La obesidad y el lado oscuro de la Navidad



 

.

Que tiene que ver todo esto con la obesidad, pues imaginaros a un ludópata que le hicieran un tour por un gran casino de juegos, ¿cómo saldría este?

Pues lo mismo nos puede pasar a nosotros los obesos en estas fechas. La Navidad y todo lo que envuelve a estas fechas, comidas copiosas, reuniones gastronómicas, etc., etc.

Todo esto junto con que los días son más cortos en cuanto a luz se refiere y son más fríos, esto acrecienta el que nuestro cuerpo le apetezca más los alimentos más calóricos, como dulces, etc. A parte muchos establecimientos lo ponen “gratis” para sus clientes.

Que tenemos que hacer, pues intentar no ceder fácilmente a los ofrecimientos fortuitos, ya que estos después nos pasan factura, muy diferente es que dentro de un conjunto de días, se nos dé un día como se suele decir “malo” y sedamos a lo evidente.

No es lo mismo tener un mal día que muchos malos momentos, ya que un mal día se puede corregir, pero el ceder fácilmente una vez y otra, hace que también tenga un efecto psicológico negativo en nosotros y haga el bajar la guardia por completo, y no tengamos la suficiente auto estima que necesitamos para tratar nuestra obesidad.

Por eso para poder contrarrestar este aumento calórico podemos aumentar nuestra actividad deportiva estos días, en definitiva hagamos lo que hagamos todo pasa y con el nuevo año podemos empezar de nuevo, pero esta es la cruda realidad de nosotros los obesos, así que mi consejo es que intente controlar lo más posible los dulces más calóricos y el alcohol ya que estos son los que más nos perjudican por lo demás, comer hay que comer y ser feliz.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






La obesidad y el lado oscuro de la Navidad


 

¡nunca!, ¡nunca!, ¡nunca! celebro su cumpleaños, aparte él nunca dijo que naciera el 25 de diciembre, es más, no hay registro bíblico que lo indique, se sabe que esta fecha la adoptó la cristiandad en alusión del solsticio de invierno, las saturnales romanas (una fiesta “pagana” dedicada a Saturno, el dios de la agricultura, y al poder renovado del Sol).

Que tiene que ver todo esto con la obesidad, pues imaginaros a un ludópata que le hicieran un tour por un gran casino de juegos, ¿cómo saldría este?

Pues lo mismo nos puede pasar a nosotros los obesos en estas fechas. La Navidad y todo lo que envuelve a estas fechas, comidas copiosas, reuniones gastronómicas, etc., etc.

Todo esto junto con que los días son más cortos en cuanto a luz se refiere y son más fríos, esto acrecienta el que nuestro cuerpo le apetezca más los alimentos más calóricos, como dulces, etc. A parte muchos establecimientos lo ponen “gratis” para sus clientes.

Que tenemos que hacer, pues intentar no ceder fácilmente a los ofrecimientos fortuitos, ya que estos después nos pasan factura, muy diferente es que dentro de un conjunto de días, se nos dé un día como se suele decir “malo” y sedamos a lo evidente.

No es lo mismo tener un mal día que muchos malos momentos, ya que un mal día se puede corregir, pero el ceder fácilmente una vez y otra, hace que también tenga un efecto psicológico negativo en nosotros y haga el bajar la guardia por completo, y no tengamos la suficiente auto estima que necesitamos para tratar nuestra obesidad.

Por eso para poder contrarrestar este aumento calórico podemos aumentar nuestra actividad deportiva estos días, en definitiva hagamos lo que hagamos todo pasa y con el nuevo año podemos empezar de nuevo, pero esta es la cruda realidad de nosotros los obesos, así que mi consejo es que intente controlar lo más posible los dulces más calóricos y el alcohol ya que estos son los que más nos perjudican por lo demás, comer hay que comer y ser feliz.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE