menos y por último le dejaron al próximo gobierno, un desajuste, que no pudo, ni supo corregir. 

Ese ciclo de aferrarse a modelos, aunque no sean exitosos por que dan votos (populismo que le dicen), corrupción, desconfianza de inversores, fuga de dólares, crisis y empobrecimiento, se vuelve a repetir. 

No es internacional la influencia, no  lo fue al menos en el final del menemismo que heredó La Alianza y tampoco este final del kirchnerismo, que desconocemos quien herede. Las crisis internacionales que afectaron lo interno, fueron en los 90 el Tequila y en esta década la Burbuja Inmobiliaria y muy poco notorio, la Crisis Europea, pero eso sucedió durante 2008- 2009, de allí para aquí, la crisis es toda nuestra.

Cuando digo nuestra, me refiero al gobierno nacional, aunque quien la pagué, volverá a ser toda la sociedad.

Sin embargo esto no se asume, no se reconoce, se habla de otras cosas, se pone la atención lejos de la realidad. El gobierno en teoría hace lo que se debe hacer en estas situaciones (en parte) luego de que no hizo todo lo que debía hacer, para no llegar a esta situación. Tarde se acordó de la ortodoxia económica, de devaluar para buscar competitividad y de subir la tasa. Por eso aunque hace lo que debió hacer, no le da resultado. La devaluación empobreció a la sociedad un 50% más (del 350% acumulado que lleva desde 2003) Y aunque los salarios se pactaron cerca de la supuesta inflación y tratando de alcanzar la devaluación, estos subirán en cuotas a lo largo del año. Para cuando lleguen a tener un valor, parecido al que tenían antes de devaluación e inflación, habrá que volver a devaluar y la inflación nunca se detuvo, apenas si se desaceleró, más por falta de consumo, que por oferta. 

La presidenta lo dijo en su último discurso frente a empresarios, porque aveces sin querer es sincera, cuando les reclamó por la capacidad instalada. Ella misma aseguró que estudios económicos indican, que hay en uso un 65% de la capacidad instalada (capacidad que según fuentes empresarias es solo un 15% más que hace diez años) Esa cruda realidad que mostró la presidenta, habla de un 35% menos de oferta, que no se hace, lo cual incide en precios si la demanda es sostenida. Ahora, ella cuando les reclamó a los empresarios por ese 35% que no producen, ¿fue consciente que para poder producir cerca de la mitad de la inversión de cualquier actividad, son insumos en dólares? ¿se le habrá cruzado por la cabeza en el momento del reclamo, que la tasa de crédito hoy supera largamente el 35%, la de descubierto el 50% y que cualquier actividad económica en el país, tiene de arranque una carga impositiva del 45% promedio sumado todos los impuestos? ¿reconocerá Cristina, que el tan denostado "campo" como le llama el kirchnerismo a los productores agrarios, además del 45% de impuestos tienen retenciones del 20% al 35% y siempre produjeron más logrando cosechas récord? ¿y que cuando acusaban a la Mesa de Enlace, de incentivar la no venta de granos, esperando mayor devaluación, esas cuatro entidades, nucléan a un 85% de los productores, pero apenas si producen el 10% de los granos que se exportan, el resto el 90% lo tienen los grandes pooles de siembra, las seis corporaciones cerealeras y Grobocopatel?

Los que menos apoyan a Cristina y a su Modelo, paradojicamente, son los que más se beneficiaron.

No lo inventó el kirchnerismo, venía de antes, pero si se solidificó en esta década, una democracia totalmente corporativa.

Las corporaciones mandan en todos los ámbitos, 5 o 6 grandes multinacionales producen todo el consumo masivo del país y hasta se les permitió (Moreno lo hizo) comprar todas las marcas que quisieran y a sus propios competidores. De las 10 o 12 marcas de Supermercados que había en los 90' ahora hay algunas más, pese a que otras desaparecieron, pero las controlan solo 4 grupos económicos. En la producción y comercialización de consumo masivo, la concentración es mucho mayor, que la concentración mediática, por la que el gobierno lanzó la Ley de Medios y con ella una gesta contra los "monopolios" difícilmente se hayan gastado tantos recursos en algo, como en la "batalla cultural contra los monopolios mediáticos" cómo si la gente solo mirara TV todo el día y escuchara radios. Y nada se legisló al respecto, ni se pidieron des-inversiones de grandes corporaciones alimentarias, de limpieza y perfumería, que son esenciales para la vida de las personas-

Brahma desembarcó en el país y compró a su principal competidor Quilmes y sus segundas marcas. Bimbo hizo lo propio y absorbió a Fargo y también sus marcas secundarias. Pepsico compró más de 30 marcas, al igual que Kraft. El grupo economico que controla Carrefour compró otras 3 cadenas y hasta abrió minimercados al igual que Coto, destruyendo al canal Pyme de comercios individuales de proximidad. Los ejemplos abundan, pero lo cierto es que esto sucedió durante la administración del "patriota" Moreno en la Secretaría de Comercio. Su teoría era que "prefería controlar a pocos y grandes" cuando en todo el mundo, la tendencia para tener  pleno empleo, precios bajos y recaudación de impuesto, es tener Pymes, Micropymes y emprendimientos cooperativos.

Pero esta década no fue de una marcada democracia corporativa solo en los productivo y comercial, también se manifestó en lo sindical, lo político y lo social.

No es lo mismo una corporación sindical, que un sindicato, hoy a esa línea la vemos bien trazada, entre   los sindicalistas se benefician y a cambio ejercen un control sobre los trabajadores y los que defienden a los trabajadores. Lo mismo pasa en lo social, no es lo mismo un Grupo Social o una ONG que defiende derechos de la gente, que las corporaciones sociales de líderes que también se benefician y controlan a la gente con clientelismo. Y por último el corporativismo político, ese lamentablemente depende del voto popular y a este gobierno se lo dieron en las últimas elecciones, por lo que puede, sin necesidad de consensuar nada con la oposición, aprobar lo que quiera y no tratar, lo que no quiere. 

El gobierno funciona como una verdadera corporación  política, nadie debate, discute, hace cambios o aporta en lo legislativo. Y si ensayan algún discurso desde el bloque oficialista en el recinto, no es por que lo necesiten para persuadir o convencer a alguien de su voto, porque al número lo tienen, es solo para no dejar cómo único discurso, el de la oposición para los medios.

Esta década el que no tuvo una representación corporativa, no tuvo nada, solo pagó y se terminó empobreciendo nuevamente.

Lo serio de esto, es que la mayoría de la sociedad, no pertenece a ninguna de las corporaciones beneficiadas. Y tampoco tiene ningún poder como ellas para presionar por sus derechos. Esto es muy visible en la última de las corporaciones, en este caso dividida, aunque es dificil ver exactamente en cuántas partes, me refiero a la corporación judicial. Hay una clara facción que es la de los jueces del gobierno, una más difusa, que integran los que defiende a algunos sectores económicos y empresarios, enfrentados al gobierno y una tercera al menos, que al igual que la sociedad, intenta sobrevivir entre poderes y crisis. Sin duda Campagnoli está en esta última y de poco le sirve todo el fuerte apoyo social que tiene, porque cada vez lo acorralan más. Este enfrentamiento en el poder judicial, le da el pretexto perfecto al gobierno, de no accionar en casi ningún fallo adverso a su gestión, de hecho ni a la Corte responde, por la injusticia a los Jubilados (injusticia, menos con la madre de Cristina que cobra el 82%, junto a Badaro y Sanchez, que obtuvieron el fallo)

Por todo esto que no es más que realidad, realidad que cada cual vive, se lo cuenten o no los medios oficialistas o los medios críticos, es tan importante, la próxima vez que les toque elegir, justamente elijan representantes.

La sociedad o al menos la mayoría de ella, se quedó sin representación, los legisladores opositores no cuentan en el voto de las leyes, la justicia está dividida y los medios también.

Las bromas de Lanata en la entrega de los Martín Fierro (innecesarias para mi, ya que se queja de la grieta ¿para que la profundiza entonces?) mostraron que la pelea es entre ellos. Qué  la realidad no importa y si en cambio importa, quien puede imponerla, porque es premiado o no por  un ente, en este caso Aptra o porque lo ve mucha más gente.

Pero, aveces, solo aveces, los modestos (y los buenos) logran trascender y esta semana fue una de esas veces. Por que desde un blog poco conocido, pero muy profesional en cuanto a periodismo de investigación: EliminandoVariables.com (nota enlazada) logró con una denuncia periodística, evitar un despilfarro de $5.000.000 que pensaba hacer  Milani (el sabelotodo), la historia está en el blog, pueden leerla, pero es alentador que esto pase y que el jefe de las fuerzas haya tenido que desistir de su glamorosa fiesta, financiada con dinero público. Lo que no logra Grupo Clarín con miles de portadas negativas y minutos de TV, lo logra el periodismo independiente.

Me quedo   con esto para el final, si dejar de festejar también, que en los premios de la TV, el oro se lo haya llevado una ficción.

Porque aunque parezca ficción, lo que cada día vivimos en nuestra sociedad, por lo intenso, lo inexplicable y vergonzoso aveces, es real, nos pasa y solo si dejamos de verlo, desde la ficción de los medios (oficialistas y opositores), quizá podamos cambiarlo.

Que no nos gane la ficción.







Etiquetas:   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Gobierno   ·   Oposición   ·   Crisis Social

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18744 publicaciones
4728 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora