Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Belleza   ·   Salud   ·   Nutrición   ·   Biografía   ·   Cultura


Entrevista al escritor Miguel Ángel Pérez Oca


Inicio > Cultura
04/03/2014


780 Visitas



Miguel Ángel Pérez Oca es autor de diversas novelas y trabajos literarios, entre los que destaca su “Trilogía Copernicana” compuesta por las novelas El libro secreto de Copérnico, Giordano Bruno, el loco de las estrellas y Tomo el librero, la primera de las cuales fue adquirida por la Secretaría de Educación Pública del Gobierno de México con una tirada de 65.000 ejemplares.


También ha publicado la novela de ciencia ficción Nuestros Señores Químicos y la novela histórica Los viajes del padre Pinzón, sobre los navegantes descubridores del siglo XVI.

En 2006 publicó 25 de Mayo, la tragedia olvidada,  sobre el terrible bombardeo sufrido por la ciudad de Alicante en 1938; y en 2008, El Telescopio, una recopilación de sus artículos de los martes en Radio Alicante. En 2010,  publicó la novela La Cruz Ausente, sobre el misterioso robo sufrido por la Cruz de Caravaca en las fiestas de Carnaval de 1934.

Ha ganado el Premio Literario de Cuentos “Pou de la Neu” en 2007, con su narración “La última Neu”.

El Suicida Feliz es su último trabajo… por ahora.Entrevista concedida a El Libro Durmiente





¿Cuándo empezó a escribir y por qué? 

 Creo que he escrito desde que tengo uso de razón. Mi primer relato, un cuento sobre Diógenes y la felicidad, debí escribirlo a los 12 años, o así. Desgraciadamente, lo perdí.



El escritor, ¿nace o se hace?

 En mi caso, creo que nace, pero no estoy seguro de que sea así en todos los casos.



Cuáles son los escritores que han influido en su creación literaria, si es que ha habido alguno? 

Ninguno. Siempre he escrito lo que me salía de dentro, y con mi propio lenguaje, de la manera más directa y clara posible. Admiro a los escritores sobrios, a los que escriben como hablan, a los que “van al grano”: Hemingway, Vázquez Montalbán, Delibes…



Cuáles son los géneros literarios que desarrolla y en cuál de ellos trasmite mejor sus ideas? ¿Pertenece a una escuela, corriente o tendencia determinada?

 La ciencia-ficción y la novela histórica son mis géneros habituales. Casi siempre… no, siempre, siempre escribo para reivindicar algo o alguien, y los dos géneros me valen, según las circunstancias. En cuanto a si pertenezco a una escuela o corriente o tendencia, Dios me libre. En todo caso pertenezco a mi propia escuela. Quiero decir que cuando leo, lo hago simplemente para leer, no para emular a nadie.



Para ser escritor hay que ser buen lector? Aconséjenos 3 libros imprescindibles.

  No necesariamente. Según mi opinión, los libros se leen para leer y se escriben para escribir, y leer y escribir son dos actividades perfectamente diferenciadas. Tres libros, veamos: “La Isla del Tesoro”, “Yo Claudio” y, claro, “El Quijote”… bueno, y “De la Tierra a la Luna”, que leí a los 4 años. Doy por supuesto que te refieres a novelas; porque hay otros libros, del ámbito científico, como “La nueva mente del Emperador”, de Roger Penrose, o “El mono desnudo”, de Desmond Morris, que, para mí, han resultado imprescindibles.



¿Qué precisa para ponerse a escribir? ¿Cuáles son sus rituales, si tiene alguno? ¿Hay algún secreto que le convierte cada noche en escritor? 

Para ponerme a escribir preciso haberme pasado varios meses “pariendo” una historia, hasta que la pienso como un suceso real, y tengo de ella un “recuerdo imaginario”. Después, escribirla es coser y cantar, y en unos pocos meses el trabajo creativo está concluido. Después viene “pasarle la garlopa”, depurar el estilo, corregir las repeticiones (mi pesadilla) y darle el toque final, que suele ser lo más engorroso. No tengo rituales ni escribo por las noches. Mi único ritual es encender el ordenador, y creo que las noches fueron creadas para leer, amar y dormir.



 ¿Cuál es su forma de trabajo: usa un mapa o brújula, improvisa o planifica? 

 Invento la historia en el plano mental, ya lo he dicho, durante el tiempo que sea necesario. Después, cuando la historia ya es un ser vivo en mi cabeza, dejo que la creatividad se exprese por sí misma, espontáneamente, y se plasme en el teclado del ordenador, con las palabras que usaría para hablar. Sin florituras estilísticas, que no me gustan. No hay más.



¿Se deja llevar por las musas o camina totalmente a ciegas?

 No creo en las musas, ni en las hadas, ni en los Ovnis… Planifico, construyo, afianzo la historia y la escribo.



¿Para escribir un libro es necesaria una investigación previa? 

Depende del tema. Desde luego, si se trata de una novela histórica, si. No se puede, ni se debe, traicionar la confianza del lector inventando algo que no pudo haber sucedido.



¿Cuánto tiempo le dedica a escribir diariamente?  No hay un tiempo determinado. A lo mejor me paso semanas sin escribir, pero he estado todo el tiempo pensando en la próxima historia.



¿Escribe para un determinado grupo de lectores?  Escribo porque necesito expresarme, porque me pesa algo que llevo dentro y deseo compartir. El que quiera que lo lea y me hará un favor. Es todo.



¿Alguna vez has caricaturizado a un enemigo en un personaje? Bueno, el mundo está lleno de personajes ridículos, sean o no mis enemigos.



¿Cree que es una buena idea, para la gente que empieza, que acudan a un taller de escritura creativa? 

 Pueden hacerlo, si necesitan construirse un estilo; aunque sospecho que el que habla bien, escribe bien. En todo caso, deben procurar, por encima de todo, que el resultado siga siendo suyo, no del instructor. Uno no debe nunca renunciar a sí mismo.



Las editoriales ¿son el campo de batalla del escritor? Los premios ¿son males necesarios en la carrera de un escritor? Por desgracia, una editorial es un negocio en un mundo capitalista y consumista; así que a menudo se constituyen en una pesadilla que nos produce sinsabores y decepciones. En cuanto a los premios, tengo poca fe en ellos, porque el ser humano es gregario y demasiado dado a los cotarros, las componendas y el clientelismo. He participado en muy pocos concursos y espero no depositar nunca demasiadas esperanzas en ninguno.



¿Autopublicación o editorial? Yo creo que sirvo para escribir, pero no para vender lo que escribo. Sin embargo conozco a algunos escritores que saben vender su obra muy bien. Quizá para ellos la autopublicación sería una alternativa a la rapiña y la falta de sensibilidad y profesionalidad de algunos editores. Y no quiero señalar.



¿Qué opina de los libros digitales? Lo mismo que opinaría, supongo, un viejo monje copista de los primeros libros impresos. No le gustarían, pero el progreso es inevitable y, quizá, preferible.



Díganos, el libro con el que más ha disfrutado al leer, el que más le ha sorprendido, y ese que siempre está pendiente. El que más he disfrutado, el “Quijote”, sin duda. El que más me ha sorprendido, y a la vez más me ha costado entender, “La Nueva Mente del Emperador”, de Roger Penrose. El que siento pendiente, alguno que me explique qué soy yo y qué es el mundo que me rodea… nada menos. Pero desconfío de encontrarlo nunca.



¿Cuántas obras tiene publicadas? Once, y una más a punto de salir. También he participado en varias obras colectivas, artículos y demás.



Además de la escritura, ¿qué otras facetas del arte cultiva? A veces me cambio el “chip”, dejo de escribir y me dedico a pintar. He hecho Pintura Espacial como ilustrador de carteles y libros científicos, con un tema tan fascinante como la Astronomía. Y he dibujado algunas ilustraciones de mis obras literarias. Creo que cuando me canse de sufrir a los editores (a algunos editores), mandaré la literatura a paseo por una temporada y volveré a coger los pinceles, aunque esta vez me atrae el abstracto, un abstracto expresionista.



Díganos brevemente… ¿qué intención le mueve al escribir: es un escritor con vocación de entretener, de divulgar, de formar?; ¿es un escritor de su tiempo o un escritor comprometido con su tiempo?



Escribo para expresarme, para entregar a los otros lo que llevo dentro, para reflexionar con mis lectores. No pretendo entretener, divulgar o formar a nadie, solo pensar con ellos y que me ayuden a encontrar un camino común. No sé si soy de mi tiempo, porque mi tiempo no me gusta; pero quiero comprometerme con un futuro más justo y más racional, que henos de hacer entre todos, si sabemos lo que nos conviene.



 ¿Qué le gustaría que olvidaran en el futuro de su actividad literaria? ¿Qué quedará de su obra para la posteridad a pesar suyo?  No me gustaría que olvidasen nada, porque lo que no me gusta de mi obra ya me he ocupado de que no se publique. Lo que quedará, no lo sé, pero si queda algo, que sea mi empeño en reivindicar causas que parecían perdidas, pero no lo eran.



¿En qué está trabajando ahora? Estoy terminando una obra sobre la historia de mi ciudad, Alicante. Y estoy muy contento porque la falta de apoyo de personas e instituciones alicantinas que deberían haberme ayudado a publicarla, me ha permitido encontrar una rara avis de la edición, un editor madrileño que ha tenido fe en mi obra y la está haciendo realidad, demostrado así su intuición, su sensibilidad y su profesionalidad… a pesar de no ser alicantino.



 ¿Qué palabra o concepto le caracteriza como escritor?: ¿se considera un escritor creativo, original, optimista, fantasioso, soñador, imaginativo, idealista, etcétera? Solo soy alguien que intenta expresarse como puede, que quizá es un idealista romántico y trasnochado, porque no tiene nada que perder, ni tampoco que ganar, y que no escribe para adquirir notoriedad, ni dinero, ni poder. Escribo por amor, porque quiero entregar a los demás algo que llevo dentro y que creo que tiene cierto valor. Nada más.



¿Cómo se definiría a sí mismo? Ya lo he hecho. Pero podría añadir que se me nota demasiado que soy una especie de budista Zen que va por libre. No me gusta pertenecer a grupos organizados, me revientan las vacas sagradas, los líderes, los mitos intocables. Me importa muy poco triunfar en este mundo tan falso y manipulado. No soporto a personajes como Cela, Tapies, Brando y todos los demás mediocres de este mundo, que se auparon en influencias extra literarias o extra artísticas para conseguir el reconocimiento de los papanatas. Quiero volar libre, por mi cuenta, y dar a los demás lo poco que tengo. Y, sobre todo, estoy loco por comprender qué soy y qué es el micro y el macrocosmos que me envuelve. Leer me ayuda a comprender, escribir me ayuda a exponer mis conclusiones. Al fin y al cabo, todo es cuestión de amar desinteresadamente: la verdad, la justicia y el propio amor. Lo demás son pamplinas. ¿Vale? 









Etiquetas:   Escritores   ·   Literatura   ·   Periodismo   ·   Cultura   ·   Novela   ·   Lectores
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario








Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15250 publicaciones
4022 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora