Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Automóviles   ·   Tecnología   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Poesía   ·   Empresas



Pedro De Leon EDITORIAL LIV (5 de febrero)


Inicio > Mis composiciones
04/02/2014


705 Visitas



Pedro De Leon Mojarro




El día de mañana 5 de febrero celebraremos un año más de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, documento que marcó el inicio de una época de paz social, crecimiento y desarrollo, sobre todo a partir del gobierno del General Lázaro Cárdenas del Rio. La Carta Magna en tres años más, en el 2017  cumplirá  100 años de su promulgación.

 Traigo a colación esta reflexión, porque algunos, afirman que con las reformas del 2013, nuestra Constitución "quedó desfigurada", sobre todo por la Reforma Energética.

 Al respecto, reconociendo que no soy experto en el tema, sólo por sentido común y con la experiencia de algunos años en la política y la administración pública, puedo señalar de entrada, que es cuestión de enfoques, pues toda constitución aquí y en China debe ser susceptible de cambios y transformaciones para adecuarse al cambio de los tiempos.

 Vale citar como ejemplo, que el sistema parlamentario de Inglaterra, muy antiguo por cierto, es fuerte y vigente porque ha evolucionado permanentemente; en cambio el sistema presidencial de los Estados Unidos, no ha aprendido a resolver el dilema de mayorías discordantes entre el gobierno y su congreso.

 Nuestra Carta Magna fue una constitución progresista  surgida del proceso revolucionario de 1910 de la que derivó la renovación del poder político, se transformaron las relaciones sociales, e inserto en la sociedad la idea de institucionalidad, entendida como el respeto a nuestras normas y leyes para la convivencia pacífica.

 Durante el siglo pasado, las reformas y transformaciones que se hicieron a la Constitución, aunque como en toda reforma siempre hubo discrepancias y coincidencias, propiciaron la estabilidad, el orden hegemónico y la consolidación del poder presidencial.

 Ya desde fines del siglo pasado, hubo muchas voces que planteaban un congreso constituyente para hacer una nueva Constitución, acorde a las necesidades de un país que pasó de 20 a uno que rebasaba los 80 millones de habitantes, en un contexto de apertura e intercambio con el resto de países del mundo.

 Hoy en día, en pleno siglo XXI, con 117 millones de habitantes,  la vida institucional, se encontraba en una fase de decadencia, como ya se ha afirmado, los poderes fácticos se habían apropiado del poder y las decisiones que  correspondían a la institución presidencial.

 Situación que exigía medidas y reformas constitucionales  que permitieran darles una nueva y vigente constitucionalidad, entre otros, a la educación, los energéticos, las telecomunicaciones, la relaciones laborales y evidentemente a  la captación de impuestos y a su justa y más equitativa distribución.

 Se necesitaba una Constitución actualizada en su norma y reglamentos, para estar acorde a las necesidades actuales y fue precisamente eso lo que hizo el poder Legislativo, otorgarle al Ejecutivo los instrumentos legales para darle resultados a un país enormemente desigual, precisamente por esa falta de actualización de sus leyes.

Prueba de lo anteriormente afirmado es que había unanimidad en la necesidad de las reformas, en lo que no había acuerdo era en el que y el cómo, fue ahí precisamente en donde como debe suceder en un país de leyes, se impuso la mayoría de  legisladores.

 Comenzamos  este año con reformas comprometidas con la justicia social, y el crecimiento económico, sus resultados los  vamos a ver en los meses y años por venir, y respetando  legítimas diferencias y coincidencias, lo que nos queda es como dicen en el Póker "pago por ver".

 Hoy contamos con un nuevo y muy distinto andamiaje jurídico, nuevas reglas, nuevas condiciones que impulsen los cambios estructurales, todo bajo  la promesa del anhelado crecimiento económico, eso es lo que marcará nuestra Constitución a la que debemos honrar y respetar en un México que ha decidido vivir bajo el imperio de la ley.

Les habló desde la ciudad de México, su servidor y amigo Pedro de Leon. Muchas gracias y nos escuchamos el próximo lunes en punto de las 8 de la mañana, aquí, en 96.5 FM del grupo estereofónico ZER, y los invito a conocer mi página web www.pedrodeleon.mx donde también les comparto mi editorial.

Teléfonos:

92-2-99-65

92-2-61-57

Pedro De Leon Mojarro





Etiquetas:   Política   ·   Políticas Sociales   ·   Políticas Públicas   ·   Partidos Políticos   ·   Política Fiscal   ·   México

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22483 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora