Aclarando Algunas Cuestiones acerca del Apocalipsis de San Juan.

Es común ver hoy que algunas películas de guerra, de catástrofes masivas, o del fin del mundo se les ponga en el título la palabra Apocalipsis o Apocaliptico. Pasa con ese libro final de la Biblia lo que paso con el Dante y la Divina Comedia. Hoy la gente habla de un espectáculo dantesco y nunca ha leído la Divina Comedia. Y en su reduccionismo sòlo quieren referirse a las imagenes màs duras o dramàticas del libro sagrado y de la parte del Infierno del libro de Dante, pero omitiendo de su entendimiento màs del 50 % de su contenido.

 

. Pasa con ese libro final de la Biblia lo que paso con el Dante y la Divina Comedia. Hoy la gente habla de un espectáculo dantesco y nunca ha leído la Divina Comedia. Y en su reduccionismo sòlo quieren referirse a las imagenes màs duras o dramàticas del libro sagrado y de la parte del Infierno del libro de Dante, pero omitiendo de su entendimiento màs del 50 % de su contenido.
Que el Apocalipsis tiene escenas terribles es cierto, pero es un claro error decir que el famoso libro solo hable de eso. Hay mucho màs que eso. Hay toda una cosmovisión espiritual  del mundo. Un esquema del universo invisible con las potestades angélicas superiores rodeando el trono de Dios Todopoderoso, tal como se estructuran los mandalas tibetanos para las iniciaciones en ese mundo del Budismo vajrayana.

Tambièn el Apocalipsis contiene una interesante numerología kabalistica que entronca tanto los elementos de la numerología pitagórica como la de los judíos. Junto a estos elementos cuantitativos se puede observar una interesante muestra de geometría sagrada que también une al cuarto cùbico de oro del lugar santísimo del Templo de Salomòn de Jerusalèn, con el arquetipo de la ciudad celestial de los escogidos de Dios y el mito del árbol de la vida y los cuatro ríos del paraíso del Gènesis.

Sus mensajes a las siete iglesias de Asia menor son perfectamente concordantes con los términos y contenidos de los cuatro evangelios, y las imágenes iniciales del libro son las mismas del libro de Daniel. Otros cuadros simbólicos están tomados del libro del Exodo, o de Isaìas y Ezequiel. En el primer caso es el de las diez plagas de la Justicia de Dios contra Egipto que están amplificadas para aparecer como castigos mundiales, son las copas de la ira de Dios.

 Y en el segundo caso el material literario final de los dos profetas son tomados para dar las bases de la Nueva Jerusalen, la ciudad de oro. Esta ciudad cùbica y dorada desciende del cielo como un arquetipo perfecto del hombre nuevo y de la comunidad perfecta de los elegidos de Dios. Por eso el número nueve resuena en las medidas de sus muros con las cifras 144 y con el número 12 de sus puertas.

La multiplicación de 12 x 12 nos da 144 y esa resonancia de los 144.000 escogidos ya nombrados en capítulos anteriores del libro nos remonta al número 45 que es la cifra del nombre de Adam en hebreo, pues en ese idioma cada letra vale un número. Y las tres letras de ADM valen 45 en total. ( Respectivamente 1 + 4 + 40 = 1440 la raíz de los 144.000 escogidos. La amplificaciòn de la cifra por 100 nos señala a un adam colectivo, a la hermandad de los redimidos por la sangre de Cristo).

El universo descrito por el libro de Revelaciòn de san Juan es uno en que Dios y los Àngeles del Señor gobiernan la realidad que vemos y tocamos. Al mismo tiempo toda la historia aparece regida por Dios y todo cuando ocurre està marcado por los tiempos del Reloj del Supremo. Es una mirada sobrenatural sobre la historia humana que lleva una dirección dada por la voluntad de Dios y no por los hombres. Una historia con esperanza de gloria y de salvación final, sin pesimismo oriental, pero con el rigor de la justicia de un Dios que no puede ser engañado ni burlado, un Dios trascendente e inmanente y soberano, al cual los hombres pueden elevarse y unificarse con Èl después de lavar sus ropas en la sangre del Cordero de Dios.

La universalidad de la salvación està señalada por el hecho de que màs allà de los 144.000 escogidos el libro nos presenta a una muchedumbre de gentes de todo pueblo, tribu y nación que no se puede contar y que se visten de blanco, como los 144.000. (Apoc. 7,9 ). Y nos promete la renovación completa del cosmos manchado por el dolor y el pecado, y la continuación de la vida humana en un nuevo universo, en un cielo y en una tierra nuevas, sin làgrimas ni angustia ni dolor.

El famoso número del hijo de la Bestia, el 666, està escrito en clave hebraica, son la suma de las letras del nombre de CESAR NERON, el arquetipo oscuro de todos los anticristos de la historia de la humanidad y del mundo moderno. El imperio romano està claramente identificado como la nueva Babilonia y como la ciudad de las 7 colinas.

Finalmente, sòlo queda decir que la palabra Apocalipsis es griega y significa REVELACIÒN, y que las variadas interpretaciones que se ofrecen al pùblico y a las iglesias cristianas por los especialistas se puede clasificar en tres grupos. Uno, la de los preteristas, dos la de los futuristas y la de los hermetistas.

Los preteristas dicen que el apocalipsis ya se cumplió en los 2000 años de historia de desarrollo del Cristianismo y del mundo. Y que lo que queda es muy poco. Los futuristas dicen que la mayor parte del libro està por cumplirse, y los hermetistas afirman que las fuerzas invisibles y potencias espirituales descritas en el libro sagrado están siempre presentes en la vida humana, desde el comienzo de los tiempos.

De modo que las palabras del libro de Revelaciones son palabras atemporales pero de vigencia permanente, como es la lucha de Bien contra el mal, o lo que son los cuatro jinetes de Apocalipsis, la muerte, el hambre , la peste y la guerra. Siempre han existido y seguirán existiendo en la tierra mientras el ser humano no se renueve o renazca en Cristo. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales