Edición   |  Quienes somos    Contáctanos    Regístrate    Cómo publicar en Reeditor
Últimas etiquetas:   Europa   ·   Ciudadanía   ·   Unión Europea   ·   Psiquiatría   ·   Psicología   ·   Medicina   ·   Neurociencias   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros


Algunas Aclaraciones sobre la Verdad Lògica y la Verdad Ontològica.


Inicio > Cultura
04/03/2014

818 Visitas



Contrariamente a lo que muchos intelectuales opinan hoy dìa, la Verdad es accesible al espíritu humano por varios caminos. Y la misma Verdad tiene niveles de significación que no deben confundirse para no enredar las discusiones. Sòcrates decía que primero hay que definir sobre que estamos hablando antes de profundizar, dispersarse o de enojarse.


Existen verdades temporales y verdades eternas, es decir, sobre cuestiones de tipo terrenal, transitorio, circunstancial, que no son lo mismo que las verdades inmutables o absolutas, que pertenecen a la categoría de lo teológico o de lo metafísico.

Las verdades lógicas son matemáticas, usan de la inferencia, o inducción o de la deducción para llegar a ellas. Dependen de la amplitud y exactitud de los datos recopilados por la investigación para llegar a ellas. Y nos permiten predecir  el comportamiento de la naturaleza para bien del hombre y el dominio de las técnicas.

Un hombre razonable puede decir que posee la verdad lógica si sus conclusiones son concordantes con la realidad, en cualquier tema o plano en que se analicen las cosas visibles, e incluso las invisibles, còmo es el ámbito de lo psíquico, e incluso los parapsìquico. Eso ya lo decía nuestro amigo Aristòteles.

Pero si decimos que el hombre es imagen de Dios o imago Dei, nos estamos refiriendo a una verdad ontológica, una verdad referida al Ser del hombre en su relación con el Ser Divino o al Ser Absoluto. Lo mismo es si nos referimos a la famosa afirmación del budismo tradicional que nos dice que el universo es vacìo o que es maya, según el monismo de Sankara.

El universo, mirado con los ojos de un Despertado o de un Budha, es Vacìo, o impermanente, lo mismo nos decía nuestro amigo Heràclito. O ilusión, según las doctrinas indias. Insustancial, podría decir algún otro filòsofo. Resumiendo el universo sería una càscara vacìa carente de Ser y de Sentido. Eso es una hipótesis ontológica.  Y una probable verdad ontológica.

Decimos probable y no una definitiva verdad ontológica en relación al universo, pues si la esencia del universo se describe como Luz o Energìa al decir de la física contemporànea, resulta que la Biblia en la primera carta de san Juan describe a Dios, que es  el Ser Absoluto, como Luz. Por tanto el universo resultarìa ser algo asì como una manifestación objetiva de la Luz infinita, y no un mero vacìo insustancial. Por eso los grandes mìsticos describen la visión de Dios como Luz responsable, Luz que responde al clamor del orante. Y como luz ilimitada.

Lo mismo ocurre si Jesucristo dice: Yo soy la Luz del Cosmos, el que me sigue no andarà en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida. El texto griego del evangèlio de Juan 8,12 dice Kosmos, no mundo como se traduce ordinariamente. Esa es una verdad ontológica, Jesùs nos està hablando de una realidad ontica, imperceptible para el hombre que no conoce el Ser Interior, rey del universo interior. Esos están en tinieblas.

Los que perciben al Ser Divino o lo intuyen están en la Luz del Ser o de Cristo. Por eso los hindúes nos hablan acerca del Sat sanga, la asociación con el Ser o con la Verdad. Ambas categorías se les nombra como Sat, en las doctrinas hinduistas. De allì que Jesùs también afirma que quien conozca la Verdad será libre por el poder de la misma Verdad-Ser. Seguir al Ser de Cristo como maestro es seguir al Ser Absoluto como realidad máxima inteligente de la vida sin ilusiones materiales o temporales. Seguir a Cristo es estar Despierto en  la luz, es ser un Budha. Eso dice san Pablo, en Efesios 5,14: “Despièrtate, tu que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrarà Cristo.”. Esas son verdades onticas u ontológicas, perceptibles con el ojo del espíritu, no con los ojos de la carne ni de de la lógica corriente, limitada a los datos de los sentidos y nada màs.

Aceptar o reconocer los designios de la Providencia divina, o la existencia de algún plan maestro en la vida, o intuir algún propósito personal en el universo para uno mismo, detectable por medio de sincronicidades significativas, o sueños o señales del infinito de algún tipo, es reconocer una verdad o realidad òntica que rige en nuestra vida y que nos dirige hacia alguna parte, de aquí o del màs allà. Hablar de la providencia divina o del destino, es hablar de una verdad ontológica. Lo mismo es el infierno o el cielo. Ambos son planos ònticos, destinos del ser pecador o virtuoso, según sea el caso.

Llegar a ser santo, o ser un demonio, o llegar a ser un àngel, es hablar de realidades ònticas o de posibilidades de desarrollo en el Ser, en Dios. Transformarse en el Ser es renacer a una realidad ontica diferente y superior a la anterior. De hijos e hijas de la tierra nos transformamos en Devas, o en Cristos, o en Budhas, Djins, o en Manues, etc. Esas son realizaciones hiperfìsicas al alcance de los Despiertos.

Asì tiene sentido luchar contra las debilidades y los pecados, o las tentaciones de la vida cotidiana, o contra las tinieblas de la ignorancia. Una transformación interior es la única puerta de salvación para la humanidad de hoy dìa, sumergida en el sinsentido del hedonismo y en el escepticismo de los agnósticos de la cultura dominante.



Etiquetas:   Religión   ·   Filosofía   ·   Metafísica
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario









Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
15177 publicaciones
4005 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora