Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Sociedad   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Utopias   ·   Emigración



Dos horarios, que serán mas que una sola diferencia


Inicio > Política Nacional
14/05/2014

848 Visitas



Si las cosas continúan en su transito normal y nada extraordinario sucede antes, una vez agotados los tramites legislativos respectivos, considerando el tiempo que eso lleva, mas temprano que tarde, en el norte del Estado de Quintana Roo habrá un horario y en el sur otro.




Como ya explicábamos en la entrega anterior en este espacio, todo parece indicar que la iniciativa de dividir los husos horarios de la entidad regionalmente, es la solución mas viable, respecto de la polémica originada por la propuesta inicial.

Si bien se puede entender que la medida no es precisamente la ideal, es al menos la que conlleva el componente de equilibrio necesario y suficiente para mediar entre las posiciones encontradas, lo cual al menos tendría que terminar con la discusión.

Porque si los intereses de las regiones se contraponen, la segmentación sugiere un respeto a la voluntad de cada una, de tal suerte que si cada facción finalmente obtiene su objetivo, aun y cuando este se justifique o no, no habría pues en adelante nada mas que argumentar.

Para los municipios del norte de la entidad, en los que habitan casi el setenta por ciento de la población local, el cambio de horario significa la posibilidad de fortalecer el espectro de la operación turística, calculando que eso incrementaría considerablemente su desarrollo.

En la perspectiva y de acuerdo al análisis del sector empresarial, la determinación puede suponer un antes y un después en materia de operaciones turísticas, de acuerdo a los beneficios que eso representa.

Si consideramos el porcentaje de población que ahí radica y que la actividad turística es el motor de la economía, cualquier intento por fortalecerla tiene que intentarse, lo que no se puede hacer es negar la posibilidad.

Sin embargo los argumentos utilizados por quienes se han opuesto en los municipios del extremo sur de la entidad, con todo el respeto que merecen, no están basados en aspectos relacionados con el proceso económico, sino mas bien de acuerdo a consideraciones de tipo social.

Incluso ahora los grupos inconformes en la capital del estado sobre todo, han dejado ver que aun logrando su objetivo de permanecer en el mismo horario, gracias a la nueva propuesta de dividirlos, van a seguir manifestándose en contra de esa modalidad también.

Lo cual resulta incomprensible y por supuesto infiere que el motivo de su radicalismo proviene de intereses que nada tienen que ver con la defensa de su legitimo derecho, sino mas bien orientados por estrategias cuyo fondo no tiene congruencia ni justificación.

No se trata de un asunto de especificaciones técnicas, mucho menos de predominios, sino precisamente de autodeterminación, del respeto a la voluntad social y si los habitantes del norte del estado quieren cambiar su horario, dejando el del sur como esta, solo ellos pueden opinar al respecto.

Recordemos que uno de los argumentos de la queja respecto de la propuesta inicial esgrimida por los grupos inconformes de la zona sur, era precisamente que esta violaba su territorialidad.

De cualquier forma, la actitud de la autoridad estatal, en atención a su responsabilidad democrática, se ha desarrollado en el equilibrio, en la búsqueda de consenso, hasta donde eso es posible, para evitar precisamente enfrentamientos que tiendan a alterar la convivencia social.

Porque lo que esta de manifiesto es que, la autoridad ha tomado en consideración el sentir de ambos bandos, sin imponer criterios preestablecidos, por el contrario, respetando consistentemente las diferencias de opinión.

Visto así, la división de husos horarios, puede resultar ya lo apuntábamos anteriormente, mas que una decisión salomónica, la forma en que todos los interesados obtengan parte fundamental de su objetivo, eso de inicio es un logro de la voluntad y del ejercicio de la política.

Ahora bien, la discrepancia de los objetivos señala una diferencia regional que esta muy por encima y por ello puede resultar ser mas grave, que el simple hecho de modificar los horarios, entraña una reflexión mucho mas profunda.

Porque al menos la iniciativa del sector empresarial del norte del estado, se origina y fundamenta en la necesidad de encontrar mejores escenarios para el desarrollo de su actividad, con todo lo que eso implica en el aspecto social de manera integral.

La dedicación de los dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial, sobre todo de Cristina Alcayaga y Rafael Lang, para impulsar la propuesta, no obedece a un interés particular, es el resultado del ejercicio de la correcta representación gremial.

Por otro lado, las expresiones que desde el sur se han manifestado en contra del cambio de horario, inicialmente surgieron por motivos políticos, orientados claramente a la búsqueda de posicionamientos personales con fines electorales.

De hecho trascendió que las primeras manifestaciones fueron auspiciadas y financiadas por Eduardo Espinosa Abuxapqui Presidente Municipal de la capital del Estado, quien fiel a su costumbre errática intento apadrinar el movimiento para obtener beneficios políticos.

En el trayecto de la polémica se sumaron otras voces que seguramente lo hicieron por convicción, no necesariamente impulsadas por intereses políticos y aunque su postura es genuina y respetable, los argumentos que esgrimieron resultaron parciales, pero con todo y eso han sido escuchados con atención.

Desde esa óptica es difícil saber si la inconformidad es realmente colectiva o minoritaria, porque las dirigencias formales, al menos del sector empresarial no han adoptado una postura firme al respecto.

Porque si bien los cambios de cualquier tipo implican de origen sacrificios y reacomodos, también suponen oportunidades, al menos desde la óptica de que en el intento algo se pueda mejorar.

Es evidente que el sur de la entidad necesita muchas cosas por hacer que solamente modificar el horario, porque tampoco hay una sola solución para los problemas que aquejan su economía.

Pero lamentablemente lo que esta en entredicho es realmente si la inconformidad es general, porque lo que es un hecho es que una vez que se cambie el horario, los que se quedaron en silencio no tendrán espacio, ni tiempo para la recriminación.

Como lo es también que esta circunstancia este siendo utilizada para promover y acrecentar las diferencias regionales, porque eso no tiene sentido, en la división perdemos todos.

 

Twitter@vazquezhandall 





Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Turismo   ·   Gobierno   ·   Quintana Roo   ·   Roberto Borge

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18441 publicaciones
4675 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora